Autor: Pérez Ferrero, Miguel. 
 París. 
 No puede haber desarrollo económico sin investigación científica  :   
 Declaraciones del señor Lora Tamayo, al término de la conferencia de ministros de Educación y Ciencias. 
 ABC.    06/10/1963.  Página: 67. Páginas: 1. Párrafos: 15. 

ABC. DOMINGO 6 DE OCTUBRE DE 1963. EDICIÓN DE PARIS

«NO PUEDE HABER DESARROLLO ECONÓMICO SIN INVESTIGACIÓN CIENTÍFICA»

Declaraciones del señor Lora Tamayo, al término de la conferencia de ministros de Educación y Ciencias

París 5. (Crónica de nuestro corresponsal, recibida por "telex".) La. Conferencia ministerial organizada,

por ´¡ti O. C. D. E, sobra la Ciencia desarrollada durante dos días di- d castillo de La Muette, ha

terminado.

En ella han tomado parte, a la cabeza de sus respectivas Delegaciones, dieciséis ministros de Educación y

tres ministros de Ciencias. Los primeros se hallan cucar/jados en sus países de los asuntos científicos.

Ha habido, en calidad de observadores, delegados del Japón y Yugoslavia.

El ministro español de Educación nos ha reunido esta mañana a los corresponsales da los periódicos de

nuestro país y representantes de las agencias de información, para darnos una noticia directa de las lareas

realizadas así como de, las conclusiones obtenidas.

Ha confirmado don Manuel Lora Tamayo (¡¡te las conversaciones habían versado sobre los tres teínas que

nosotros señalábamos en- una crónica anterior; Y que responden a, los enunciados: Política científica

nacional-. Cooperación científica internacional, Ciencia y crecimiento económicos.

Ha tenido elogios el ministro para la inteligente actuación, como presidente, de M. Lefèvre, presidente, a

su vez, de la Comisión delegada de la política, científica de Bélgica. Si los tenias que anteriormente

enunciábamos nosotros que habían de examinarse, Jnni, sido los tratados, cu canilla al capitulo de la

política- científica- nacional, quizá lo más importante, según ha indicado el señor Lora Tamayo, son los

punios de prioridad y coordinación de las investigaciones, puesto que supone la elección de cada país cu

el momento de elaborar sus planes. Existe una preferencia lógica por incrementar investigación

fundamental, es decir, la investigación pura que, de momento, no conduce a1 resultado inmediato, pero

que es la base del progreso científico que se articula tan estrechamente´ con el desarrollo económico, ya

que sin el primero el segundo no se produce.

Señaló igualmente el ministro que dentro de ese tir.nto en cada país tiene extraordinaia importancia la

coordinación, tanto en lo que, se denomina "interdisciplinas", o de las disciplinas científicas, afines, como

de las tarcas de los diferentes Departamentos oficiales, tareas que se designan como ínterministeriales.

En lo que respecta al secundo tema o capítulo de la cooperación científica internacional, la cuestión

reviste mayor complejidad. Dicha cooperación- existe desde haya tiempo y su, principal, ejemplo son los

intercambios de planes científicos, de conocimientos y de técnicos.

Surgen, en este orden, los problemas competitivos, los cuales se procuran superar y orillar.

España, dijo nuestro ministro de Educación Nacional, coopera ahora, en varios temas. Y añadió que la

cooperación de un país es tanto vías eficaz cnanto mejor es su política científica nacional.

Apartándonos un tanto del tema de la cooperación internacional, fue preguntado nuestro Ministro sobre

la manera, de evitar la emigración de los científicos e investigadores al extranjero, fenómeno que se pro-

duce en diversos países y que preocupa, a sus Gobiernos.

El Gobierno es pañol declaró el señor Lora Tamayo, tiene conciencia da este problema, y se propone

enfrentarse con e1. Tanto es así, que en el pasado mes de julio se aprobó un crédito extraordinario para,

acudir a su solución a, al -menos, a su mitigación. - Lo primero es aumentar el nivel económico de los que

trabajan en la investigación. Lo segundo, proporcionarles los medios necesarios para desarrollar su

trabajo. Las medidas adoptadas consisten, de momento, en aumentar ere im cincuenta- por ciento los

ingresos, económicos de los que se consagran exclusivamente a la- investigación. Asimismo, en veinte

por ciento de aquellos que posean el título de doctores. Y dar primas de mi dies por ciento a los que

puedan utilizar un idioma directamente, y nn dies más para quien posea un. segundo idioma en idénticas

condiciones. Ello supone una, notabilísima mejora, que permite al investigador realizar sus trabajos con

desahogo pecuniario personal, que le es imprescindible. En este orden la Comisión española de política

científica pone su´~ mayor cuidado.

Encareció por último el señor Lora Tamayo la importancia- del tercer capítulo del temario desanclado en

la conferencia, qnc es el de la relación del incremento de la investigación con el desarrollo económico de

mí país, que es tal, insistió, que sin-el primero puede decirse que no puede producirse el segundo.

Terminó el señor Lora Tamayo sus declaraciones manifestando la magnífica proyección que España tenía

en el seno de la O. C. D. E., c hizo un, caluroso´ elogio de la Delegación permanente que aquí preside el

señor Núñez Iglesias. También dijo que de los siete, representantes designadas Para redactar el

comunicado oficial para la Prensa, uno era español, el señor Vallaure, miembro de nuestra Delegación

permanente. Los ministros que se han reunido estos días han decidida constituir un Comité, cuya

composición no está aún por entero decidida, que estudiará los extremos que han de ser discutidos y pre-

parará la próxima reunión ministerial, que habrá de celebrarse antes de dos tinos.

El señor Lora Tamayo se ha mostrado, en fin plenamente- .satisfecho de esta conferencia, en la que ha

tomado parte tan activa, y mañana por la mañana emprenderá, por vía aérea, su regreso a Madrid.—

Miguel PÉREZ FERRERO.

 

< Volver