La presión autonomica de Andalucía. Insisten en la vía del artículo 151 de la Constitución. 
 Reacción desfavorable de la izquierda andaluza a la propuesta de Suárez     
 
 Diario 16.    10/06/1980.  Página: 2. Páginas: 1. Párrafos: 9. 

Reacción desfavorable de la izquierda andaluza a la propuesta de Suárez

Sevilla (JUAN TEBA, corresponsal) — La oferta formulada el domingo en Torremolinos por el

presidente Suárez, de negociar con las fuerzas políticas andaluzas la superación del actual «impasse»

autonómico andaluz, no prosperará. La negociación no contempla la reforma de la ley de Referéndum y la

ulterior repetición del plebiscito en Almería, según impresiones recogidas por DIARIO 16 en los medios

políticos andaluces.

Para los tres partidos representados en las Juntas y que apoyaron el «sí» en la consulta autonómica del 28

de febrero pasado, PSOE de Andalucía, PCA y PSA, cualquier acuerdo sobre la autonomía andaluza pasa

forzosamente por la vía del artículo 151 de la Constitución, como en la concentración del pasado domingo

en Antequera se encargaron de recordar los secretarios generales de los tres partidos citados y el propio

presidente de la Junta.

En las ejecutivas de estas fuerzas políticas, así como en la presidencia de la Junta, se estima que el

reciente congreso-asamblea de la UGD de Andalucía nada nuevo ha venido a aportar en el terreno

autonómico desde la oferta gubernamental lanzada en el transcurso del debate político previo a la moción

de censura del pasado mes de mayo.

Todo parece indicar que tanto las declaraciones del secretario general de UGD, Calvo Ortega, como las

del propio presidente Suárez, formuladas durante el congreso de los centristas andaluces, lejos de limar

asperezas han contribuido a enrarecer el ambiente y a que se reafirme en sus posiciones los partidos de

izquierda representados en la Junta. Posiciones que claramente son compartidas por la opinión pública.

No perder el tren

Un hecho sintomático se encuentra en el contenido de los editoriales de los diarios más influyentes de

Andalucía, nada sospechosos de defender posiciones de izquierda, y que de forma clara y determinante

han rechazado las declaraciones de Adolfo Suárez y de Calvo Ortega tachadas de «falta de realismo

político».

En esta dinámica autonomista nadie desea perder el tren. Cualquiera de los partidos que intentara

negociar con UCD sobre unas premisas que eliminaran la repetición del referéndum en Almería y la vía

del artículo 151 recibiría los ataques y críticas de las restantes fuerzas, lo que conllevaría un desgaste

político que ningún partido está dispuesto a afrontar.

De cualquier forma, se confía en que las audiencias reales concedidas a Rafael Escuredo en la tarde de

ayer y a Rojas Marco en la mañana de hoy puedan aportar alguna luz al tema autonómico andaluz que el

próximo jueves se juega parte de su futuro en el debate sobre la reforma de la ley de Referéndum, que

tendrá lugar en el Congreso.

 

< Volver