El centro y la izquierda siguen enfrentados por la autonomía andaluza. Hubo «tormenta » en el congreso de los centristas andaluces. 
 UCD afirma que Andalucía tendrá altas cotas autonómicas     
 
 Diario 16.    09/06/1980.  Página: 2. Páginas: 1. Párrafos: 18. 

UCD afirma que Andalucía tendrá altas cotas autonómicas

Los centristas andaluces, finalizado su congreso, afirmaron que Andalucía tendrá una autonomía similar a

las de las nacionalidades históricas, aunque la «tormenta» que apareció en este congreso se tradujo en la

decisión del diputado malagueño José García Pérez de abandonar UCD y pasarse al grupo mixto, por no

haber aceptado el congreso el término nacionalidad para Andalucía.

Málaga (Corresponsal) — El presidente Adolfo Suárez prometió en la clausura del congreso de la UCD

andaluza que esta región tendrá unas cotas de autonomía similares al País Vasco y Cataluña, y que estará

en disposición de abrirse al diálogo con los partidos de izquierda para elaborar el Estatuto autonómico.

Las tres ponencias presentadas al congreso fueron aprobadas por aplastante mayoría, si bien fueron

asumidas en gran parte de las numerosas enmiendas presentadas. Hay que destacar que en la política

autonómica se piden los máximos techos, se abra una vía para el diálogo con las otras fuerzas políticas

que integran la Junta de Andalucía y que la autonomía andaluza habrá de contar con una asamblea

legislativa, Tribunal Superior de Justicia y Parlamento elegido.

Por lo que respecta a la segunda ponencia, sobre la configuración regional de la UCD de Andalucía, se

acordó una regionalización del partido como el medio más idóneo para cumplir eficazmente el mandato

de sus electores.

Esta regionalización de la UCD de Andalucía no pretende romper la unidad del partido, porque en todo

momento se dijo que UCD en un partido nacional, donde la federación es imposible.

La tercera y última ponencia, que hacía referencia a la situación socioeconómica, señaló que es necesario

acelerar un plan de inversiones públicas para mitigar en parte el principal problema de la región, que es el

paro, y solicitar una solidaridad interregional.

Pérez Miyares, presidente

La elección del nuevo comité regional, que en un principio parecía posponerse para fechas posteriores,

tuvo lugar en la madrugada del sábado al domingo.

Una vez realizda la votación, salió elagido Manuel Pérez Miyares, con 35 votos, frente a los 16 que

obtuvo Valdecantos y dos en blanco. Soledad Becerril, diputada por Sevilla; Luis Merino, presidente de

UCD de Málaga, y Pedro Martí, en representación de Ceuta y Melilla, fueron elegidos como

vicepresidentes.

Las primeras palabras del nuevo presidente fueron las de estar dispuesto a iniciar un diálogo abierto para

trabajar en la autonomía andaluza sin demora de ningún tipo, prometiendo qué los problemas hirientes y

angustiosos de Andalucía tendrán una respuesta urgente por parte del Gobierno.

García Pérez, al grupo mixto

El congreso de UCD de Andalucía permitió demostrar que existe una fuerte corriente crítica, que en los

pasillos ha mostrado su preocupación por el desarrollo de lo que se ha venido en llamar asamblea-

congreso.

Arturo Moya, por ejemplo, mostraba cierto desencanto por el desarrollo y la escasa repercusión que

tendrá en la base de los centristas andaluces los acuerdos, y José Javier Rodríguez Alcaide, diputado por

Córdoba, coincidía con Arturo Moya en que habría sido necesaria una operación en base a los hombres

con mayor credibilidad democrática y autonomista.

En cualquier caso, la bomba saltó con la dimisión del diputado malagueño José García Pérez, que el

sábado, después de una comida con Rafael Calvo Ortega y Arturo Moya, decidió pasar al grupo mixto del

Congreso y declaraba que votaría sí a la modificación en el Congreso de la ley de Modalidades de

Referéndum.

García Pérez señaló que su dimisión se basaba exclusivamente en la disconformidad con la política

autonómica de UCD en Andalucía, argumentando que no se puede ir en contra de la voluntad del pueblo.

García Pérez habia intentado introducir la palabra nacionalidad en la ponencia autonómica, pero su

propuesta fue rechazada.

UCD ataca a los partidos de izquierda

Ante la nota difundida por socialistas y comunistas sobre el acuerdo de UCD de no repetir el referéndum

en Almería, y las manifestaciones hechas al respecto por Rafael Calvo Ortega, la secretaría de

información de UCD hizo público un durísimo comunicado considerando «como absolutamente

inadmisible de los partidos de la oposición traten de culpar al Gobierno de una decisión libre y

democrática asumida por la UCD de Andalucía.

«Con ello —dijeron— únicamente demuestra su desprecio hacia las aspiraciones autonomistas del pueblo

andaluz, sirviéndose de este sentimiento como arma en contra de los verdaderos intereses de Andalucía.

Este congreso —añadieron— está siendo una muestra evidente de que UCD de Andalucía ha hecho una

oferta autonómica clara, realista y eficaz, para que la región alcance cotas de autonomía iguales a las de

las regiones históricas del modo más rápido y eficaz.»

«Rechazar una oferta de esta índole —concluye el comunicado— con argumentos demagógicos es actuar

en contra de los intereses de Andalucía e intentar retrasar el logro de una autonomía plena, que es lo que

UCD se plantea en esta hora como objetivo primordial.»

«Si el PSOE y el PCE quieren impedir esta esperanza y sacrificar al pueblo andaluz en beneficio de sus

intereses de partido, negándoles la posibilidad autonómica que con más realismo y rigor se plantea,

dichos partidos asumirán una grave responsabilidad de la que habrán de dar cuenta a todo el pueblo

andaluz, merecedor de una autonomía rápida, eficaz y solidaria, difícilmente realizable desde posturas de

confrontación y luchas partidistas.»

 

< Volver