Reconocimiento de los estudios cursados en las universidades de la Iglesia  :   
 Convenio establecido entre España y la Iglesia. 
 ABC.    15/04/1962.  Página: 90. Páginas: 1. Párrafos: 8. 

15 BE ABRIL DE 1962. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PÁG. 90

RECONOCIMIENTO DE LOS ESTUDIOS CURSADOS EN LAS UNIVERSIDADES DE LA

IGLESIA

Convenio establecido entre España y la Santa Sede

El Boletín Oficial de las Cortes publica el texto de un Convenio entre España y la Santa Sede para regular

el reconocimiento a efectos civiles de los estudios de ciencias no eclesiásticas cursados en Universidades

de la Iglesia. El Convenio se ha establecido en aplicación de lo pactado en el articulo XXXI del

Concordato vigente, que recose el derecho de la Iglesia a organizar y dirigir escuelas públicas de

cualquier orden y grado incluso para seglares", y señala la necesidad de un acuerdo entre el Estado y la

competente autoridad eclesiástica para lo que se refiere a las disposiciones relativas al reconocimiento a

efectos civiles de los estudios" que se realicen en aquéllas.

Todos los artículos que componen el Convenio están presididos por el espíritu de armonía y colaboración

que caracterizan las relaciones entre la. Santa Sede y el Gobierno español. En virtud de lo dispuesto en el

Convenio, la Iglesia puede erigir libremente Universidades en nuestra Patria, y en atención al catolicismo

oficial de la Universidad española, estas Universidades, que en todo el mundo reciben el nombre de

"Universidades católicas", se llamarán en nuestro país "Universidades de la Iglesia".

El Convenio reconoce efectos civiles a los estudios cursados en Universidades de la Iglesia siempre que

éstas cumplan determinados requisitos: unos mismos planes de estudios, idénticos sistemas de selección,

representación y protección escolar de los .estudiantes, las mismas prueba y exámenes que las

Universidades estatales.

El reconocimiento a efectos civiles se liará por el Estado individualmente para las distintas facultades y

escuelas en cada Universidad de la Iglesia que esté en efectivo funcionamiento, y sólo para aquellos

estudios que existan actualmente, en los planes estatales de enseñanza. En todo caso el Ministerio de

Educación Nacional estará informado del régimen y condiciones de la enseñanza por medio de un

representante nombrado al efecto.

El Convenio prevé tres sistemas de equiparación de los estudios cursados en Universidades de la Iglesia

con los realizados en Universidades estatales.

Para el primero o de completa equiparación ´la facultad de que se trate ha de contar con un 75 por 100 de

profesores procedentes del escalafón de catedráticos de Universidad y con un 25 por l00 de profesores

habilitados, que han de superar una prueba en todo igual a las oposiciones a cátedras en la Universidad

estatal.

El segundo -es el fijado para aquellas Universidades de la Iglesia que no reúnan los porcentajes citados.

Sus alumnos habrán de someterse al final de sus estudios a una prueba de conjunto igual al examen de

licenciatura de la. Universidad estatal, ante un tribunal nombrado por el Ministerio de Educación

Nacional.

Finalmente, las Universidades que no cumplan los requisitos de los dos párrafos anteriores quedarán

adscritas a una Universidad estatal, y -sus alumnos rendirán en ella todas las pruebas académicas.

El Convenio constituye el refrendo jurídico de una armonía mantenida de hecho en la esfera de la

enseñanza: el Estado reconocerá los estadios cursado en las Universidades de la Iglesia, y éstas, por su

parte, deberán cumplir las mismas condiciones que aquél exige a sus propias .Universidades.

 

< Volver