El PCE defendió la amnistía fiscal. 
 Partidos en comercio: Se abrió la puerta     
 
 Diario 16.    27/05/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 19. 

Viernes 27 - mayo 77/DIARIO 16

El PCE defendió la amnistía fiscal

Partidos en comercio: Se abrió la puerta

MADRID, 27 (D16).—Que el Partido Comunista está por la amnistía fiscal se deduce claramente del

coloquio celebrado en Comercio a "puerta cerrada", que acaba de hacer pública "Información Comercial

Española", Ramón Tamames había negado este hecho en carta enviada a D16 y publicada por éste.

A una pregunta concreta del moderador sobre la amnistía fiscal, uno de los dos portavoces del PCE que

acudieron a la mesa señaló textualmente: "La posición del Partido Comunista, nuestra posición sobre la

amnistía fiscal, creo que es muy matizada. Yo, antes he dicho que nosotros nos pronunciábamos por todos

los pasos que hubiera que dar para que, efectivamente, se llegara a una reforma fiscal verdadera, y en ese

sentido muchas veces aparece como un obstáculo a una reforma fiscal de envergadura, pues los

problemas de fraude sistemático durante cuarenta años, en ese sentido nosotros decimos que la reforma

fiscal que proponemos es indudable que tiene que partir desde un punto en concreto, y que nosotros no

vamos a tratar de investigar los fraudes fiscales de estos cuarenta años. No tendríamos represores

suficientes como para reprimir al gran número de personas que han incurrido en el fraude, entonces yo

creo que aquí hay que ser tremendamente realistas, que no tenemos que jugar tanto con las palabras, sino

con los hechos verdaderos. Hay que ir a una reforma fiscal en profundidad y hay que hacer tabla rasa de

los cuarenta años anteriores en este aspecto. Si esto es necesario arbitrarlo con unas medidas o con otras,

yo creo que eso va a depender también de los futuros meses y de la correlación de fuerzas que se creen en

las elecciones."

Como puede verse, el portavoz del PCE no utilizó ni una sola vez la expresión amnistía fiscal, quizá para

no dar pábulo a que se jugara con las palabras, como aparece en el texto corregido. Sin embargo, es

inequívoca su posición favorable. La frase: "Hay que hacer tabla rasa de los cuarenta años anteriores en

este aspecto", resulta inequívoca.

Así lo entendió el PSOE, que replicó con lo siguiente: "El Partido Socialista no es muy partidario de la

amnistía fiscal, en el sentido de que se hace una tabla rasa de toda una serie de corrupciones que no es

necesario hacer. Ahora bien, si esa amnistía se da por el Gobierno que sea, lo que nos parecería

verdaderamente demencial es que se diera sin ninguna condición, y otra cosa que habría que matizar en

esta mesa es que cualquier partido que se presente desde ahora hasta las elecciones como partidario de la

amnistía fiscal estará haciendo un flaco servicio al país. Y aun matizó un poco más, porque está

claramente llamando al fraude fiscal."

Pocas diferencias

Tal como señalaba D16 en su anticipo del, pasado sábado, no hubo diferencias extremadas entre unos y

otros partidos respecto a la actuación económica deseable a corto plazo. Alianza Popular moderó su

actitud, el Centro Democrático se ladeó ligeramente a la izquierda, la Democracia Cristiana quedó un

poco deslucida y las posiciones del PSOE y del PCE estuvieron bastante próximas, con la diferencia de la

amnistía fiscal y alguna otra cuestión.

El PCE se felicitó por "el grado de coincidencia" alcanzado ante la reforma fiscal con otros partidos

auténticamente democráticos. "Nosotros creemos —declaró uno de los dos portavoces presentes— que

esto pone de relieve, en primer lugar, el hecho de que se desmiente en la práctica, en nuestros días, la idea

que el franquismo elaboró acerca de los partidos políticos, en el sentido de que una vez legalizados se

iban a proliferar las banderías .y los intereses partidistas e inconfesables. Yo creo que el grado de

coincidencia se explica por la responsabilidad nacional que los partidos auténticamente democráticos

tenemos en estos momentos. Y también ese grado de coincidencia pone de relieve hasta qué ffunto la

alternativa hoy no está, como nos quieren hacer ver los nostálgicos de la dictadura, entre capitalismo y

socialismo, sino entre democracia y autocracia, y para consolidar la democración en la que sean posible

ma económico de amplio consenso, de amplia convergencia, que nos lleve definitivamente hacia una

situación en la que sea posible propuestas de transformaciones sociales profundas."

