Felipe González: Hacia la racionalidad. 
 La izquierda y los empresarios podemos ir juntos     
 
 Diario 16.    29/04/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 17. 

Viernes 29 abril - 77/DIARIO 16

Felipe González: Hacia la racionalidad

«La izquierda y los empresarios podemos ir juntos»

MADRID. 29 (D16). —Felipe González, secretario general del Partido Socialista Obrero Español,

cosechó ayer grandes aplausos entre los empresarios. El dirigente del PSOE. que acudió a las jornadas

organizadas por el Instituto Español de Analistas Financieros, lamentó el profundo desconocimiento

existente entre "la empresa y la izquierda. "El antagonismo entre amos —señaló— tiene un sentido

dialéctico, pero cabe un largo camino juntos hacia la racionalidad."

Señaló González la paradoja que supone que durante los últimos años se elevaran los salarios más en

España que en Europa, a pesar de un régimen que al menos teóricamente defendía los intereses de los

capitalistas.

No habrá una racionalidad económica —d i a gnóstico—, sin unos sindicatos libres, fuertes y

responsables. E hizo notar que el grado de responsabilidad de los sindicatos es proporcional a la fortaleza

de éstos. El aventurismo se cultiva más fácilmente —añadió—, en sindicatos con pocos afiliados.

El problema que ahora se nos plantea —dijo— es fundamentalmente el de la supervivencia de

organizaciones del pasado, como los sindicatos oficiales, las Cortes y el aparato del Movimiento,

desmantelado sólo en parte.

"Se perfilan alternativas racionales —dijo Felipe González—, desde la derecha más conservadora hasta la

izquierda más radicalizada. Hay eso sí —añadió— una opción que nunca será valida: la que intenta

prepetuar el sistema de relaciones industriales del pasado autoritario,"

Primero, el paro

"Dos son los objetivos prioritarios del Partido Socialista Obrero Español —dijo posteriormente Miguel

Muñiz, miembro del grupo de economistas de dicho partido— y éstos son resolver la crisis y modernizar

al país. En este sentido —añadió—, el paro es el problema que habrá que resolver con máxima urgencia,

junto a la inflación y el déficit del comercio exterior."

La modernización del país —dijo— consiste en acabar con las desigualdades y las injusticias y de esta

forma elevarlo a los niveles europeos.

Sin embargo —añadió Muñiz—, para llegar a esta modernización hay que salir previamente de la crisis,

para lo cual se hace prioritaria una política de pleno empleo, mayor inversión pública en equipamientos

colectivos, sin olvidar la inversión privada, generadora de más puestos de trabajo, y pasar

progresivamente las cargas de la Seguridad Social al Estado.

Hay que buscar —añadió finalmente— nuevas vías de redistribución de las rentas que no sean sólo el

aumento de salarios.

Libertad de Bolsa

Luis Solana, analista de inversiones y de la ejecutiva del PSOE, tranquilizó a los analistas y empresarios

presentes respecto a las intenciones del partido sobre la Bolsa.

El PSOE propugna una Bolsa libre, clara y trasparente. Sin privilegios para ciertas instituciones que

juegan con ventaja. "Más que regularla — dijo Solana— hay que proteger su libertad y garantizar una

información veraz, puntual y accesible."

El PSOE está en contra de los privilegios fiscales a la inversión en Bolsa, pero defiende a ésta frente al

favorable trato que reciben otros activos. "Lucharemos —dijo Solana— por una fiscalidad similar para

todas las alternativas de inversión: la Hacienda tendrá acceso a las cuentas corrientes en los bancos; las

emisiones de obligaciones, mercado que está artificialmente hundido, gozará de libertad de tipos de

interés; debe aparecer en la Bolsa el mercado hipotecario."

Centrales sindicales

Las centrales sindicales quieren aumentar las exportaciones y la inversión dentro de una política

expansiva y una mayor redistribución de la renta. Esta fue, en líneas generales, la postura expuesta ayer

por los representantes de las centrales sindicales USO y UGT, José María de la Hoz y Jerónimo Saavédra,

en el curso de la cuarta jornada de la Semana Informativa de los "Partidos Políticos.

Propugnamos —dijo el representante de USO— un cambio en el modelo económico y en este marco

empezar la negociación de las medidas a tomar de tipo urgente para sacar al país de la actual crisis.

No admitimos que se diga —dijo— que la crisis actual ha sido producida por un descenso de la

productividad o del rendimiento de los trabajadores. Rechazamos el pacto social, pero estamos dispuestos

a negociar las medidas económicas, de urgencia que den paso a una sociedad democrática.

El pleno empleo —dijo Saavedra, representante de la UGT— es el primer aspecto práctico en esta

negociación de urgencia, sin olvidar la necesidad de un seguro de pato para todos.

Los trabajadores —concluyó— no pueden renunciar nunca a la defensa del poder adquisitivo y entre

nuestras exigencias figuran la elaboración del coste de la vida por él nuevo sistema, elevar el salario

mínimo interprofesional, el control de precios y asegurar dicho poder adquisitivo.

 

< Volver