Las sedes de los partidos en la noche del 23-M. 
 Alegría contenida en le PSOE, euforia en AP y soledad en UCD y PCE     
 
 ABC.    24/05/1982.  Página: 31. Páginas: 1. Párrafos: 10. 

Alegría contenida en el PSOE, euforia en AP y soledad en UCD y PCE

MADRID. El ambiente en las sedes de los diversos partidos era ciertamente diverso»:

canciones sevillanas, «caló» y «alegría contenida» en el PSOE ; optimismo en AP, también

alegría contenida, enfado con TVE y sensación de ser el segundo partido a nivel nacional; el

claroscuro de la escena estaba entre los centristas y los comunistas: ningún ambiente de

militantes, «tristeza contenida», rueda de Prensa en UCD y un significativo mutismo entre los

líderes comunistas sin querer hacer declaraciones.

En AP, unos cien militantes seguían las noticias por pantalla gigante de televisión. A la una de

la noche el ambiente era de euforia: los datos oficiales situaban a AP como tercer partido,

mientras sus datos le daban un claro segundo lugar. Ni militantes ni líderes se conformaban a

esas horas con el tercer lugar con que salían en pantalla. Los datos de Sevilla no aparecen en

televisión. «Están mintiendo», se comenta en algunos corros. Cuando la televisión dice que en

la sede de UCD de Sevilla es «de alegría e ilusión» hay una reacción natural de protesta e

ironía.

Para Gabriel Camuñas, los datos daban «nuevos parámetros» a la mayoría natural. Su opinión

era que el Gobierno tiene que consumir el plazo legislativo. Un posible traspaso de diputados

centristas a CD: «Todos somos pocos para parar al socialismo.» Las próximas elecciones

generales serán las del debate sobre «el modeló de sociedad», porque no es partidario de la

subvención a la enseñanza privada, ni del ingreso en la OTAN; es partidario de la LAU y el

aborto, y ésas son cosas que marcan una clara diferenciación. También destaca que AP ha

conseguido formar un nuevo equipo de políticos jóvenes que «ni estuvieron en el franquismo, ni

han hecho la transición, y ésa es la gente que quiere ver la gente al lado de Fraga».

A esas horas el líder estaba por los pueblos de Sevilla felicitando: «Mañana viene —se

comentaba— y nos pone a todos a trabajar para las generales.» Para Alvaro de la Puerta,

vicepresidente primero de AP, «somos el primer partido conservador progresista. Se ha

demostrado que ahora hay dos líderes: Manuel Fraga y Felipe González». Un cierto tono de

alegría, sobre todo recordando los pasados fracasos y sinsabores. Antes de estas elecciones

«algún diputado centrista pensó en pasarse, pero será prudente esperar un poco».

Fernando Suárez, vicepresidente de AP, esperaba tranquilo el desarrollo del escrutinio de tos

votos: «Yo nunca me pongo nervioso.

La verdad es que hubiera preferido dormir y saber los resultados mañana por la mañana.»

Sobre los resultados de los comicios andaluces se mostró contento por el triunfo de Alianza

Popular, aunque matizó que la evidente ventaja del PSOE sé debía, en gran parte, a la

actuación de UCD. En su opinión, «tarde o temprano se ha de reconocer la necesidad de

formar la fuerza natural que AP viene propugnando. Nosotros y, en particular, nuestro líder

Manuel Fraga, hemos tenido que luchar desde abajo, afrontando muchos obstáculos».

En AP, refrescos y algunas botellas de champán vacías; en el PSOE, también bastantes

militantes, canciones sevillanas y champán en bastante mayor abundancia. Ambiente de

«alegría contenida» —decían oficialmente—, tono de moderación, ninguna campana

excesivamente al vuelo. Es el criterio: tranquilidad que están las generales a la vuelta de la

esquina.

Moderación a raudales en la sede del PSOE: los datos «no se pueden extrapolar a nivel

nacional». La moderación aún más decidida en los líderes —Bofill, Carmen García Bloise,

Ciríaco de Vicente, etc.— no se quiera preocupar a nadie.

¿Rumores de que después: de las elecciones podrían plantear una moción de censura? «No,

no vamos —afirmaba Pedro Bofill— a utilizar ese mecanismo. Somos un partido responsable.»

Para Leopoldo Torres también ha sido importante el descalabro del PSA: «Se ha demostrado

que nadie tiene un pretendido monopolio del andalucismo.» Llega el dato de que en Sevilla hay

fiesta. Ciríaco de Vicente comenta divertido que: «Esto es peligroso. Como se entere el

gobernador. Pues es diplomático, que ¡sino!»

En el PCE el ambiente es gélido y no hay nada que hacer. Nos vamos rápido: nadie quiere

declarar nada, a pesar de que estaba la cúpula del partido, con Carrillo al frente. En UCD,

rueda de Prensa. Con ello ventilaron una noche electoral para olvidar.

 

< Volver