Tendrá que ser consequente con las ideas de UCD. 
 Suárez reconoce la posibilidad de una mayoría, sin la derecha     
 
 Diario 16.    09/06/1980.  Página: 3. Páginas: 1. Párrafos: 18. 

Suarez reconoce la posibilidad de una mayoría, sin la derecha

Adolfo Suarez reconoció ayer la posibilidad de formar una mayoría parlamentaria, aunque no señaló ni

cuándo, ni cómo, ni si se traduciría en la composición del Gobierno.

Afirmó tajantemente que, en cualquier hipótesis, esa mayoría se creará desde el centro y sin que UCD se

incline hacia la derecha.

Málaga (Corresponsal) — Adolfo Suárez señaló en Torremolinos la posibilidad de alcanzar una mayoría

de Gobierno, dejando bien claro que «será una oferta hecha desde el centro y en el centro sin que nadie

crea que nos vamos a inclinar a la derecha».

«Como hipótesis de trabajo, dijo el presidente del Gobierno, estamos viendo desde qué perspectivas se

puede y se debe enfocar la posibilidad de un acuerdo parlamentario que permita esa mayoría a la que

hicieron referencia diversos representantes parlamentarios en el Congreso.»

Seguir en el centro

«Caben varias hipótesis —añadió—: Seguir como está UCD o buscar coaliciones, comportamientos o

pactos de legislatura con otras fuerzas políticas. Lo único que he querido señalar hoy, es que tienen que

ser desde el centro y para el centro, que no puede ser una operación que desvirtúe el pensamiento político

de UCD y la posición que inequívocamente ocupa en el espectro político español.»

Con anterioridad, el presidente Suárez, en su discurso, señaló: «No nos hemos lanzado como se nos dice a

la derecha, según afirmación repetida por los partidos de izquierda; ni hemos traicionado al electorado

moderado como pretende la derecha. Estamos donde siempre hemos estado. Con la misma ilusión y con

la misma voluntad de servicio a los intereses de España.»

Cualquier intento —continuó el líder de UCD--, por ejemplo en una hipótesis de trabajo, de ampliar la

mayoría sobre la que se asienta el Gobierno, deberá ser consecuente con los planteamientos que siempre

defendió UCD.

Reprimenda al PSOE

Refiriéndose a la oposición, especialmente al Partido Socialista Obrero Español, aunque sin citarlo, dijo

en su discurso que tendría que recriminarle «su constante injerencia en nuestros asuntos y su afán

constante en nuestras cosas».

«A estas alturas —añadió Suárez— seguimos sin saber cuál es su verdadero rostro y su verdadera

alternativa, si es que la tiene. Pero en cambio, todos los días nos dicen lo que tenemos que hacer.»

Más adelante, el presidente del Gobierno hizo referencia a cómo «hay tantos voluntarios para ocupar una

pequeña parcela de poder junto a nosotros», sin explicarse «por qué todos los antagonismos, tanto de la

derecha como dé la izquierda, se ponen de acuerdo solamente en una cosa: atacar a UCD».

«Hace un par de años nos acusaban con el mismo énfasis y la misma falta de generosidad, de ser

incapaces de conducir el proceso de transición política. Y pienso que dentro de tres años seguramente

dirán que hemos conducido admirablemente el proceso autonómico y que hemos saneado la situación

económica española, pero que no somos capaces de asumir y de dirigir la nueva imagen de la España

democrática del 83.»

Refiriéndose a la acusación de soledad de Unión de Centro Democrático y tras señalar cómo UCD está

cumpliendo sus compromisos, dijo que, cuando se habla de la soledad de UCD, queda bien claro la falta

de seriedad de los oponentes:

«Por qué, por un lado, dicen que les hemos abandonado, y, por otro, que nos consumimos en la soledad;

la verdad es algo más compleja. Siempre hemos estado solos. Nacimos solos y en esa soledad está la

demostración de la incompresión y el hostigamiento de la derecha y de la izquierda y ahí nos

mantenemos. Esta es nuestra servidumbre y también nuestra grandeza.»

Duro con la izquierda

Esbozó una vez más el proyecto autonómico que el Gobierno de UCD tiene para la construcción del

Estado de las autonomías, y a pregunta de los informadores, dijo que estaba dispuesto a recibir al

presidente de la Junta de Andalucía, siempre y cuando no se instrumente la visita desde una

perspectiva estrictamente partidista.

Ante la dureza de que hizo gala el presidente Suárez con los partidos de izquierdas, diría a los

informadores que ello no significa que UCD abandone su talante y su vocación de fuerza moderadora

entre los distintos partidos políticos para seguir evitando con ello el enfrentamiento radical en nuestro

país.

Riesgos autonómicos

«Lo que también es claro y nítido —señaló— es que durante mucho tiempo hemos estado recibiendo

bofetadas sin responder, y ello permitió una cierta desvalorización de la imagen de UCD frente a la

opinión pública, y no estamos dispuestos a que esto siga ocu rriendo así. Se nos pide que cambiemos la

forma de gobernar y, ciertamente, uno de los pasos es decir lo que pensamos en cada instante.»

Sobre la actitud del PSOE, que sigue defendiendo el procedimiento del 151 para la autonomía andaluza,

el presidente del Gobierno señaló lo significativo que era que este partido haya cambiado de opinión en

otras regiones sobre algo que se podía generalizar en todas.

Finalmente, al abordar el supuesto de que el Congreso aprobase la ley de modificación de Referéndum,

Suárez señaló que era una hipótesis improbable, «porque no se trata ya de que se vea desbordada la

política de UCD, sino que se puede poner en peligro la estructura del Estado de las autonomías».

«De salir esta hipótesis —añadió el presidente—, los riesgos pueden ser graves porque pasar de un Estado

centralista a otro autonómico sólo se pued hacer con rigor y lo más grave sería dejarlo a su aire.»

 

< Volver