Autor: Miner Liciaga,José Manuel. 
 Además de Madrid, Barcelona y Bilbao. 
 La cuarta Bolsa del país estará en Valencia  :   
 Actualmente funciona como Bolsín y es el único que en los últimos diez años había sido reconocido como oficial. 
 ABC.    07/03/1980.  Página: 34-35. Páginas: 2. Párrafos: 30. 

ABC. VIERNES, 7 DE MARZO DE 1980. PAG. 34

Economía y Sociedad

ADEMAS DE MADRID, BARCELONA Y BILBAO

La conversión del Bolsín de Valencia en Bolsa vuelve a plantear el tema relativo a la

concentración o fragmentación de los mercados bursátiles y de las operaciones. Superados los esfuerzos,

antaño, de las instituciones de Cataluña y Vizcaya —esfuerzos que obedecían lógicamente a la necesidad

de su creación— para constituir una Bolsa, la canalización, en la actualidad, por parte de las entidades

bancarias de las ordenes de compraventa hacia el mercado de Madrid, donde se pueden efectuar más.

transacciones que en otras plazas bursátiles, ha favorecido el desarrollo de esta Bolsa en detrimento de las

otras dos Bolsas nacionales al margen ya de las dimensiones económicas de Cataluña y Vizcaya.

La cuarta Bolsa del país estará en Valencia Actualmente funciona como Bolsín y es e! único que en tos

últimos diez años había sido reconocido como oficial.

El tema de la concentración está perfectamente dibujado y perfilado en Jas Bolsas europeas. La inglesa es

un mercado único desde hace siete años. El mercado francés está concentrado prácticamente en la Bolsa

de París. El de Holanda está polarizado en la de Amsterdarn. La Bolsa de Milán recoge el 90 por 100 de

la decena de Bolsas italianas... En España la concentración de la mayor parte del negocio en una Bolsa es

un hecho. Los números pueden aclararlo. Del total negociado en efectivo durante el ejercicio de 1979, e¡

74,68 por 100 corresponde a Madrid, eí 14,87 a Barcelona y el restante 10,44 por 100 a Bilbao.

Con motivo de la mencionada conversión, que supondrá la existencia de cuatro Bolsas nacionales, hemos

formulado una serie de preguntas a los respectivos síndicos-presidentes de Madrid, Barcelona, Bilbao y

Valencia, señores Aguilar Otermín, Gispert Estrada, Lecando y Calomarde Gómez, referidas a la

concentracion.de los mercados y operaciones y al significado del acontecimiento. He aquí sus respuestas:

«LA ECONOMÍA VALENCIANA DISPONDRÁ DE UNA MEJOR HERRAMIENTA

FINANCIERA»

(Salvador Calomarde, síndico de Valencia)

—La conversión del Bolsín oficial de Valencia en Bolsa no supone la creación de un nuevo mercado de

valores en España, sino más bien la consolidación de un mercado ya existente ´desde muy antiguo. El

Bolsín valenciano como institución ha servido durante décadas" al inversor de estas tierras, siendo el

único que en los últimos diez años había sido reconocido como oficial.

La decisión tomada por el Gobierno al poner en marcha la conversión supone, pues, el reconocimiento de

la virtualidad de un mercado ya existente; un mercado que veo drá a ser la cuarta Bolsa española,

partiendo siempre del criterio básico de mercados financieros diversificados pero integrados.

El Gobierno, al razonar esta decisión, ha indicado que el criterio fundamental ha sido el dinamismo y el

equilibrio de los sectores de la economía valenciana y, al propio tiempo, el hecho de que ésta se encuentre

menos afectada por la crisis que otras economías regionales. En muy diversas ocasiones las entidades

económicas valencianas y sus Corporaciones habían solicitado esta consolidación oficial en un mercado

ya existente, y ello va a ser posible ahora a raíz de la última petición, "que fue formulada a finales de

1978 y ratificada en diciembre de 1979 ante el vicepresidente segundo, señor Abril Martorell, por las

propias entidades que habían suscrito Ja petición. En mi opinión, la economía valenciana, con esta

transformación, va a poder disponer de una mejor herramienta financiera, lo que probablemente hará

posible que el ahorro de origen valenciano quede en proyectos ´de inversión valencianos canalizados á

través de la Bolsa, con lo cual se vierta a potenciar también el mercado bursátil español.

