Autor: Santos, Roberto. 
 El nuevo régimen de Seguridad Social de funcionarios. El presupuesto de la MUFACE para 1982 se eleva a 26.000 millones ampliables. 
 Incompatibilidad de pensiones y equiparación de la mujer funcionario     
 
 ABC.    17/01/1982.  Página: 37. Páginas: 1. Párrafos: 11. 

El nuevo régimen de Seguridad Social de funcionarios

Presupuestos 82 elaborados por MUFACE

El presupuesto de la MUFACE para 1982 se eleva a 26.000 millones ampliables

Incompatibilidad de pensiones y equiparación de la mujer funcionario

MADRID (Roberto Santos). El Gobierno remitirá en breve a las Cortes el proyecto d» ley de

Seguridad Social de los funcionarios civiles del Estado, toda vez que en la pasada semana se

ha cumplimentado d trámite de Información a la Mutualidad General de Funcionarios Civiles del

Estado (MUFACE) que en asamblea general conoció y discutía el borrador del anteproyecto,

elaborado por equipos del Ministerio de Hacienda y de la presidencia, Departamentos

encargados, de su propuesta al Consejo de Ministros.

El citado anteproyecto, que consta de 70 artículos, tres disposiciones adicionales, peno

transitorias y cuatro finales, tiene su origen en la disposición adicional V de la ley de

Presupuestos Generales del Estado de 1981, por la que el Gobierno se comprometía en el

plazo de un año a remitir a las Cortes un proyecto de ley que regulase el régimen especial de la

Seguridad Social de los funcionarios civiles del Estado.

Por orden de 14 de mayo pasado, se constituyó una Comisión de dirección para elaborar el

citado proyecto en ia que se encuadraban el subsecretario del Presupuesto y Gasto Público, el

secretario general para la Función Pública, tos directores generales del Tesoro, Función

Pública, Presupuestos, Instituto Nacional de la Seguridad Social y el gerente de MUFACE.

Después de cinco meses de trabajo se ultimó el borrador que, según sus responsables, ha

buscado en todo momento la armonización con el régimen general de la Seguridad Social.

Asimismo, señalan que se ha tenido en cuento el proceso transformador en el que se halla

embarcado él propio sistema de la Seguridad Social, aunque en el polémico «libro verde»

.entregado por la Administración a la Comisión de Reforma existe una referencia explícita sobre

la no inclusión de los funcionarios. El citado borrador, que provocó numerosas tensiones en la

asamblea general de MUFACE, introduce fundamentalmente dos novedades. Por una parte la

total equiparación de la mujer y del hombre funcionario a la hora del derecho a las prestaciones

y el tema de las incompatibilidades en las pensiones.

Asimismo, por cuanto la titularidad del sistema corresponde al Estado, toda idea mutual desa-

parece de tal forma que, si a la entrada en vigor de ia ley subsisten Mutualidades tendrán el

principio de voluntariedad, carácter privado y autofinanciamiento. Se contempla igualmente el

concepto de suficiencia, regulando ¡a cuantía de determinadas prestaciones, indexándolas a

las variantes retributivas, .con lo que se asegura él mantenimiento del poder adquisitivo, lo que

en pensiones significa un importante avance, Precisamente como contrapartida a la suficiencia

se introduce él riguroso cuadro de incompatibilidades no sólo desde la óptica de problema

económico, (escasez de recursos), sino como una exigencia de la esencia de todo e) sistema

de Seguridad Social qué´ es el principio de solidaridad. Precisamente en base a estos

planteamientos el borrador contempla la superación del po!ómico; «Fondo Especial» justificada

porque con la nueva ley la pensión de pasivos más la pensión mutual nunca será inferior a la

que corresponderá con el nuevo sistema.

LAS INCOMPATIBILIDADES

Como señalaba anteriormente, fue la «bicha negra» de la asamblea general, aunque en ultima

instancia, los votos afirmativos y las abstenciones sobre el controvertido artículo 23 fueron

superiores a los votos negativos. Según ha podido saber ABC, el párrafo fundamental del

citado artículo,señala: «El derecho a jas prestacones de este régimen especial hacen

compatible la obtención de • cualquiera otras en régimen público y obligatorio de la Seguridad

Social que pudieran corresponder por el ejercicio de una actividad propia o ajena a ta condición

de funcionario.»

El proyecto, pues, apunta claramente a la pensión, única y no :omo hasta ¡a fecha en la que

existen colectivos o funcionarios íue cobran hasta cinco pensiones diferentes, resultando, que

sus percepciones pasivas, son superiores a las que devengaba jn activó. En el borrador se

contempla que la base reguladora puede llegar al 125 por 100 cuando en la actualidad es del

80 por 100. Asimismo sé contempla la re actualización automática anual al mismo ritmo que los

sueldos activos y, en última instancia, que las actuales pensiones insuficientes van a ser

elevadas automáticamente al mismo nivel.

LA IMPORTANCIA DE MUFACE

Indudablemente para la persona que no es funcionario público resurta difícil comprender el

munido de MUFACE a pesar de la importancia que tiene. MUFACE se crea por decreto en

1975, apuntándose en aquel momento 22 de la Mutualidades de funcionarios existentes, y

quedando fuera aproximadamente igual, número.

Para dar una idea exacta de la importancia de esta Mutualidad general, signifiquemos que,

según tos datos disponibles de noviembre último, el número de titulares era de 414.774, el de

beneficiarios, 574.233, con lo que totalizaban casi un millón de personas. Los presupuestos

elaborados por el Consejo Rector para 1982 se elevaban a 33.150 millones de pesetas que,

aunque fueron recortados por Hacienda, en casi 7.000 millones en el proyecto de presupuestos

remitido a. las Cortes,, con una enmienda transaccional de la propia UCD en comisión,

calificando las prestaciones como «créditos ampliables», se puede afirmar que tales cifras son

perfectamente válidas.

El presupuesto del fondo general absorbe :casi 27.000 millones, con incremento de la

aportación del Estado que pasa de 13.600 millones en el 81 a 17.332 en el 82. Por.su parte, el

fondo especial, los gastos presupuestados se elevan a más de 6.220 millones con unos

ingresos de tan sólo 2.600 millones, lo que supone un déficit de 3.630 millones (ver cuadros).

 

< Volver