El sistema educativo nivelador social     
 
 Pueblo.    08/03/1962.  Página: 3. Páginas: 1. Párrafos: 5. 

El sistema educativo nivelador social

Las recientes declaraciones del director general de Enseñanza Primaria, en que se hace un balance del

estada de ese ciclo educativo básico, la noticia de que el proyecto de actualización de la ley de Enseñanza

Primaria se encuentra pendiente del dictamen del Conseja Nacional de Educación, y la preocupación

creciente que estos días despiertan los temas educativos en la Prensa, son motivo de satisfacción y

merecen que dediquemos algún espacio a exponer el actual estado de cosas y ´a apuntar algunas ideas para

éu corrección, con la finalidad de promover una corriente de opinión orientada en tan importante tema.

Recuerda el director general de Enseñanza Primaria cómo a finales de año se habrá realizada un 92 por

100 del ambicioso plan de construcciones escolares iniciado en el año 1956. En estos cinco años se ha

dado cima a una labor importante. Fin del plan era la construcción de 25.000 aulas y otras tantas

viviendas para, maestros. Tara conseguirlo se dispuso de 3.410 millón es de pesetas, consignados por el

Estado, y otros 2.500 aportados por corporaciones provinciales y municipales y por entidades privadas.

Esta colaboración de la sociedad supone qoe de cada 100 pesetas gastadas, 42 han sido aportaciones suyas

y 58 del Estado.

La paralela dotación de 25.000 nuevas plazas de maestros y el aumento de sus haberes, recientemente

decretado, son pasos importantes para conseguir que-hoy nuestro país pueda considerar cubierta una

etapa decisiva en la extensión de ¡a enseñanza. El momento es, por tanto, óptimo para planear cuál vaya

a ser el próximo avance dirigido a ganar en calidad lo conseguido o a punto de conseguirse en extensión.

Y, como es natural en tema de tanta, envergadura, no faltan opiniones bastantes contradictorias sobre lo

que conviene hacer para algunas, hay que .Ir a consolidar firmemente el aparato educativo antes de

pensar en ampliar su acción a nuevas edades. Es la posición del diario "Ya" en su editorial de 14 de

febrero, en la que se apunta la conveniencia de mejorar, en vez de extender, la enseñanza primaria a,

nuevas edades, criterio, en parte, corregido y, en parte, mantenido, en el de 23 del mismo, titulado

"Enfoque sobre extensión de la Enseñanza Primarla". Contra este criterio está el expuesto en "Arriba" el

día 18, comentando el editorial de "Ya" primeramente citado, bajo el titulo "Escolaridad hasta los

catorce años". El título, por si solo, ahorra todo comentario. Conviene, únicamente, recoger una

observación de "Arriba": "Puesto que la ley prohíbe a los niños todo trabajo hasta los catorce años, y aun

a esa edad sólo permite el aprendizaje, ¿qué deben hacer desde tos diez o doce años a que se

quiere, limitar la enseñanza primarla hasta el momento de convertirse en aprendices?" Una tercera

posición reclama un estrechamiento de las enseñanzas medias de tal modo que la mayor parte de los

españoles pasen de la enseñanza primaria a la profesional y quede el bachillerato para la minoría

destinada a cursar estudios superiores.

Fácil es ver que el nudo es el dé la enseñanza media y su relación con la primaria. Galbraith, en "la hora

liberal", nos recuerda cómo en principio se concibió la educación como un medio para realizar un ideal

de igualdad humana. En la época anterior a la revolución industrial, los cono-cimientos imprescindibles

para hacerse valer socialmente eran más limitados. Sin embargo, se ha señalado qua ya en los comienzos

del sistema educativo moderno español, fruto del siglo XIX, se concibió una organización de la enseñanza

de carácter marcadamente clasista. Enseñanza primaria pata el pueblo podada de conocimientos,, "Inútiles

en los que han de aplicarse al Instante a las ocupaciones laboriosas de la sociedad completada en los

pueblos mayores con rudimentos de aritmética, geometría y dibujo, para los futuros "artesanos,

menestrales y fabricantes" (palabras entrecomilladas obtenidas de un informe sobre educación

elaborado por el poeta Quintana). Segunda enseñanza como preparación para les dirigentes y acceso a 1ª

consiguiente enseñanza superior.

Este es el sistema heredado ante el que hay que pronunciarse. Pos razones lo inhabilitan a nuestro Juicio.

La vocación de Justicia social propia de nuestro tiempo, que no permite un equilibrio social basado en el

privilegio de unas clases sociales obtenido a expensas del bienestar de la mayor parte de los, miembros de

la comunidad. La necesidad de acumular poderosos recursos mentales y un elevado nivel medio de

preparación añaden un matiz de eficacia a las consideraciones de la justicia. Se marche por tos caminos

espinosos de la revolución o por los sosegados de las reformas, el sistema educativo debe cambiar. Y la

pieza básica de su transformación ha de girar sobre una elevación del nivel cultural, mediante una

extensión masiva de la enseñanza media, al menos en alguno de sus grados, y "sobre una preparación

técnica enfocada hacia el mercado de fuerzas dé trabajo. Garantía de que el clasismo va a ser barrido del

sistema educativo es que cada hora estudiada, cada clase, cada explicación, además de tener una utilidad

en sí misma por les conocimientos impartidos, nos sitúe en una posición más elevada en el sistema

educativo. En el presente, sólo un español de cada siete, aproximadamente, pasa de la enseñanza primaria

a la media. Y uno de cada treinta y siete ingresa en las escuelas de peritos, de Ingenieros o en las

universidades. Una estrecha coordinación entre tos diversos géneros de enseñanza, con holgadas

posibilidades de comunicación entre ellas, puede garantizar eficazmente el papel de nivelador social qué

cabe esperar del sistema educativo.

 

< Volver