Según el proyecto de reglamento desaparece como grupo parlamentario. 
 El PSA tendrá que integrarse en el Grupo Mixto del Congreso     
 
 ABC.    21/05/1981.  Página: 9. Páginas: 1. Párrafos: 25. 

El PSA tendrá que integrarse en el Grupo Mixto del Congreso

* Socialistas vascos y socialistas catalanes también pierden su autonomía parlamentaria

MADRID. El grupo andalucista abandonó, en la mañana de ayer, la Comisión de Reglamento

del Congreso de los Diputados y anunció a los periodistas que iba a informar al Comité

Ejecutivo del PSA de la decisión de la Comisión en el sentido de que no podrán formar grupo

parlamentario, una vez que se apruebe el reglamento de la Cámara.

La Comisión de Reglamento, que preside Landelino Lavilla, debatió ampliamente el tema de la

constitución de los grupos parlamentarios, y con la fórmula aprobada, de no introducirse alguna

disposición transitoria al proyecto de reglamento, el actual grupo andalucista deberá integrarse

en el Grupo Mixto.

El artículo, 24 tal como ha sido aprobado, dice:

«1. Los diputados, en número no inferior a 15, podrán constituirse en grupos parlamentarios.

Pueden también constituirse en grupo parlamentario los diputados de una o varias formaciones

políticas que, aun sin reunir dicho mínimo, hubieran obtenido un número de escaños no inferior

a cinco, y, al menos, el 15 por 100 de los votos correspondientes a las circunscripciones que

hubieran presentado candidatura o el 5 por 100 de los emitidos en el conjunto de la nación.»

Votaron a favor de este apartado primero, UCD, los grupos socialistas, Minoría Catalana y CD,

y en contra los andalucistas, el grupo comunista, Juan María Bandrés y Marcos Vizcaya.

El apartado segundo de este artículo 24 dice:

«En ningún caso pueden constituir grupo parlamentario separado o integrarse en grupo

parlamentario distinto, diputados que pertenecieran a un mismo partido o que, al tiempo de las

elecciones, pertenecieran a formaciones políticas que no se hayan enfrentado ante el

electorado.»

En cuanto al apartado tres, que dice:

«Ningún diputado podrá formar parte de más de un grupo parlamentario», fue aprobado por

unanimidad.

ARBITRARIEDAD

En el debate previo a la votación del artículo, Alejandro Rojas-Marco, PSA, dijo que se estaba

creando una puerta falsa para introducir una norma electoral. Se quiebra, dijo, el principio

constitucional de igualdad de voto de los españoles al introducir un factor de arbitrariedad con

el resultado de aplicar ese 15 por 100.

De esta forma, dijo, mientras que en el País Vasco resultan 200.000 votos, en Andalucía se

necesitan unos 600.000, y se podrá dar el caso de que una formación política por Madrid

obtuviese los cinco diputados con mucho más derecho a crear un grupo parlamentario que el

andalucista.

Entrando en el capítulo de intenciones, Rojas-Marco dijo que UCD se dedica a hablar de

nacionalismos buenos o malos, coyunturáles o permanentes, manteniendo una actitud

despreciativa respecto al grupo andalucista con el que no mantiene ninguna relación. Con este

artículo se ha hecho una fotografía para eliminar sencillamente al grupo andalucista y es una

discriminación muy grave porque tenemos más votos que el PNV y porque ya tenemos tantos

parlamentarios como el grupo vasco (los diputados García Pérez y Limón han solicitado

pasarse al grupo andalucista).

El portavoz del PSA acusó a UCD de desestabilizar; tiene, agregó, la rara facultad de provocar

a Andalucía hasta la exasperación, y es inevitable que cualquier explosión una todos los

elementos que propicien que en Andalucía surja la voz de los movimientos que preconizan el

separatismo y la violencia.

NI PERSEGUIR, NI EXCLUIR

En respuesta a Rojas-Marco, el portavoz de UCD, Miguel Herrero, dijo: «Puedo asegurar que

no voy a acudir al trapo ni voy a entablar una polémica en el tono dramático que ha dado a su

intervención Alejandro Rojas-Marco.»

Rechazo —agregó— todas las acusaciones que se han hecho al Gobierna y a UCO, y afirmo

que en las distintas versiones de este artículo 24 (la Ponencia daba tres posibilidades de

redacción), cuya autoría corresponde a la Ponencia, no se trata de perseguir ni excluir a nadie,

sino hacer una racionalización de la composición de la Cámara fijando un mínimo objetivo para

poder formar grupo parlamentario.

Un mínimo, dijo, que afecte a todos por igual para evitar que cada diputado pueda, por ejemplo,

conseguir un grupo parlamentario y para que no se viole el principio de igualdad del sufragio en

el voto. Por lo tanto, los que alcancen estos mínimos formarán un grupo parlamentario y no sé

qué relación tiene esto con la legislación electoral.

Desdramaticemos y despersonalicemos la situación —terminó— porque no se trata de

perseguir a nadie.

Antonio Carro, de UCD, manifestó que la Cámara debe ser un centro de diálogo posible y que

para ello los grupos no deben proliferar en demasía. Los intereses políticos generales, añadió,

están por encima de los intereses de grupo y por ello, incluso, somos partidarios de aumentar

el número de diputados para poder formar grupo parlamentario.

Juan María Bandrés, de EE, defendió, tras advertir que él por sentido ácrata sería partidario de

un grupo parlamentario por cada diputado, que se formase un grupo parlamentario con cinco

diputados como mínimo. Dijo también que son razones de naturaleza política las que marcan la

composición de los grupos y que conviene hablar con sinceridad y facilitar no sólo la existencia

de grupos parlamentarlos que hayan concurrido a las elecciones en una piisma circunscripción

electoral, sino también que incluso dentro del Grupo Mixto, si éste fuese creciendo, se pudiese

subdividir en grupos de una cierta coherencia ideológica.

Los socialistas se mostraron partidarios de buscar una fórmula que mantenga la situación

actual de la composición de los grupos.

Solé Tura, del grupo comunista, defendió que los diputados en número no inferior a cinco

podrán constituirse en grupo parlamentario y en este mismo sentido se pronunció la Minoría

Catalana.

En una nueva intervención, Rojas-Marco dijo, respondiendo a Juan María Bandrés, que no

están en contra de ciertos nacionalismos, sino que están en contra de privilegios, pero que sí

seguirán atacando a los nacionalismos que utilizan la violencia.

LA VOZ DE ANDALUCÍA

Miguel Herrero, en respuesta a Rojas-Marco y a una alusión que éste había hecho en relación

a que se quería acallar la voz de Andalucía, dijo que esta voz no la tiene en monopolio el PSA

ni ningún partido y recordó que son la grandes fuerzas nacionales las que tienen mayor

implantación en Andalucía.

Tras este debate, y después de un breve descanso para conciliar posturas, se produjo la

votación con el resultado antes señalado. Los andalucistas abandonaron entonces la Comisión.

Rojas-Marco no quiso hacer declaraciones a los periodistas aludiendo a que a las cinco de la

tarde habían convocado una rueda de Prensa, en el Congreso de los Diputados para anunciar

las decisiones que tomarán con respecto a esta situación.

La Comisión de Reglamento trató también algunos artículos relativos a los deberes de los

diputados y aprobó el artículo 27, relativo al cambio dé diputados de un grupo a otro.

 

< Volver