Autor: Navarro Navarro, Beatriz. 
 Los partidos políticos exponen sus programas. 
 Felipe González, conservador en lo económico     
 
 Informaciones.    29/04/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 19. 

LOS PARTIDOS POLÍTICOS EXPONEN SUS PROGRAMAS

FELIPE GONZÁLEZ, conservador en lo económico

MADRID, 29 (INFORMACIONES, por Beatriz .Navarro). — Ante una sala completamente llena —lo

que no había ocurrido con los demás partidos políticos que han presentado sus programas económicos en

el ciclo organizado por el Instituto de Analistas de Inversiones, se presentó el P.S.O.E., de Felipe

González, y las centrales sindicales, que precisamente ayer vivían el día grande de la legalización. Había

entre los asistentes mas público joven del habitual y mas «síncorba. tismo». La reunión fue interesante, a

pesar de las cuatro horas que duró, y Felipe González fue el blanco dé numerosas preguntas que supo

capear con habilidad.

Habían intervenido, primero, los representantes de las centrales: Jerónimo Saavedra, de U.G.T., y José

María de la Hoz, de U.S.O. Estaba prevista la asistencia de Julián Ariza, de Comisiones Obreras, que al

final no llegó. Respondiendo a preguntas de los asistentes, ambas centrales se definieron como marxistas.

Ante el tema de su colaboración con el Gobierno que salga de las elecciones, incluso si ganan las

derechas, el representante de U.G.T. respondió que si ello supone mantener las estructuras y legislación

actuales, desfavorable para los obreros, estarán en contra. Para U.S.O., la mayor o menor, colaboración

dependerá de lo que los grupos que se alcen con el Poder ofrezcan a la clase trabajadora.

Por otra parte, U.S.O. se pronuncia en contra del pacto social (que proponen varios partidos políticos),

aunque estarían dispuestos a negociar unas medidas para salir de la crisis económica. Las medidas que

esta central considera necesarias en estos momentos giran en torno a tres aspectos: lograr una política de

pleno empleo; mantener el poder adquisitivo de los salarios, y medidas relacionadas con la financiación

de la Seguridad Social. Para incrementar la política de pleno empleo, el representante de Unión Sindical

Obrera estima que habría que desgravar a las empresas de lo que pagan a la Seguridad Social; hacer que

el seguro de paro llegue a todos los pasados; incrementar y seleccionar las inversiones; un plan de

equipamiento social; acortar la edad del retiro; penalización a las empresas por abuso de las horas extras,

e incremento de la formación profesional.

El ponente se refirió al índice del coste de la vida, que debe reflejar de forma real los precios, y cuya

elaboración deberían vigilar representantes sindicales para garantizar su validez. Por último, señaló que

U.S.O. propugna un nuevo modelo económico, resultado de una triple negociación entre el Gobierno,

trabajadores y empresarios, que den como resultado una mejor legislación laboral dentro de un marco

constitucional democrático.

En conjunto, las medidas que ambas centrales consideran necesarias en la actual crisis económica son

similares. El representante de U.G.T. señaló además que, pese a que se admite la legalización se dificulta

la labor sindical y que mientras no se modifique la política del Gobierno sobre relaciones laborales, según

se refleja en el último decreto, y se mantengan de hecho las viejas estructuras sindicales, su central no

admitirá ningún tipo de compromiso o acuerdo social.

P.S.O.E.: MODERNIZAR EL PAÍS

El programa económico del Partido Socialista Obrero Español tiene dos objetivos.: resolver la crisis

económica y modernizar el país. El segundo objetivo era nuevo en la exposición de un programa

económico de partido, pero, según dijo Miguel Muñiz, «modernizar el país es acabar con las

desigualdades e injusticias que se manifiestan en la distribución de la renta, para llevarlo a niveles

europeos». Dicho así, este objetivo es más o menos lo que hemos oído decir a todos los partidos politicos

que han expuesto sus programas. . Miguel Muñíz, tras una breve exposición general del secretario del

P.S.O.E., expuso un programa claro, concreto y conservador. Tanto, que en el coloquio algunos asistentes

dirían que era similar al de Alianza Popular. Felipe González dijo que una cosa era la ideología, y otra

cosa, la crisis económica y lo que realmente se puede hacer. Y que si había que sacrificarse

ideológicamente por la economía, se hacía.

El primer punto del, programa se refiere a la consecución de una política de pleno empleo, bastante

coincidente con el presentado por U.S.O.

