Autor: Tulla, Alfonso. 
 La economía española en 1976. 
 Debilidad productiva y fuerte alza de precios  :   
 Gran retracción de la inversión. El cambio político incidió sobre la crisis económica. 
 Hoja del Lunes.    27/12/1976.  Página: 17. Páginas: 1. Párrafos: 25. 

L4 ECONOMÍA ESPAÑOLA EN 1976

DEBILIDAD PRODUCTIVA Y FUERTE ALZA DE PRECIOS

GRAN RETRACCION DE LA INVERSIÓN

EL CAMBIO POLITICO INCIDIÓ SOBRE LA CRISIS ECONÓMICA.

Por Alfonso TULLA (Logos)

El año 1976 ha sido excepcional par^ el país y no podía dejar de serlo en el terreno económico. Se cerro

un ciclo histórico y se abría un nuevo capítulo que ha dé terminar en una democracia, pluralista en la que

quepan todos los españoles. Por esta razón, la trayectoria de la economía, y más aún de la política

económica, estaba condicionada en gran parte por el ingrediente pático que, en algún momento, llegó a

tener un peso desproporcionado.

Por otro lado, la inexistencia de una verdadera política económica desde finales de 1973, cuando la crisis

energética internacional, con clara incidencia sobre nuestro contexto económico, exigía acciones

correctoras más enérgicas que no se aplicaron, nos adentraba después de un 1975 contractivo en un

ejercicio muy difícil, cuya única esperanza era la reactivación dé las economías Industriales,

principalmente Estados Unidos, Alemania y Japón.

Los síntomas dé recuperación 101 sistema productivo español, (üe en los primeros meses de 1.976

señalaban los Indicadores, desaparecieron luego para dejar paso a una conjunción de incertidumbre y

atonía.

El debilitamiento de la demanda contrastaba con la. continua alza de precios, sin que las declaraciones

oficiales y algunas medidas tomadas para sostener la coyuntura consolidaran una reactivación, que

decididamente no llegó ni en el segundo semestre de 1976.

El índice de coste de vida ha subido en los diez primeros meses del año que finaliza tm 16,36 por 100,

tasa que ha obligado a unos reajustes de precios e incluso de salarios, que acentuaron la psicosis

inflacionista qué sufrimos. En síntesis se podría decir que existe la contradicción de una actividad

endeble, con unas alzas muy fuertes de precios (al por mayor y al consumo) y una evolución sólo

ligeramente positiva del sector exterior.

DEMANDA

La inversión es él componente de la demanda qué prefénta caracteres más preocupantes. El índice de

inversión apárente presenta un retroceso, superior al 10 por 100 en los nueve primeros meses del año

(últimos datos conocidos), sin que sé vislumbre en las encuestas empresariales una reactivación cercana.

Dos han sido los factores principales de esa recesión: la falta de un adecuado clima; político y social y las

dificultades crediticias del primer semestre, que sólo empezaron a suavizarse en Septiembre.

Gomo este ingrediente es e! mas importan te "para la evolución económica del país, todo lo .que sé haga

en ese sentido parece poco en estos momentos para evitar üna^ próxima y gran recesión real.

El consumo a lo largo del año ha tenido un ritmo de crecimiento aceptable en términos reales, aunque

últimamente sé acusan .síntomas de debilidad en este componente dé !á demanda global, quizás porque

las alzas de precios están erosionando la capacidad de compra de los salarios monetarios. La última, en-

cuesta mensual de coyuntura del Ministerio de Industria´ señalaba ;•´ el descenso más acusado en «1

subsector de bienes de consumo,1 que se concretaba en la retrac" ción de la cartera de pedidos de los

fabricantes de alimentación—casualmente, el grupo más disparado del coste de la vida—» confección,

cuero y calzado.

Ei gasto público; por su parte, dentro de su inevitable crecimiento, ha mostrado una tasa contenida de

expansión, que ha permitido corregir en los últimos meses el déficit del sector público, que a mediados de

1976 (en Julio) llegó a los 180.000 millones de pesetas;- y que se piensa cifrar en 100.000 al cierre del

ejercicio.

Frente a una inversión muy deprimida y a una evolución discreta del consumo y del gasta público, ia

balanza exterior ofrece unos resultados positivos, debido no tanto al,aumento de las exportaciones, que lo

ha habido, como al descenso dé las Importaciones, en particular .en los últimos meses, ´en que la tasa de

cobertura de éstas por las primeras ha sido ´del 47,2 por 100 en octubre, .varios puntos por encima de la

registrada eir. mayo qué era del 36,6 por 100.

PRODUCCION

Los diferentes´ sectores productiyos han presentado una evolución dispar en el año 1976,

según los datos hasta ahora .dis» ponibles. Empero, los resultados de la encuesta dé coyuntura industrial

correspondientes a octubre reflejan un . nuevo retroceso en el ritmo de actividad del conjunto del sector

industrial (excluida construcción). Los datos de las tres principales series obtenidas a´partir de las

respuestas de los empresarios (cartera de pedidos, "stocks" y tendencia de la ´producción) experimentaron

en ese mes un empeoramiento, que confirmaba las previsiones deducidas de la encuesta del mes de

septiembre.

En consecuencia podría decirse que la mejoría que hubo en el primer cuatrimestre cambió, de tónica

Jiacia julio, .para seguir retrocediendo luega-por. una dis» minución generalizada de los pedidos en los

tres s u b s e ciprés , (bienes de inversión, intermedios y de. consumo). Por su parte, el sector de la

construcción ex-"1 perjmentaba una ligera mejoría a nivel de contratación, ya que no a nivel &e obra

ejecutada, debido en .gran parte á las huelgas que han mantenido sus trabajadores en varias regiones

(Galicia, León, Vizcaya, etc.).

