Normalidad e incidentes     
 
 Madrid.    14/02/1970.  Página: 3. Páginas: 1. Párrafos: 4. 

«Normalidad» e incidentes

Toda la Universidad barcelonesa parece haber reaccionado ante la presencia de U faena pública en un

recinto, feas te irrupción en la Facultad de Ciencias. La nota hecha pública por la Junta de dicha facultad

es on claro exponente de cómo lo que no es asnal puede molestar. La novedad que supone el tener a la

Policía en el interior de los mismos ceñiros de estudio no es fácil de asimilar, y sin embargo, una mirada a

la Ciudad Universitaria madrileña seria suficiente para testificar cómo unas medidas pueden llegar así a la

ínstitucionalización y a que ocurra, como hemos podido ver en el presente curso, que las clases

comiencen en octubre con los mantenedores del orden ya en su interior desde el primer día.

Al vecino de Madrid casi le resulta difícil creer que por un hecho de tal naturaleza pueda producirse la

mencionada conmoción que ha dado lugar a un ambiente de inquietad en la Facultad dé Ciencias.

También ha habido una protesta oficial, formulada por el decano de Filosofía er contra de la irrupción de

la Policía.

Una vez más hay que descubrir esa falsa normalidad, que se atribuye a la simple inexistencia de

incidentes. Pensar que en una universidad, con varios miles de alumnos y cientos de problemas, no se

puede proteger nunca una ruptura de esa "normalidad" no es razonable. Los problemas

permanecen. Curiosamente, el sincronismo de un petado de mayor tensión en los medios universitarios de

Madrid y Barcelona, con unas declaraciones sobre el número de inscripciones en el Registro Nacional de

Asociaciones de Estudiantiles, obligan a volver a iUéar en el ya viejo problema del asociacionalismo y la

representatividad estudiantil, le de hecho nada tienen de con las actuales circunstancias. Hoy por hoy, las

secciones de representantes que sé efectúan los centros, impregnadas de una fuerte rga político-personal,

poco o nada tienen e ver con esas Asociaciones cine deberán canalizado la representatividad pero que

sólo "representan" intereses muy definidos y particulares.

 

< Volver