Programas económicos de los partidos. 
 Democristianos: Cambiar algo para que no cambie todo     
 
 Diario 16.    28/04/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 5. 

Programas económicos de los partidos

Democristianos: Cambiar algo para que no cambie todo

MADRID, 28 (D16).—Aspiramos a cambios profundos, pero sin revoluciones, para lo cual se hace

imprescindible combatir la inflación, una reforma fiscal, reducir el intervencionismo del Estado, la

reorganización administrativa, nivelar la balanza de pagos y un desarrollo del orden del 5 por 100 a plazo

medio, señalaron ayer los representantes del Equipo Demócrata Cristiano Español, Joaquín Ruiz-

Giménez, José María Gil-Robles y Gil Delgado, y Alvaro Guitard, en el curso de la tercera Jornada de la

Semana Informativa de los Partidos Políticos, que se celebra en Madrid.

Para nosotros los demócratas cristianos —dijeron—, la economía debe estar siempre al servicio del

hombre, ya que el desarrollo económico y social constituyen una sola tarea.

Creemos —añadieron— en una economía comunitaria basada en el sistema social de mercado, y en el

valor fundamental del trabajo frente a los demás factores. En nuestra concepción, reafirmada la primacía

de la persona, es el interés comunitario y no el de las empresas o los individuos, el que orienta en

definitiva la política económica y social.

Contra el abuso de poder

Muchas empresas de carácter monopolístico y multinacional —indicó Guitard— se encuentran en el

origen de ciertas formas de concentración de poder y es tarea de la sociedad comunitaria impedir dicho

abuso y esta Mecer mecanismos de control a tal efecto.

El programa del Equipo Demócrata Cristiano Español —dijeron— estudia las medidas a corto y a medio

plazo que deberían adoptarse para combatir la crisis económica. En este sentido creemos que es

imprescindible, en primer lugar, una reforma fiscal en profundidad, una mayor redistribución de las

rentas, estimular la inversión, elevar los niveles de empleo. el equilibrio regional y una atención especial

al sector agrario y a nuestra balanza de pagos.

 

< Volver