Suárez clausuró el congreso de UCD- Andalucía. 
 «El proyecto político centrista es insostituible en la realidad española»     
 
 ABC.    10/06/1980.  Página: 5-6. Páginas: 2. Párrafos: 11. 

«El proyecto político centrista es insustituible en la realidad española»

TORREMOLINOS (Málaga). «Si una vez más afrontamos con seriedad, austeridad, firmeza y decisión la

situación actúal habremos contribuido de forma decisiva a configurar una Andalucía más firme y más

justa, en él seno de una España más madura, más próspera y más libre.» Con estas palabras terminó la

intervención del presidente del Gobierno y de Unión de Centro Democrático, Adolfo Suárez, en el acto de

clausura del 1 Congreso de la UCD de Andalucía.

En primer lugar hizo uso de la palabra el presidente del Senado y de este Congreso, Cecilio Valverde,

quien explicó el desarrollo de las sesiones y destacó el interés, apasionamiento y esfuerzo puesto por

todos los compromisarios en los debates. «Frente a las afirmaciones de otros dirigentes políticos con que

diariamente se nos bombardea —dijo el señor Valverde—, la UCD de Andalucía ha proclamado aquí su

voluntad abierta de diálogo para que todos juntos, y cuanto antes lleguemos a un compromiso político que

ofrezca al pueblo andaluz un estatuto que no sea el de nadie ni excluyente de nadie, sino de todos y para

todos.»

Por su parte el señor Pérez Miyares, nuevo presidente de la UCD andaluza, afirmó que de este Congreso

arranca una nueva etapa y se hace realidad una ilusión plasmada en las horas y horas trabajando

«discutiendo —dijo— y cediendo en nuestras posturas personales a veces, sin pancartas en las calles ni

llenando de folklore las plazas de Andalucía, pero siempre con mucho cariño a Andalucía y una enorme

voluntad de trabajo, muy firme, en bien de la región.»

SUÁREZ: «UCD NO SE HA EQUIVOCADO»

A continuación fue Adolfo Suárez quien se dirigió a los asistentes para felicitarles por las conclusiones

elaboradas y destacar la entereza moral demostrada por los hombres y mujeres de UCD, «porque sé que

los últimos tiempos no han sido fáciles para vosotros». Dijo después que UCD no se ha equivocado con

Andalucía, que acaso se han cometido errores en Andalucía, «pero si se han cometido —añadió— ha sido

por defender a la misma Andalucía, porque nunca hemos pensado en agravar o humillar a esta magnífica

tierra», afirmando también que, pese a esos errores, nadie aventaja a UCD en sus servicios en defensa de

los legítimos derechos andaluces.

«Estoy absolutamente convencido —dijo— de que Andalucía alcanzará exactamente el mismo grado de

autonomía que cualquier otra comunidad de España, pero dentro de un Estado de autonomías que sea eso,

un Estado, y no un extravagante rompecabezas.»

Señaló después que España entera tiene contraída una deuda para con el desarrollo de Andalucía y que en

los programas de inversiones públicas se está intentando ya con urgencia el relanzamiento de la economía

andaluza, para terminar aludiendo a las «continuas crisis que nos inventan y que normalmente sirven para

fortalecernos y no para debilitarnos». Denunció después la constante injerencia en los asuntos de UCD

por parte de otras fuerzas políticas, de las que dijo que «seguimos sin saber cuál es su rostro y su

alternativa, si es que la tiene», añadiendo que sería mejor que «piensen menos en lo que nosotros tenemos

que hacer y piensen mucho más en lo que tienen que ofrecer ellos al pueblo español».

Añadió que, pese a todo, UCD está donde siempre ha estado, con la misma ilusión y la misma voluntad

de servicio, sin intenciones de cambio, porque si hay alguna oferta, lo será practicada desde el centro y

hacia el centro, «porque el proyecto político centrista sigue siendo insustituible en la realidad histórica

española». «Si, una vez más, afrontamos con seriedad, austeridad, firmeza y decisión la situación actual,

podremos ofrecer nuevamente un balance positivo en los sectores autonómico y económico. Es decir,

habremos consolidado la democracia y la libertad, habremos contribuido de forma decisiva a configurar

una Andalucía más firme y más justa en el seno de una España más madura, más próspera y más libre.»

«TENEMOS UNA DEUDA CON ANDALUCÍA»

«Todos los españoles tenemos contraída una deuda con Andalucía», dijo el presidente en el curso de la

rueda de Prensa mantenida tras el acto de clausura del congreso. El presidente, indicó que había tenido

conocimiento del contenido de algunas ponencias y que telefónicamente se le había informado durante los

días anteriores de los trabajos que se estaban desarrollando en el Congreso, mostrando su satisfacción por

la labor realizada. Afirmó que «son plenamente asumibles todas estas ponencias, tanto por el Gobierno

como por el Comité Ejecutivo Nacional de UCD». Al ser preguntado sobre si no habría estado

mediatizado en exceso este Congreso en el tema autonómico, el señor Suárez manifestó que cuando se

tomó la decisión como partido en el tema de las autonomías se tuvo en cuenta las opiniones mostradas por

los compañeros de Andalucía «y seguimos las indicaciones que se nos hicieron, que quedaron plasmadas

en la oferta del Congreso».

«UCD NO ABANDONA LA MODERACIÓN»

Aludió también a la oferta pública de entendimiento que ha hecho UCD y dijo que el partido centrista está

dispuesto y abierto a extender la mano a los demás partidos para conseguir un estatuto para todos,

alcanzándose los máximos techos de autonomía para la región andaluza, sin olvidar una concepción

global del estado de las autonomías. Se le preguntó también cuándo estaría dispuesto a recibir al

presidente de la Junta de Andalucía, Rafael Escuredo, a lo que el señor Suárez respondió que «estoy

dispuesto a recibirlo en cualquier momento, siempre que no se instrumente y orqueste la visita desde una

perspectiva típicamente partidista».

Se le argumentó una cierta mayor agresividad en su discurso ante el congreso de los centristas andaluces,

y si esto suponía un futuro cambio, a lo que respondió: «UCD no abandona su talante de moderación,

pero durante mucho tiempo hemos estado recibiendo bofetadas sin responder. Esto ha traído una

desvalorización de la imagen ante la opinión pública y no vamos a seguir así».

Finalmente, uno de los informadores indicó si era sólo una coincidencia el hecho de que mientras en

Antequera se estaba celebrando una concentración en pro de la autonomía, convocada por la Junta de

Andalu-sía, el presidente del Gobierno se reuniera con los representantes de los medios informativos,

precisamente en la Sala Antequera del Palacio de Congresos y Exposiciones, a lo que el señor Suárez

contestó que no sabía que la sala sé llamase así, pero que le alegraba la coincidencia, porque permitía

«que estemos todos en Antequera».

 

< Volver