Hablando; de la inflación, el ponente señaló que ya no se trata de luchar por el reparto de 1a riqueza entre

trabajadores y empresarios, sino de la mera supervivencia (ante la gravedad de la crisís y que hay que

buscar otras vías de distribución de la renta y cerrar el abanico de salarios. Ante la congelación salarial,

señaló que había que limitar el crecimiento de las rentas más altas debajo del índice del coste de la vida,

pero que las más bajas se deberían seguir subiendo para tratar de nivelar las diferencias.

ESTATUTO DE LAS

MULTINACIONALES

Respecto a la política exterior, el P.S.O.E. propugna que el tipo da cambio baje. Por otra parte, Miguel

Muñiz dijo que habría que reducir las importaciones en dos campos: el energético (mediante un . ahorro

del consumo) y en el sector agrícola, donde deberíamos llegar al autoabastecimiento, incluso en productos

tan difíciles como el maíz y la soja, productos que se deberían en ciertos, casos sustituir por otros. Las

exportaciones habría que incrementarlas, y, por supuesto, incorporarse cuanto antes a la Comunidad

Económica Europea. Señaló también que deberemos seguir endeudándonos, «Aún hay capacidad,

siempre qoe se evite llegar a la insolvencia.»

En cuanto al capital extranjera, reconoce que las inversiones extranjeras son necesarias, pero con control

sobre ellas, como en el caso de las multinacionales. Para ello habría que establecer un Estatuto que

regulase su implantación.

La reforma fiscal, dijo Miguel Muñiz, no sólo es necesaria, sino puntal máximo de nuestro planteamiento

económico. Señaló que ésta debe gravar la renta personal, el impuesto de sociedades, el impuesto sobre

patrimonio neto, sobre el valor añadido, sobre sucesiones y el impuesto sobre e1 tráfico de empresas.

Realizada de forma cualitativa y progresiva, la reforma fiscal serviría para una nueva orientación del

gasto publico, del que una parte de su destino es ahora improductivo. El gasto :publico: habría que

reorientarlo hacia los servicios públicos y equipamiento colectivo (vivienda, enseñanza,: sanidad, etc.).

En cuanto a la Seguridad Social —que debe ser para todos—, su financiación debe ser reformada,

impulsando la mayor participación estatal, ya que la cotización a ésta de las empresas es negativa para la

política de pleno empleo, además supone un encarecimiento de los costes y, por tanto, incrementa la

inflación.

LIBERTAD TAMBIÉN PARA LA BOLSA

El tema de la Bolsa mereció una mayor atención por parte del P.S.O.B. que de otros partidos. Sobre ella

habló Luis Solana, del Instituto de Analistas y militante del P.S.O.E.

Dijo que ha sido una de las piezas más acariciadas por el anterior régimen, pero, a la vez, la peor legislada

y sobre la que nadie se ha atrevido a actuar por temor al «qué dirán». «Propugnamos —afirmo— una

Bolsa libre, clara y transparente, acabando con la situación privilegiada de algunas instituciones.» Señaló

que junto a una, nueva legislación debe haber, sobre todo, información veraz, y accesible, y se deben

acabar los privilegios fiscales a la inversión en Bolsa».

Más adelante sé relinó a las cuentas corrientes, que deberán ser reconocidas por Hacienda, ya que las

posicíones líquidas deben ser clarificadas», señaló.

En ultimo lugar, el ponente se refirió a la empresa, cuya reforma debe tiiciarse, dijo, informando de sus

resultados reales a los trabajadores, al Estado y a los consumidores.

¿Trataremos de conseguír —afirmó como segundo punto—que los trabajadores dirijan y organicen en la

empresa su propia forma de trabajar.» El tercer punto para la reforma de la empresa sería la planificación,

especialmente necesaria en estos momentos de dificultades económicas como las presentes. La empresa

debe ser solidaria de las necesidades del país, y se le compensaría rebajando las imposiciones a los

empresarios que se adapten a los objetivos prioritarios. En cuanto a la forma de fijar dichos Objetivos»

sólo , la comunidad debería, decir cuándo la utilidad social prima sobre la rentabilidad.

CONTRA LA ESTATALIZACION

El primer tema que surgió en el coloquio fue el.de las nacionalizaciones. Felipe González dijo que estaba

contra una estatalización de la economía. de tal forma que ésta sea irreversible y burocrático el sistema

productivo., «Las nacionalizaciones no entran en el programa a corto plazo. En el momento adecuado sí

podrían ayudar a racionalizar la economía. En todo caso, no iríamos más allá de lo que se ha ido en

Europa. De todas formas, hay sectores en que esto es necesario, como, por ejemplo, el de grupos

crediticios y grandes Bancos.» Luis Solana diría mas adelante que Telefónica era un caso clarísimo de

nacionalización, y hubo también referencias a 1a industria eléctrica.

29 de abril de 1977

 

< Volver