«ES IMPOSIBLE CENTRALIZAR CUANDO SE REALIZA UN PROCESO AUTONÓMICO»

(Florentino de Lecando, síndico de Bilbao)

—No comparto la opinión de ¡a tendencia centralizadora actual, toda vez que es casi imposible centralizar

nada cuando políticamente se están concediendo autonomías a las distintas regiones españolas. Pero es

que, además, en el mercado bursátil español las Bolsas de Bilbao y Barcelona, fundadas en 1890 y 1915,

respectivamente, no surgieron como un apéndice de la Bolsa central, sino respondiendo a las necesidades

de un auténtico mercado de valores.

Por otro lado hay que dejar sentado que ni en la economía nacional ni en la regional

CONTRATACIÓN EFECTIVA EN LAS BOLSAS ESPAÑOLAS (1979)

(en millones de pesetas)

Bolsín

Madrid Barcelona Bilbao Valencia

Acciones .................. ... 61.360,5 12.466,3 9.606,6 3.200

Obligaciones ................ ... 38.041,5 8.699,0 5.067,3 2.500

Efectos públicos ............... 10.681,0 803,4 744,2 —

TOTAL GENERAL...... ...... 110.283,0 21.968,9 15.418,2 5.700

% del negocio total......... ... 74,68 14,87 10,44 —

ABC. VIERNES, 7 DE MARZO DE 1980. PAG. 35.

Economía y Sociedad

E! mercado de Madrid concentra el 75 por 100 del dei negocio, Barcelona el 15 y Bilbao el 10 por 100

Influye la existencia o no de un mercado de valores, toda vez que en las Bolsas de todo ´ el mundo no se

hace otra cosa que reflejar Ja mejor o peor marcha económica de las sociedades cuyos títulos se cotizan

en ellas.

En cuanto a la pregunta de si es partidario de la fragmentación de los mercados bursátiles, el señor De

Lecando nos dijo que, sin entrar en una discusión de tipo filosófico interminable, «creo que la creación de

Bolsas tiene que responder a la necesidad de tal mercado de valores ya existente en la plaza que pretenda

tener una Bolsa, sin obedecer a otro tipo de razones, ya que resultaría absurdo pensar que por el hecho de

crearse una Bolsa vayan a sugir "a poste-riori" las necesidades de un nuevo mercado de valores».

«LA CORRIENTE CENTRALIZADORA ESTA TOTALMENTE DESACREDITADA»

(Fernando Gispert, síndico de Barcelona)

—fin los mercados no de Europa, sino de todo el mundo, se tiende, efectivamente, a una concentración de

operaciones en el mercado. Esto no tiene nada que ver con una pretendida corriente ceníralizadora,

totalmente desacreditada en la mayoría de los países. Respecto de si tiene sentido práctico la conversión,

yo diría ,que esto está en función, únicamente, de la propia capacidad, de la plaza valenciana y de su

posibilidad de integración con las otras. Bolsas qué" componen el mercado nacional.

El papel que la Bolsa valenciana represente dentro de la economía de su región, y de l.a española en

general, está en su propia capacidad de. captación de flujos de recursos financieros y su canalización

hacia las empresas emisoras; condiciones que, básicamente, deben darse en su propia plaza mercantil,

pero que, sin duda, pueden verse agilizadas por la existencia de una Bolsa.

No soy partidario —nos dijo finalmente el síndico de la Bolsa de Barcelona— de mercados bursátiles

fragmentados y desconectados entre sí. Soy partidario de una integración ´ efectiva de Jos distintos

parqués que componen el mercado nacional.

«LO QUE INTERESA ES EL FOMENTO DEL AHORRO Y LA INVERSIÓN»

(Jaime de Aguilar, síndico de Madrid)

En sus contestaciones el síndico de la Bolsa de Madrid se muestra más interesado .por la cuestión de

cómo fomentar el ahorro y recuperar la confianza que por el número de instituciones financieras.

Concretamente nos dice que un mercado organizado, llámese Bolsa o Bolsín —el nombre es casi lo de

menos—, facilita indudablemente la captación del ahorro .y- permite que las empresas obtengan medios

de financiación. «Hoy es. un axioma —añade— que la fragmentación de los mercados no es conveniente.

