Carta del rector de la Universidad de Navarra sobre los incidentes. 
 De los 4.500 alumnos de Pamplona, unos 2.300 son navarros     
 
   25/06/1969.  Páginas: 1. Párrafos: 12. 

CARTA DEL RECTOR DE LA UNIVERSIDAD DE NAVARRA SOBRE LOS INCIDENTES

De los 4.500 alumnos de Pamplona, unos 2.300 son navarros

En la mañana del pasado día 20, después de una asamblea, un grupo de alumnos de la Universidad de

Navarra presentó una carta al rector pidiendo información sobre las indicaciones recibidas por algunos

estudiantes en el sentido de que no se matriculasen el próximo curso, organizándose a continuación una

"sentada" frente al Rectorado.

El secretario de la Universidad contestó a los alumnos con un escrito-en el que se precisaban algunos

aspectos sobre la condición de alumno de la Universidad y los criterios seguidos para su admisión. Los

alumnos no se dieron por satisfechos y presentaron una segunda carta pidiendo que nadie fuese sometido

a expediente académico durante el presente curso y que todos pudieran matricularse libremente, así como

la participación de los organismos navarros en la admisión de alumnos.

Los alumnos no se mostraron conformes y persistieron en su actitud a pesar de la nota de la Comisión

permanente de la Junta de Gobierno y de las advertencias de algunos profesores y del propio rector, que

dialogó con ellos y les pidió que abandonasen la Universidad. Unos 150 permanecieron frente al

Rectorado hasta que a las once y veinte´ de la noche la Policía los detuvo, conduciéndolos á la Comisaría.

Posteriormente fueron puestos en libertad, salvo 18 de ellos que, según aclara una nota del Gobierno

Civil, tenían antecedentes policiales de actividades subversivas o ilegales en los medios universitarios o

extra-universitarios. Estos últimos fueron puestos en libertad el día 23.

Ayer, los periódicos de Navarra publicaron una carta que firmaban más de 200 personas "en calidad de

padres de alumnos o en la de personas interesadas", en la que se solidarizan con la posición del citado

grupo de estudiantes.

Hoy informan las Agencias de que han sido arrojados dos "cócteles Molotov" contra la puerta de entrada

del Colegio Mayor Aralar. La Prensa Navarra, por su parte, publica una carta abierta al rector en la que

textualmente se dice:

"He leído con atención la carta que ayer publicó la Prensa navarra relativa a esta Universidad. Tengo la

Impresión de que la carta refleja opiniones que pueden o no ser compartidas por el resto de los lectores,

pero en cualquier caso me parece que hay un interés en ayudar a resolver satisfactoriamente las cuestiones

universitarias.

Pienso que es necesario disipar las dudas, inquietudes y hasta los malos entendidos que pudieran existir.

Durante todo el curso que ahora termina, merced al esfuerzo de todos, la vida académica se ha

desarrollado en un clima de serenidad y trabajo que casi se puede calificar de excepcional en el contexto

universitario de estos tiempos. Naturalmente, nuestra Universidad no es un invernadero, sino que en ella

se ejercita la integración plural de cuantos respetan la libertad de los demás y no contradicen la naturaleza

y fines de la institución universitaria.

Con este planteamiento se comprende fácilmente que durante el curso y hasta el pasado día 20 hayan

ocurrido algunas incidencias cuyo balance, evidentemente mínimo, es el siguiente: un expediente

académico por falta grave, pendiente de resolución, y acuerdos a nivel de centro prohibiendo el acceso a

los edificios universitarios, salvo para los exámenes, a dos estudiantes.

En la pasada semana se aconsejó a diez alumnos que trasladasen su expediente académico antes del 31 de

julio. Uno de ellos es navarro y cuatro más tienen su domicilio familiar en Pamplona, según los datos que

constan en las oficinas dé la Universidad. Esta última medida, desacertada en opinión de algunos,

pretendía evitar a los interesados los graves Inconvenientes de un expediente formal. Ahora bien, quiero

hacer constar que esta medida no puede ser interpretada como un método de expulsión. Puedo asegurarles

que no se aplicará ninguna sanción al margen de las normas jurídicas que rigen la Universidad, normas

que deben ser aplicadas para garantía de los alumnos y de la propia Corporación universitaria.

Otra cuestión a la que quiero referirme es la que hace relación al régimen de incorporación de nuevos

alumnos. Desgraciadamente, la capacidad de la Universidad—profesorado, instalaciones, aulas, medios

instrumentales, etc.—es limitada. La solución lógica a este problema, mientras no se puede ampliar en

capacidad, es acudir a pruebas objetivas para seleccionar las peticiones: expediente académico de los

estudios previos y resultado de las pruebas de orientación intelectual y vocación»! que algunos centros

tienen establecidas. Este sistema no es exclusivo de la Universidad de Navarra, puesto que se practica en

gran parte de las Universidades del mundo y se ha iniciado en algunas de España, sin que esto suponga

discriminación de ningún tipo.

Es un hecho, y me complace una vez más hacerlo público, que a lo largo de todos estos años siempre se

ha dado preferencia a los navarros que desean venir a la Universidad. En el actual curso académico es un

motivo de orgullo el que de los 4.500 alumnos de los centros radicados en Pamplona, unos 2.300 son de

Navarra.

En la seguridad de que sabrá acoger estas explicaciones y publicar esta carta, envía un cordial saludo,

FRANCISCO PONZ."—Europa Press.

 

< Volver