Autor: Valls Taberner, Luis. 
   Los banqueros españoles caminan hacia la reserva     
 
 El País.    20/02/1981.  Páginas: 1. Párrafos: 20. 

TRIBUNA LIBRE

Los banqueros españoles caminan hacia la "reserva"

LUIS VALLS TABERNER

«Tú" te crees todo lo que te cuentan», le dice a Águila Roja el jefe de la tribu india Arapaho. «Si nos

enfrentamos al Gobierno de Washington los blancos acabarán con" nosotros», le contesta el crédulo y

pacifista Águila Roja.

Por Jo que vamos viendo semana tras semana en Centennial, los indios llevan las de perder. A los blancos

no les importa nada lo que vaya a suceder a los indios. Por lo que vemos en «la serie más cara jamás

rodada», los blancos engañan a los indios y jamás cumplen la palabra dada ni los tratados firmados.

Como un explorador de la vida —de la vida política y de la bancaria, entre otras vidas— estoy siguiendo

en paralelo el relato —en nuestra televisión— de «la epopeya de la colonización y asentamiento del

actual pueblo norteamericano, y la visión —en nuestra vida real— de cómo avanza el proceso de

domesticación y desmantelamiento de la actual banca privada española.

Como buen lector de Prensa hojeo muchos periódicos y revistas. A pesar de estar ducho, por viejo, en

saber hacerme cargo de lo qué pasa, rne ha sorprendido un tanto el despliegue propagandístico —«el más

caro jamás vistos— alrededor de la ya célebre orden ministerial dé mediados de enero sobre la

contradictoria liberalización bancaria.

Ningún medio informativo, que yo sepa, se ha visto excluido de ía petición gubernamental para comentar

una disposición normativa de tan bajo rango como es una simple orden ministerial. Ante tan curioso

suceso uno se acuerda de aquel acertado eslogan publicitario: «Nunca tan poco ha vestido tanto».

Desde mediados de junio de 1977, y de manera más intensa desde mediados de septiembre de 1980,

nuestros banqueros privados —«[as tribus indias del lugar»— están siendo corridos por algunos blancos

—entre ellos «Skimmerhorn, un fanático exterminador de indios».

Ni todos los blancos son malos ni todos los indios son iguales. «Como es lógico, una serie del tipo

Centennial no podía tener un personaje central. Desfilarán, pues, por la pequeña pantalla todos los

arquetipos americanos en la conquista del Oeste, como tramperos, buscadores de oro, vagabundos,

colonos, rancheros y un largo etcétera que llega hasta nuestros días».

Los banqueros españoles están ante la misma encrucijada que los indios americanos: o siguen el consejo

pacifista y negociador de Águila Roja o adoptan el talante cauto y luchador del jefe indio Pasquine!,

Por primera vez en muchos años, los banqueros están desconcertados.

Nadie sabe todavía si nuestro candidato a la Presidencia Calvo Sotelo, cendra las mismas reacciones que

el candidato francés Chirac. Este, en su primer encuentro con la Prensa, ha dicho muchas de las cosas que

aquí solucionarían los problemas que le está creando a la profesión bancaria el furor redentor de algunos

blancos: «No quise agregarle una crisis a la crisis», explicó Chirac. «Existe una incoherencia entre el

discurso (de Giscard). que se pretende liberal, y la acción cotidiana». «Menos demagogia y más

realidades prácticas».

El gran objetivo de Chirac es «la lucha contra el paro y la libertad de acción para las empresas». Su

actitud contrasta con la de aquí. Son demasiados los proyectos de ley que los blancos quieren sacar

adelante en contra de los indios. Cuanto más y mejor reglamentemos la Bolsa, las sociedades anónimas y

la misma banca, peor andará todo.

En México ya han conseguido encerrar en la reserva a los banqueros privados. Aquí los blancos Letonas

que quisieron copiar el camino mexicano ´han pasado ya a mejor vida. Pero, ahora, otros blancos, «con

pasión inexplicable para un observador no introducido», están construyendo un camino más confortable

—pero más seguro— para conducir a los grandes banqueros españoles a la gran reserva india.

«Temo a las personas que se crean problemas de conciencia», me decía un amigo a este propósito. Son

temibles porque son «los ambiciosos, ejecutores de una mal disimulada voluntad de poder». Esta última

frase de José María Alfaro está sacada del reciente artículo «La hondura de la crisis», que empieza con

una sencilla afirmación: «El ex presidente Cárter era un moralista».

La política de alianzas como alternativa a la guerra abierta

No he leído la larga novela de James Michener en la que está basada Centennial Todavía no sé si Águila

Roja va a cambiar de postura. Lo que sí sabemos es que las tribus indias no pudieron con el Gobierno.

Afortunadamente han pasado un par de siglos.

Por si los banqueros españoles no han caído en la cuenta, les sugiero la solución italiana de la terza vía; en

este caso, la de las multinacionales.

La inspiración, una vez más, me ha venido leyendo la Prensa. En EL PAÍS del pasado 8 de febrero,

Fermín Goñi nos cuenta su conversación con el antiguo campeón ciclista Ignacio Orbaiceta sobre la

nueva sociedad que va a constituir con los italianos. «La solución definitiva», asegura Orbaiceta, «es

asociarse a una multinacional, porque la fuerza de estas empresas •no la tiene nadie en España».

Comprendo que a los actuales banqueros rio les preocupe personalmente la marcha blanca hacía la

reserva porque, a su edad, pueden abandonar la profesión antes de llegar al encierro. Pero se comprende

también que hagan suyas las manifestaciones con que termina Orbaiceta su entrevista:

«La situación es difícil," se están cerrando fábricas todos los días. Hoy no tiene ningún aliciente ser

industrial.-Lo que sucede es que, personalmente, aquí hay 5.000 personas y muchas están conmigo desde

el principio. Aquí tienen toda su vida y esperanza. Nuestra obligación es hacer todo lo posible para que la

empresa siga y para que esta gente siga viviendo cada día y, si es posible, mejor».

«En esta empresa hay personas que están conmigo desde el primer día y que lo han dado todo; nada más

que por eso, yo tengo que hacer el esfuerzo necesario para que la empresa continúe».

Parece evidente que los trabajadores de banca tampoco vivirán mejor en la reserva. El ejemplo portugués

está muy cerca.

Luís Valls Taberner es escritor, banquero y doctoren Derecho.

 

< Volver