En otras palabras: la concentración asegura e! buen funcionamiento del mercado. En el caso de que haya

varias Bolsas es deseable la máxima coordinación, lo que a través de los medios de comunicación puede

conseguirse fácilmente.

Lo verdaderamente importante —insiste— es una política de fomento del ahorro y de la inversión; una

recuperación del orden en general y de la disciplina en el trabajo que facilite la recuperación económica

de las empresas.»

MADRID

Los antecedentes históricos, según José Antonio Torrente Fortuno en su libro «Bolsa de Madrid», están

en una real cédula que en 1649 se expedía a favor de Juan Jorge Polens por la que se autorizaba a

nombrar hasta doce corredores de cambio.

Felipe IV, en 1652, por medio de otra cédula, mandaba establecer una Casa de Contratación, pero tal

disposición no. se llevó a cabo. Años más tarde, en 1709, otra real cédula regulaba el nombramiento y

funciones de los corredores de cambio.

Por fin, el 10 de septiembre de 1831, el mercantilista Sainz de Andino y e! político López Ballesteros

hicieron posible la publicación de un real decreto por ep que se creaba y regulaba la Bolsa de Madrid.

En los locales de la Rea! Compañía de Filipinas, de la calle de Carretas, se celebraron las primeras

reuniones, que se reducían a la negociación de fondos públicos, .dado que la Bolsa había nacido por

iniciativa oficial. Más tarde estuvo instalada en la plaza de la Leña, y, por una ley de 31 de julio de 1878,

se dispuso la construcción del actual palacio de. la Bolsa.

BARCELONA

La Iniciativa privada no tuvo demasiada suerte en Barcelona a la hora de crear la Bolsa. Su constitución,

en marzo de 1915, se hace por iniciativa oficial del Gobierno, en parte para acabar con el confusionismo

en las actividades del Casino Mercantil y respondiendo, desde luego, a unas necesidades.

Barcelona, con sus «corredores de aurella o de la lotja», que se remontan a los comienzos del siglo XIII, y

que, según José Antonio Aguirre Rodríguez señala en «La Bolsa en España y en el mundo occidental»,

intervenían en la negociación de los documentos precursores de nuestra actual letra de cambio, tenían una

marcada tradición mercantil.

Los corredores reales, creados en 1755, contribuyeron de una forma eficaz a la creación de la Real

Compañía de Comercio de Indias, y en el último-cuarto del siglo XIX el Colegio de Corredores Reales

inslala por su cuenta una imprenta para publicar diariamente la cotización de valores contratados. Sin

embargo, el Colegio de Corredores Reales, muy afectado por su supresión de los privilegios de los

corredores por el Gobierno revolucionario de 1869, no pudo impedir la creación de un mercado de valores

que sin ningún género de garantías se celebraba en el Casino Mercantil.

BILBAO

El germen del mercado bilbaíno estuvo en el proyecto, año de. 1.807, de ía. Casa de Contratación de

Bilbao, para la construcción de un edificio para la Bolsa de mercaderes. No fructificaron tampocr. años

después las tentativas de diversos políticos, expuestas en los periódicos «Irurec-Bat» y «Gaceta». Sí

funcionaba el Colegio de Corredores, regulado por e! Código de Comercio de 1829.

El 23 de julio de 1890 la «Gaceta de Madrid» publicaba un real decreto, firmado dos días antes en San

Sebastián por la Reina Regente, María Cristina, y el ministro de Fomento, Santos de Isasa, que en su

artículo 1.° decía: «Se concede a la sociedad denominada Bolsa de Comercio de Bilbao la autorización

que solicita para crear una Bolsa General de Comercio y negociar con ella con carácter oficial los efectos

públicos y comerciales.» .

El jueves 5 dé febrero de 1891, a las diez de Ja mañana, la segunda Bolsa oficial; de España abría sus

puertas. Su primer presidente fue don Serapio de Equidazu. La primera sesión de Bolsa se celebró en el

vestíbulo del teatro Arriaga, y el 29 de mayo de 1905 se inauguró e! actual edificio de la Bolsa,—J. M.

MINER LICEAGA.

 

< Volver