Autor: Miquelarena y Regueiro, Jacinto. 
   Se firma en París el acuerdo por el que se establece la organización para la cooperación y desarrollo económico  :   
 Los señores Ullastres y Castiella lo suscribieron en nombre de España. 
 ABC.    15/12/1960.  Página: 59-60. Páginas: 2. Párrafos: 11. 

A BC. JUEVES 15 DE DICIEMBRE DE 1960. EDICIÓN. DE LA MAÑANA. PAG. 59

SE FIRMA EN PARÍS EL ACUERDO POR EL QUE SE ESTABLECE LA ORGANIZACIÓN PARA

LA COOPERACIÓN Y DESARROLLO ECONÓMICO

Los señores Ullastres y Castiella lo suscribieron en nombre de España

París 14. (Crónica; telefónica de nuestro corresponsal.) Esta mañana, en el salón de L´Horloge, del Quai

d´Orsay, se levantaba acta del "nacimiento" de la Organización de Cooperació y Desarrollo Económico

(O, C, D. E), que reemplaza a la Organización Europea de Economía (O. E, C. E.), constituida en 1948

para´ser más eficaz la ayuda Marshall, y cuyo primer objetivo—liberación del intercambio comercial

entre, los países miembros mediante la supresión de las restricciones cuantitativas y el establecimiento de

la multilateralidad d los pagos—se ha alcanzado ya. En nombre dé España, sus ministros de Asuntos

Exteriores y de Comercio firmaron el protocolo. Son miembros del nuevo organismo "los seis" del

Mercado Común.y su Comisión; "los siete" de la zona de libre cambio, más España, Irlanda, Islandia,

Grecia y.Turquía, y del otro.lado del Atlántico, los listados Unidos y el Canadá.. Al término, de la

ceremonia, don Fernando María Castíella declaraba su satisfacción, y respondiendo a preguntas que le

hacíamos, nos dijo:

"El Convenio que acabaramos de firmar en nombre de España, y que crea la Organización de

Cooperación y Desarrollo Económicos (O.C.D,E..), marca el comíenzo de.otra importante etapa en la

cooperación del mundo occidental.

La nueva institución viene a reemplazar a la O.E.C. E., que, constituida en 1948, en gran parte. para hacer

más eficaz la ayuda Marshall ha realizado ya su objetivo . fundamental de liberalizar el íntercambio

comercial entre los países miem, bros médiante la supresión de las restricciones cuantitativas y el

establecimiento de la multilateralidad. de los pagos. La sustitución. de la Unión Europea de Pagos con el

Fondo Monetario Europeo, en 1958, seguido de la convertibilidad de casi todas las monedas de las países

miembros, significa, sin .duda, que la recuperación económíca perseguida por la O. É. C; É. ´había sido

lograda.

El organismo que ahora se crea, aprovechando las experiencias del anterior, no sólo ve aumentado, el

número de sus. miembros con la incorporación de Estados Unidos y Canadá, sino que amplía él ámbito de

su acción. Mientras la O. E. C. E. se ha estado limitando casi al campo comercial y de pagos, la O.C.D.É.;

más ambiciosa, perseguirá la cooperación económica general y la ayuda a los países en vías de desarrollo.

La superacíón de los viejos problemas del intercambio comercial no supone el abandono, de estas

actividades, por la O.C.D.E. La amenaza dé escisión esonómica europea que podrían provocar el Mercado

Común y la E.F.T.A. ha contribuido a conferir competencias comerciales a la nueva Organización, pues

no sólo "los seis"´y "los siete" encontrarán en ella :el foro apropiado para reducir, diferencias—si la

negociación directa entre los dos Grupos no progresa suficientemente—sino que los demás países—y esto

interesa especialmente a España—tendrán un adecuado cauce para buscar soluciones a .las exigencias de

su intercambio comercial con el resto de los miembros, sobre todo en la medida en que el G. A. T. T. deje

sin resolver específicos problemas comerciales del área europea.

A su vez, la cooperación económica propiamente dicha permitirá, a la O.C.D.E. seguír más estrechamente

la evolución de las coyunturas nacionales. Para que la expansión continuada—base de un bienestar

cada vez mayor—no se vea interrumpida por tendencias adversas que pueden ser corregidas con más

holgura a una escala regional, como la de la nueva Organización. Recuperada la Europa occidental, y en

condiciones de desempeñar sus, países industrializados un activo papel que incida sobre los menos

aventajados, o que se encuentran temporalmente en una situación de crisis, se dan las circunstancias para

qué los miembros dé las dos orillas del Atlántico mantengan una efectiva complementariedad financiera

y, un amplio intercambio de bienes y servicios. Está perspectiva supone que la situación de ayuda en

dirección única .característica, de la etapa anterior, en que el Plan Marshall facilitó la recuperación

europea, ha sido superada por la posibilidad de que Europa coopere en la otra dirección. La alerta que

pesa actualmente sobre el dólar y la conveniencia de enderezar su posición con la cooperación europea,

según, preconizan voces responsables, es presagio, de las amplias oportunidades que la O. C. D.E. ha de

deparar para una colaboración constructiva entre todos sus miembros que de realidad a la aspiración de

conseguir un mundo mejor mediante la elevación general del nivel de vida.

Asimismo, la ayuda .a los países en vías de desarrollo constituirá, con toda probabilidad, uno de los

grandes objetivos que se ha de ofrecer a la actuación de la economía, occidental: potenciada por obra de

la nueva Organización. Esta ayuda no ha de considerarse solamente como un esfuerzo para dar asistencia

eeonómica,y técnica a los países subdesárrollados de otros Continentes, sino que aspira también a

proporcionar a los países europeos: menos privilegiados ei soporte conveniente que haga

factible su ordenado crecimiento económico, para acortar las distancias que les separan de los países

industrializados, aspecto cuyo interés para España es evidente.

La mayor estabilidad económica, y.social que, así se logre será garantía de la cohesión que necesita el

mundo occidental para enfrentarse con la gran tarea de afirmar la eficacia de su sistema económico, en

contraste con, el del mundo comunista.

No sin alguna razón, se ha dicho que la O. C. D. E. se presenta como la Organización idónea para

desempeñar en el terreno. económico un papel similar al que en el aspecto de la guerra fría ha jugado la

N. A. T. O. en el decenio que termina."

Don Alberto Ullastres regresaba esta tarde a Madrid. Don Fernando María Castiella regresará mañana.—

J. .MIQUELARENA.

 

< Volver