Gracias a la moderación salarial y a la débil demanda interna. 
 España está reduciendo su inflacción a niveles europeos     
 
 ABC.    23/04/1981.  Página: 22-23. Páginas: 2. Párrafos: 22. 

Gracias a la moderación salarial y a !a débil demanda interna

España está reduciendo su inflación a niveles europeos

MADRID. No ha sido muy espectacular cj¡ye so diga la reducción de ¡a tasa de inflación

española en el pasado año. Ei 15,1 por 100 da aumento contabilizado a finales de diciembre

para todo ei período fue tan sólo cinco décimas inferior a ia registrada en al ejercicio

precedente. Sin embargo, y dada la trayectoria seguida por ei índice á& precios durante 1980,

el resultado final ha sido más benigno ds ¡o que inicialmente se presagiaba. Ese aumento

encajó dentro de ÍES últimas previsiones realizadas por e! Gobierno, y fuentes oficiales

consideraron aceptable el resultado teniendo en cuenta las presiones qiie la escalada alcista de

los producios petrolíferos han ejercido sobre la economía española.

Si bien en nuestro país las tensiones inflacionistas no han menguado considerablemente, ai

menos se han contenido, cosa que no ha ocurrido en otros países cercanas a nosotros. En

comparación con la zona de !a OCDE, nos ñauamos soto más de dos puntos por encima de !a

media de avance de sus precios, diferencia que se reduce a 1,4 puntos si se compara con tos

países europeos de (a Organización. La mayor distancia —3,3 puntos— se da con ios países

de !a Comunidad Económica Europea.

España, pues, ha dejado de ocupar los primeros puestos del «ranking» inflacionista de ios

paises industrializados. Hasta hace pocos años nuestra tasa de inflación era la segunda o la

tercera siempre detrás de Islandia y Turquía); ahora, en el pasado año, ocupamos la octava

plaza, detrás de países como Italia, Irlanda o el Reino Unido.

PRODUCTOS ENERGÉTICOS

La constante cíe esta evolución inflacionista ha sido la misma en todos los países de Sa OCDE:

el alza de ios productos energéticos. Según un informe de la OCDE, el aumento de! índice de

precios en el pasado año fue dei 12,9 por 100, tres puntos superior al de 1979 e inferior en

medio punto a ia cota excepcional e histórica de 1974. Esta aceleración se achaca a! aumento

del 26 por 100 de Sos precios de ía energía en 1980, frente a un alza del 10 por 100 un año

antes.

Obviamente esta situación se ha reflejado en todos los grupos componentes de tos índices de

precios. Veamos el caso de España: salvo un recrudecimiento a finales de año, el moderado

comportamiento del grupo «aumentación, bebidas y tabaco» ha evitado que nuestros precios

se dispararan. Por debajo de éi se ha situado e! apartado «esparcimiento, cultura, deporte y

enseñanza». El grupo que mas ha animado ¡a carrera inflacionista ha sido e! de «transportes y

comunicaciones», seguido de «vivienda» y «otros gastos».

Intentar recoger el conjunto de bienes y servicios que han aumentado de precio en ei pasado

año sería una ardua labor. Simplificando, podríamos decir qus han subido todos. Conviene

destacar algunos qua han repetido durante 1980: productos energéticos, tarifas eléctricas,

transportes. También en aumentación se han registrado alzas muy significativas para las

economías domésticas (pan, azúcar, lecha...) y tampoco pueden olvidarse ías subidas de las

tarifas postales y telegráficas, medicamentos, automóviles, tarifas telefónicas, bebidas... y un

interminable etcétera.

LIBERALIZACÍON DE PRECIOS

Sin embargo, esta evolución inflacionista, «favorable» en comparación con nuestros vecinos,

es aún más optimista teniendo en cuenta eí proceso de liberalización de precios —en oíros

países ya institucionalizada— que está acometiendo la Administración. Dentro ctei proceso de

reducción de controles sobre ia economía española, le ha llegado e i turno al sistema de

precios con regulación administrativa. Un buen puñado de esos precios quedó excluido hace

tiempo de ías relaciones de productos autorizados o comunicados. Ahora, en una segunda

etapa, otros precios se sumarán a fa lista inicial, aunque la voluntad del Gobierno es no

liberalizar en ningún caso tos productos de primera necesidad, tos de monopolios o los precios

da los productos energéticos.

JUEVES 23-4-81

¿Cuáles son las perspectivas para este año? Inicialmente cabe decir que no hemos entrado en

1981 con buen pie. El índice cte precios de consumo en España aumentó en enero un 2,1 por

100. En la Comunidad Económica Europea ese índice creció en el mismo mes un 1 por 100,

frente ai 0,8 por 100 de diciembre pasado. Tensiones similares se están registrando en países

tradicionalmente c"~>n baja tasa da inflación, como Suiza o Alemania federal.

Según ¡a OCDE, ías previsiones respecto a ia inflación alivian hasta cierto punto tos

pronósticos sombríos sobre ¡a gran preocupación actúal: el paro (23 millones de desernpleados

en Sos países cte la Organización a! concluir 1980, cifra que alcanzará a 25,5 millones de

personas este año). Los expertos de ía OCDE esperan una moderación sustancia! de la tasa

de inflación para eí conjunto da tos países miembros: del 12,9 por 100 del pasado año a un

9,75 en 1881. Sin embargo se tema la atención sobre ia necesidad da seguir aplicando

políticas antiinflacionstas.

OPTIMISMO PARA ESTE AÑO

En cuanto a España, La OCDE se muestra claramente optimista. Según sus cálculos, si índice

español de precios de consumo puede crecer este año un 13,75 por 100, incremento basado

en ia moderación cte !as alzas salariales y en ía débil demanda del mercado interior, ya que

estos factores son para ia Organización Sos responsables principales del éxito que la política

gubernamental ha tenido en la contención da tos precios.

De momento, estos pronósticos optimistas no parecen apoyados en los úííimos datos.: Hemos

inaugurado e! año con fuertes subidas de productos básicos: Sos nuevos precios de

combustibles, transportes, servidos, etcétera, han vuelto a abalanzarse sobra el consumidor

sspañol. Sin embargo, hasta conocer, como poco, tos resultados del primer trimestre no se

p*r»dré aventurar Sa dirección que la curva inflacionista va a tomar este año.

 

< Volver