Además de pilotar la transición política. 
 Atención prioritaria a la crisis económica  :   
 Anunció el ministro de Hacienda, esta mañana, en el pleno de las Cortes. 
 Pueblo.    29/12/1976.  Páginas: 1. Párrafos: 12. 

Además de pilotar la transición política

ATENCIÓN PRIORITARIA A LA CRISIS ECONÓMICA

(anunció el Ministro de Hacienda; esta mañana, en ei pleno de las Cortes)

El Gobierno va a hacer frente a la Crisis económica. El ministro, de Hacienda lo ha anunciado ésta

mañana en la prestación, al Pleno de las Cortes, de los proyectos de ley General de Presupuestos para

1977 y de la ley General Presupuestaria. Según Eduardo Carriles, el Gobierno, que ha de pilotar la

transición política; dedicará también a la economía una atención prioritaria, constante y singularísima», y

añadió que la adopción de decisiones económicas no es una cuestión aplazable o relegable para cualquier

ocasión política futura, próxima o remota».

La intervención del ministro de Hacienda en Jas Cortes sale así al paso de una crítica extendida en los úl-

timos tiempos. El Gobierno Suárez —se decía—, absorbido por el tema político, no está haciendo frente a

la crisis económica, y -ya no es posible demorar la adopción de decisiones, dejándolas para el Gobierno

.que salga de las próximas elecciones. Por otra parte, la intervención de Eduardo Carriles ha sido más

«política» que la que hace un año, y en la misma ocasión, tuviera Juan Miguel Villar Mir.

E! ministro de Hacienda, que afirmó que pocas veces un Gobierno y una sociedad han debido

enfrentarse a una situación ecónómica tan compleja como la que viene atravesando nuestro pais se

refirió en su intervención a los siguientes temas.

BALANCE DE 1976.—A los tres problemas básicos de nuestra economía (aumento de la inflación y el

paro y déficit exterior creciente), el ministro de Hacienda añadió un cuarto: la atonía inversora. También

dijo que las rentas salariales, que en 1976 han aumentado un 30 por 100 por hora trabajada, se han visto

afectadas desfavorablemente por un aumento del 20 por 100 en el coste de la vida. En estas circunstancias

el Gobierno entiende que hay que agotar todas las posibilidades de reactivación que sean compatibles con

la paulatina moderación del crecimiento de los precios y una evolución más moderada de las rentas.

NO HAY SOLUCIÓN A CORTO PLAZO. — También dijo Eduardo Carriles a los procuradores que

nuestras dificultades económicas no tienen solución de la noche a la mañana, y que nos espera a todos un

período, ni corto ni cómodo, de moderación económica.

MENOR DÉFICIT PUBLICO.—El ministro de Hacienda señaló también que el déficit del, sector público

será, en 1976, inferior al previsto a mediados de año, y se situará en 100.000 millones de pesetas, de los

que 20.000 millones corresponderán a los Presupuestos de1 Estado (para lograrlo ha habido que recaudar

40.000 millones ´de pesetas más de lo previsto), la adopción de medidas no es una cuestión "aplazable o

relegable" cortándose asi la dramática amenaza de pérdida de control sobre las magnitudes monetarias.

SECTOR FINANCIERO.

Tras señalar el interés del Gobierno por un aumento de las inversiones («habrá recursos financieros en

volumen y condiciones adecuadas), el ministro de Hacienda dijo qué se van a reforzar los estímulos al

ahorro privado mediante una retribución más adecuada del mismo y habló dé «reformas fiscales

sucesivas» (parece superado el criterio de Villar Mir de una reforma fiscal rápida y en bloque).

CRÉDITO OFICIAL. — El ministro se mostró favorable a una más íntima relación del mismo con las

condiciones "del mercado financiero y se pronunció por un control riguroso de sus cifras y mayor

atención en sus préstamos a las empresas medianas y pequeñas.

.Terminó el ministro su discurso con una llamada ai rigor ,y al realismo frente a la difícil hora económica

de España; «Este senable de nuestras auténticastido profundo y respons obligaciones en esta hora —

dijo— exige de nosotros no dejarnos tentar por apremios de protagonismo personal, por pronósticos

catastróficos, por dogmatismos candorosos o por improvisaciones que nada valen y nada positivo

significan cuando se trata de abordar las realidades.»

La sesión plenaria de las Cortés había comenzado a las diez y nueve minutos de la mañana. El presidente,

don Torcuato Fernández-Miranda, tuvo unas palabras de recuerdo hacia el señor Oriol Urquijo,

expresando sus deseos de que fuera puesto en libertad lo más pronto posible.

Renunciado por el procurador Mendizábal Allende su derecho a defender un voto particular sobre la ley

de Presupuestos, se concedió el uso de la palabra a don José Ramón Herrero Fontana para defender el

dictamen de la referida ley.

Resaltó el procurador que al proyecto no obstante su extensión e importancia, sólo se habían presentado

261 enmiendas, y 72 artículos del mismo no fueron objeto de controversia, en tanto qué 119 quedaron sin

discusión, centrándose el debate en sólo 32.

Tras analizar pormenorizadamente el proyecto, solicitó el voto positivo de los procuradores, siéndole

otorgada a continuación la palabra a don Salvador Serrats Urquiza. En defensa del dictamen de la

Comisión de Presupuestos expuso las características del proyecto y las modificaciones introducidas,

aludiendo a la situación económica mundial y de España en particular.

Después de la intervención del señor Serrats, pronunció el ministro de Hacienda el discurso que hemos re-

sumido en esta información.

APROBADOS LOS PRESUPUESTOS

Terminado el discurso del ministro de Hacienda, que fue largamente aplaudido por la Cámara, e)

presidente, don Tórcuato Fernández-Miranda, anunció que iba a procederse a, la votación del proyecto de

ley general presupuestaria y al de los presupuestos generales del Estado. Señaló que el señor Madrid del

Cacho había elevado un escrito para precisar el alcance de su enmienda, por haber sido aludido por el

señor Serrats en su intervención. «A este propósito —precisó Fenández-Miranda—debo decir que es uso

inveterado de los ponentes, ai defender los dictámenes, hacer un relato dei proceso de los debates,

refiriéndose a las personas que en ellos han intervenido. Por tanto, debo puntualizar que ei señor Madrid

del Cacho ha sido relatado, no aludido (risas). Por esto, no puedo otorgarle el uso de la palabra.»

El proyecto de ley general presupuestaria quedó aprobado con tres abstenciones; el proyecto de ley de

Presupuestos Generales del Estado se aprobó con cinco votos en contra y tres abstenciones. El presidente

levantó la sesión por cinco minutos, a la una menos cuarto.

 

< Volver