Rojas Marcos, protesta duramente. 
 «Nos vamos del Parlamento a patear Andalucía»     
 
 ABC.    21/05/1981.  Página: 10. Páginas: 1. Párrafos: 6. 

«Nos vamos del Parlamento, a patear Andalucía»

MADRID (P. U.). Rojas Marcos, como portavoz del Grupo Andalucista, PSA, del Congreso,

anunció ayer: «Nos vamos del Parlamento para patear Andalucía, a fin de obtener los apoyos

sociales necesarios para que el Reglamento de la Cámara se rectifique en el artículo 24, que

se acaba de aprobar... y que nos discrimina y deja sin voz a Andalucía.»

El artículo 24, inspirado en la filosofía de racionalizar las presencias parlamentarias, es como

una segadora de hojarascas, que exige para constituir «grupo parlamentario» «un número no

inferior a quince diputados»; o el número de escaños correspondientes «al 5 por 100 de los

votos emitidos en elconjunto de la nación»; o «al 15 por 100 de los emitidos en las

circunscripciones por donde hubieran presentado candidatura». Con ese texto en vigor el PSÁ

no podría formar «grupo» autónomo en el Congreso. Era de esperar la reacción airada del

andalucista Rojas Marcos. Ya por la mañana, en los debates de Comisión, declaró que «así se

silencia la voz soberana y autónoma de Andalucía». Por la tarde, en nutrida rueda de Prensa,

cantó los triunfos electorales del, PSA en los comicios del 77 y del 79, admitió que «hubo pacto

de apoyo al Gobierno de Suárez», en cierto momento, a cambio de que «UCD reconociese la

presencia del PSA como grupo en la Cámara».

«Andalucía, gracias al PSA, ha roto los esquemas de privilegios del País Vasco y Cataluña —

dijo—.» Y en otro momento denunció que «Calvo-Sotelo sólo fue a Andalucía para ver las

procesiones de Semana Santa... Y no es cierto que no le guste la compraventa de votos: él ha

entrado ya en esa compraventa con el grupo vasco, con el grupo catalán y... con quienes no

son ni catalanes ni vascos».

Aunque los diputados vascos del PNV votaron contra el artículo 24 y, por tanto, en favor dejas

tesis del PSA, Rojas Marcos manifestó ciertos recelos: «De los enfrentamientos que por éste

Reglamento se produzcan tendrá la culpa UCD, con la connivencia de catalanes y vascos...»

Acerca de su marcha del Parlamento dijo que era «temporal» y «no un portazo de desprecios,

«pero tenemos que abandonar las tareas parlamentarias, que nos llevan mucho tiempo, para

dedicarnos prioritariamente y exclusivamente a solucionar esta grave cuestión; tomaremos

contacto con otras fuerzas políticas y sociales, parlamentarias o extra-parlamentarias, para

recabar apoyos y que se cambie ese puntó del Reglamento, que nos silencia y nos margina...»

Y en cuanto a su anunciada apelacion al Rey, señaló: «Vamos a denunciar ante el algo

discriminador y desestabilizador para la democracia.»

Dos clarinazos de atencion sonaron, desde la galería de periodistas, dirigidos al diputado Rojas

Marcos. Con el primero se le recordó que, casualemente, la «voz soberana de Andalucía»

acababa de dejar caer la ocasión, programada, en el orden del día, de interpelar al Gobierno

sobre un tema que les afectaba directamente: el seguro de desempleo para los trabajadores

agrícolas..., «porque ustedes, señores del PSA, en vez de estar en el hemiciclo están aquí

ahora protestando en rueda de Prensa». Con el oto se le advirtió: «Es grave cuestión que unos

parlamentarios hayan de renunciar a estar en el Congreso "porque quieren patear sus

circunscripciones»... Y ni para una ni para otra señal de atención tuvo el PSA explicaciones

aceptables.

 

< Volver