La nueva normativa sobre viviendas que se ha publicado en el último trimestre permite esperar una

mejora en .este subsector, que le puede equiparar al habido en el subsector de obras públicas, e incluso en

el subsector de construcciones industriales.

SECTOR EXTERIOR

Hemos hablado un poco de la balanza comercial (déficit de 727,32 millones de dólares a octubre). En

cuanto a las reservas de divisas, éstas han disminuido en 748 millones de dólares en los diez primeros

níeses, circunstancia que podría paliarse con la concreción de algunos préstamos exteriores importantes,

como él de 1.000 millones de dólares que concertara Villar Mir en Estados Unidos después de la visita del

Rey a aquel país.

•Con todo, el déficit, de pagos Internacionales sigue siendo muy grsiye, no´sólé porqué la balanza por

..cuenta corriente ´probablemente cerrará 1976 qón un > saldo negativo del or>|en dé los 3.100 míllorie.s

de dólares, superior; en 200 al de 1975, sino ,porque ha habido que hacer frente a los pagos de intereses

de !a deuda exterior contraída en 1974 y 1975. La caída de los ingresos (200 millones de dólares) y de los

otros servicios (800 millones) reducirá:el superávit en cuenta de servicios alrededor de 1.000 millones de

dólares. Pérdida que sólo se verá parcialmente compensada por una mejora de 700 millones en la balanza

éomerciaj y de 100 en la balanza de transferencias (re/mesas de emigrantes).

PRECIOS Y RENTAS

At contrario que la actividad los precios mantienen un ritme de crecimiento demasiado vivo

Hasta noviembre, el índice del coste de la vida había subidc un 16,36 por 100,´ siendo el componente

alimentario su principal causante, sin duda por la aceleración de los precios agrícolas,

Pero no sólo han «récido los precios del consumo, sino que l> han hecho los precios al por mayor, que en

los nueve primeros meses habían aumentada un 9,8´i por 100 (un 5,32 por 100 más que en igual período

del año anterior). Esto no ha hecho más que contribuir al empeoramiento de las tensiones inflacionistas,

que no dejan de incidir an nuestra economía.

En cuanto a los salarios, se ha producido una desaceleración, tanto en la nómina de salarios y salario por

persona como en el salario-hpra. Sia embargo, la persistencia del «Iza- de los precios provocó intensas

.reivindicaciones salariales-en la industria, construcción y agricultura, que solamente el bloqueo

decretado a primeros de octubre^har logrado frenar.

Las cifras de empleo" estabili-| zadas en el primer trimestre de Í976, se vieron claramente mew madas

luego, y el último dato] facilitado -por el Ministerio de Trabajo; (paro estimado) sitúa: la cifra total en un.

4,20 por 100 de la población activa, aunque hay que recalcar que estas cifras no coinciden con las de

Sindicatos (paro registrado), y menos aún con la encuesta´´de población activa del Instituto Nacional de

Estadística.

Por otro/ lado, recordaremos la fuerte dispersión interregional e intersectorial en la situación del paro,

Andalucía y 3a construcción, han sido los que encabezaban los respectivos baremos.

POLÍTICA MONETARIA

El relevo del gobernador del ´ Banco de España en agosto coincidió con un giro en la política monetaria y

con la decisión de aumentar la liquidez del sistema crediticio. Para ello se permitió que las

disponibilidades líquidas : (cantidad total de dinero) pudieran aumentar al 21 por 100, tres puntos por

encima de lo que ,se -preveía ´a. comienzos de año, cuando se esperaba que , en el segundo semestre ,se

produjera una reactivación productiva. Este coeficiente Implicaba que el crédito bancario pudiera llegar al

24 por 100 (ritmo mensual convertido en tasa anual), equivalente a 327.000 millones de pesetas para el

último trimestre.

Coincidiendo con ese aumento de liquidez, después de las graves tensiones del verano, se dieron otros

factores expansivos, como la abundancia de crédito a corto plazo del Banco de España a la Banca y la

distensión en los tipos de interés del mercado monetario, que hasta noviembre se había movido entre

límites del 4 al 7 por 100, asi como la reducción ,del coeficiente de caja a partir del 24 de agosto.

Sin embargo, no está claro que esta política monetaria expansiva vaya a dar resultados, ya que la

debilidad de´ la demanda puede impedirlo, si no existe una previa confianza en los inversores.

BOLSA

En cuanto a la Bolsa, el año 1976 ha sido resueltamente malo, ya que va a cerrar con el índice general al

menos un 20 por 100 por debajo de como abriera el ejercicio.

Factores explicativos han sido todos. Desde las incertidumbres del desarrollo político, sólo despejado un

poco en los dos últimos meses, hasta la coyuntura económica y empresarial, además del ciclo

estrictamente bursátil.

Las interesantes medidas que decretara la Administración en .agostó para.salvar a este mercado—sobre

deducciones y desgra-va´ciones f i se a 1 e s—no dieron el juego apetecido en una Bolsa claramente´

dominada por. la inversión institucional.

MACROMAGNITUDES

Laa cifras macroeconómicas del año 76 se acercarán a las siguientes magnitudes, facilitadas por el INE:

El crecimiento real del producto interior bruto a precios de mercado estará en un 1,7 por 100, tasa que

duplica a la registrada ,en 1975. Este incremento se deberá en un 1,5 , por 100 al sector primario

(agricultura y pesca), un 2,1 por 100 al secundario (industria) y. un 1,8 por 100 al terciario (servicios).

Esto por el lado de la oferta. En. cuanto :a¡..la demanda, el consumo privado" habrá" aumentado un 2,3

por "100; el público, un 4 por 100; mientras que la formación bruta de capital es negativa en ua 1,4 por

100 menos que el año 1975.

 

< Volver