Mientras los tipos de interés aumentan en el mercado internacional. 
 Se prepara otra avalancha de financiación exterior     
 
 Diario 16.    14/09/1979.  Páginas: 1. Párrafos: 9. 

Diario 16/14-septiembre-79

Mientras los tipos de interés aumentan en el mercado internacional

Se prepara otra avalancha de financiación exterior

Cuatro de los diez prestatarios exteriores de España saldrán en breve al mercado internacional de crédito

para sondear sus posibilidades. Se trata de Renfe, Enpetrol, Telefónica y el Instituto de Crédito Oficial

(ICO). La eventual sindicación de créditos a la que apelarán estas empresas tendrá un valor combinado no

inferior a los 150 millones de dólares y muy posiblemente intervenga como uno de los principales agentes

para los empréstitos el Bankers Trust. Los sondeos preliminares llevaron a descartar a otras varias

instituciones de crédito extranjeras porque el tipo de interés ofrecido, desbordaba el medio´ punto sobre el

LIBOR (London Interbank Offered Rate, tipo interbancario londinense). Esto equivale a decir que la

empresa española aspira a obtener crédito entre el 13 y 13,5 por 100 a un plazo de entre cinco y diez años

(el LIBOR a un año está en el 12,5 por 100).

Viraje

Para cuando este cuarteto inicie el tanteo en el euromercado, la oferta exterior de capitales estará

posiblemente en un punto de viraje. Recientemente Brasil vio fracasar la sindicación de un crédito para él

Estado de Minas Gerais, por un total de 100 millones de dólares a doce años :y üri interés de tres cuartos

sobre el LIBOR. La Banca internacional tomó debida nota del fracaso de Mitsubushi Bank, que debía

suscribir el capital en el Medio y Lejano Oriente, y lo atribuyó a! escaso interés aplicado. Una evaluación

de las tendencias más recientes del euromercado pone.de relieve que los prestatarios han debido apelar

últimamente a carnadas más jugosas. Se han elevado los márgenes de beneficio para los sindicadores, o se

han impuesto cláusulas de garantía y «extratipos» concedidos por las empresas de servicios —

destinatarias últimas del crédito gestionado por Estados y grandes empresas públicas— como ganancia

suplementaria y segundad para las instituciones financieras.

Una excepción ha sido la petrolera mexicana PEM EX que acaba de obtener 2.500 millones a un tipo muy

bajo. Pero vale la pena señalar que PEMÉX tiene a su cargo hacer aflorar a la superficie de su país los

40.000 millones de barriles de petróleo que constituyen las reservas aprobadas mexicanas. Mientras tanto,

Brasil, que no se caracteriza, por su producción de hidrocarburos, tiene una deuda exterior de 50.000

millones de dólares y sus reservas en divisas equivalen a 14.000 millones de dólares. Nuestro país, con su

nivel de reservas similar, tiene un terció de la deuda exterior brasileña.

Cada prestatario tiene un nivel de endeudamiento y es posible que el brasileño esté cerca de su punto de

suturación. Pero este nivel está directamente influido por la estabilidad política del país y sus recursos

probados y potenciales. De ahí que nadie vacile en prestarle dinero a México, y haya, dudas con un

Estado brasileño. Él otro y determinante factor que merodea el mercado internacional de capitales es la

liquidez. El fuerte drenaje de divisas hacia las naciones de la OPEP que implica el nuevo precio del

petróleo, y los altos, tipos de interés que atraen capitales a Alemania federal y los Estados Unidos, es

posible que graviten transitoriamente en la abundancia de dinero expatriado.

Es de prever que en línea con estos acontecimientos España acuda a los mercados de extramuros en

condiciones de un paulatino encarecimiento del crédito exterior. Un hecho significativo es que el

Deustche Bak haya declinado la oferta ^de sindicación para las cuatro empresas antes mencionadas. Lo

significativo no es que se tratede empresas españolas, sino que para esa institución el margen del medio

por ciento no garantiza a largo plazo cubrir los costes y refinanciación propia de un crédito. Esta es hoy

en día la opinión de la mayor parte´de la Banca internacional. A largos plazos los bajos tipos del

euromercado han dejado de ser rentables.

Endeudamiento

En los pasados dos años y primer semestre de 1979 las condiciones excepcionalmente buenas de los

mercados exteriores de capitales fueron aprovechadas intensamente por las empresas españolas. Él

euromercado permitió así superar la carencia de recursos a medio y largo plazo que padecemos. En este

incesante flujo de divisas, sumado a una balanza comercial transitoriamente saneada, lo que -ha llenado

las arcas del Banco de España con una verdadera «inflación de divisas». Este es ei secreto de la rápida

reconstitución de reservas en nuestro país desde su magro nivel de mayo de 1977 a sus actuales casi

catorce mil millones de dólares. Este alumbramiento no ha estado exento de dolores, de los cuales el más

notorio ha sido la expansión de la liquidez interior. De ahí que en el mes de mayo haya impuesto un

depósito obligatorio y no remunerado equivalente al 25 por 100 del crédito exterior que obtuvieran los

prestatarios nacionales.

Nuevo auge

Pese a dichas medidas, las empresas han seguido recurriendo al mercado exterior, aun a Costa del

encarecimiento que implicó la decisión oficial. Pero para enero de 1979 se registrará un nuevo y fuerte

auge del endeudamiento exterior ya que caducan las disposiciones limitativas. Mientras tanto, en el

mercado nacional no ha surgido una oferta de capitales sustitutiva. La Banca debate actualmente las

condiciones en las cuales admitiría una expansión del crédito tal como explícita el programa económico

del Gobierno, y exige en compensación un abaratamiento de los costes de su pasivo. Este reclamo sólo

podrá hacerse efectivo, en las actuales condiciones, admitiendo una expansión monetaria .—

inflacionista-superior a la que desea el Ministerio de Economía.

Mientras, nuestro país refleja fielmente su carácter de fuerte deudor con el incremento del servicio de la

deuda exterior, que entre 1976 y 1978 se ha duplicado.

Otros datos significativos son el endeudamiento de la Banca nacional con la Banca no residente, capítulo

que se ha cuadruplicado en cinco años. Este no es mes que un indicador del hecho que las carteras de

créditos de los grandes bancos españoles tienen una fuerte composición en divisas. Los bancos son en

estos casos intermediarios entre la empresa española y los capitales exteriores. Un dato más: e] 60 por

100 de la cartera de créditos del Banco Urquijo está compuesta por divisas, y en 1976, 1977 y 1978 los

créditos financieros han representado un 50 por 100 de las inversiones privadas del exterior en España.

 

< Volver