Autor: González Ortiz, Primo. 
 Cumbre entre el equipo económico y las entidades bancarias. 
 Calvo Sotelo pide a la banca apoyo financiero para el programa de viviendas     
 
 El País.    16/10/1980.  Páginas: 1. Párrafos: 8. 

"Cumbre" entre el equipo económico y las entidades bancarias

Calvo Sotelo pide a la banca apoyo financiero para el programa de viviendas

PRIMO GONZÁLEZ ORTIZ

El equipo económico del Gobierno, encabezado por el vicepresidente Leopoldo Calvo Sotelo, mantuvo el

pasado martes un almuerzo de trabajo con los presidentes de los ocho principales bancos privados y de la

Asociación Española de Banca. Calvo Sotelo aprovechó para solicitar el apoyo del sector bancario a la

política de construcción de viviendas que el Gobierno quiere poner en práctica de forma inmediata, y

cuya presentación podría producirse dentro de unos quince días.

Esta es la primera reunión colectiva que el nuevo responsable de la política económica mantiene con los

dirigentes de los bancos, aunque a lo largo de estas últimas semanas se ha ido entrevistando

individualmente con cada uno de ellos. Si bien el tema de la reforma del sistema financiero y la posible

liberalización de los tipos de interés es el que más preocupa en estos momentos a los banqueros, en esta

ocasión la cuestión básica abordada durante la mencionada reunión ha sido el programa de apoyo a la

vivienda.

Por parte del Gobierno estuvieron presentes en almuerzo, además de ,Calvo Sotelo, el ministro de

Economía y Comercio, García Díez, y el secretario general de la Vicepresidencia, Rodríguez Inciarte. Por

parte de la banca estuvieron presentes los presidentes de la Asociación Española de Banca, así como los

del Banesto, Central, Hispano Americano, Bilbao, Santander, Vizcaya, Popular y Exterior.

La reunión ha sido calificada de muy cordial por ambas partes. A lo, largo de la misma, el tema casi

monográfico de la conversación fue la búsqueda dé fórmulas para hacer viable la financiación del

próximo plan de viviendas. El Gobierno les ha pedido a los principales representantes del sector bancario

una inversión de 210.000 millones de pesetas, a lo largo de los tres próximos años, para conceder créditos

a los compradores de viviendas a unos tipos de interés sensiblemente inferiores a los del actual mercado

libre y a un plazo no inferior a quince años.

El objetivo del programa de viviendas se cifra en la construcción de 270.000 de protección oficial, con un

precio de venta del orden de dos millones y medio de pesetas cada una, a lo largo de los tres próximos

años. Este programa se completaría con otras 70.000 viviendas de promoción pública a construir por el

Instituto Nacional de la Vivienda (INV) en este mismo período de tiempo.

Crédito al comprador a quince años

Para el año próximo se ha fijado inicialmenté como objetivo la construcción de 150.000 viviendas de

protección oficial, más 30.000 a cargo del INV. La financiación de las 150.000 de protección oficial

correría a cargo del Instituto de Crédito Oficial a través de las entidades oficiales de crédito (50.000

viviendas con una necesidad de financiación de 90.000 millones de pesetas), de las cajas de ahorros

(60.000 viviendas y 110.000 millones de pesetas de financiación) y de la banca privada (40.000 viviendas

con unas necesidades de financiación del orden de 70,000 millones de pesetas). Por lo que se refiere a la

financiación oficial, el objetivo del Gobierno es suministrar un crédito a los compradores por importe de

alrededor de 1,8 millones de pesetas por vivienda con un tipo de interés que podría estar en torno al 11 %,

con quince años de aplazamiento, de los cuales los tres primeros serían de carencia. Los créditos suminis-

trados por las cajas y por la banca deberían establecerse en las mismas condiciones, aunque las cajas sólo

tienen el 40% de la inversión prevista calificable para sus coeficientes de inversión, mientras que el 60%

restante tendría que ser crédito libre.

En cuanto a la banca, los 70.000 millones de pesetas no son computables a efectos de coeficiente, por lo

que inicialmente la concesión de tales créditos saldría a tipos de mercado, lo que hace difícil, dado el

actual coste del dinero, su colocación a los tipos de interés reducidos que se pretenden.

El problema parece residir, por tanto, en la búsqueda de una fórmula que permita rebajar el coste de la

financiación suministrada a los compradores de viviendas para la totalidad de los créditos que concedería

la banca y para el 60% de la cifra que se ha adjudicado a las cajas de ahorro. Es decir, en total, unos

136.000 millones de pesetas. La fórmula que se ha estado barajando es la de una posible rebaja del tipo de

interés de estos créditos mediante una subvención con cargo a los presupuestos, fórmula esta que

encuentra algunas dificultades, debido a que el presupuesto del año. 1981 no contiene ninguna previsión

sobre este tema. Parece ser que la parte que sería subvencionada estaría en torno a los tres puntos, lo que

permitiría equiparar estos créditos de tipo libre con los que suministraría la banca oficial y las cajas de

ahorro con cargo a sus coeficientes.

Aunque en la reunión no se llegó a ninguna propuesta concreta, ambas partes estudian en estos momentos

la posibilidad de acercar sus puntos de vista sobre el tema.

 

< Volver