Sin embargo, más adelante, el PCE matizó la amplitud de este consenso, rechazando el pacto social y la

política de austeridad en el sentido tradicional del término. "El programa del Partido Comunista de

España —señaló— plantea condiciones para salir de la crisis, no negociaciones. Y las dos primeras

condiciones son: que la clase trabajadora ocupe una posición en los órganos de poder político. Es decir, la

extensión de la democracia a todos los niveles." El Partido Comunista —advirtió— no será nunca

favorable a una disminución del poder adquisitivo de las rentas de los trabajadores.

El coloquio en cuestión ocupa 30 páginas de texto muy apretado, que resulta difícil de resumir en el

espacio disponible. Muy esquemáticamente resumiremos las posiciones de los cinco partidos en presencia

respecto a los puntos de interés más acuciante:

Cómo parar el paro

Alianza Popular propugna como objetivo inmediato reducir el paro al 3 ó 3,5 por 100, en lugar del 5 por

100 actual, y extender el seguro de desempleo a todos los españoles que estén en esa situación, pero no

llegar a la peregrina situación en que los ciudadanos lleguen a estar "colocados" en el seguro de

desempleo. A cambio del subsidio habría que pedir al individuo una contraprestación en trabajos

comunitarios: embellecimiento de ciudades, limpieza de las mismas, etc.

La Federación Demócrata Cristiana pide un seguro suficiente, controlado y eficaz, de acuerdó con el

salario real y que subsista mientras permanezca en situación de desempleo. Debe suprimirse, por tanto, el

límite de los dieciocho meses vigente. En la situación actual rechaza el despido libre.

El Partido Comunista propugna la extensión del seguro a todos los trabajadores en paro, especialmente a

los agrícolas que actualmente no disfrutan de él, y también a los despedidos procedentemente. Y a los que

buscan empleo por primera vez. El control debe ser sindical. Aumentar la participación estatal en la

Seguridad Social y acabar con los topes máximos de cotización. Y sobre todo defender la existencia

de unos sindicatos fuertes y libres y con pleno reconocimiento de la huelga.

El Partido Socialista Obrero Español resalta que tan sólo un tercio de los parados cobra el seguro.

Creación de puestos de trabajo por medio de unas inversiones dirigidas a los sectores en los que se utilice

intensivamente el trabajo. Fundamentalmente, en sectores de equipamiento social. Que cese el trato de

favor de las importaciones de bienes de equipo. Penalizar las horas extraordinarias. Jubilación voluntaria

a los sesenta y dos años. Nada de libertad de despido.

Unión de Centro Democrático centra su programa a corto plazo en reducir la inflación, "lo cual quiere

decir que no será fácil reducir sustancialmente el nivel de desempleo". Piensan que si no se logra reducir

el ritmo de inflación será imposible reactivar la inversión que permita la creación de nuevos puestos de

trabajo.

Una libertad de despido regulada y con salvaguardias, especialmente la de sindicatos fuertes y libres; no

es factible ampliar el seguro de desempleo a los trabajadores que se incorporen por primera vez al

mercado de trabajo, estímulos fiscales a la inversión en función del número de puestos de trabajo.

Para desinflar la inflación

La Federación Demócrata Cristiana considera necesario reducir las subvenciones del crédito oficial

privilegiado; liberaliaación paulatina de tipos de interés; limitar las rentas de todo tipo. El control de

precios carece de sentido. Transitoriamente debe reducirse a los productos más esenciales.

El Partido Comunista pide un saneamiento económico en profundidad. Acabar con la subordinación del

Banco de España a la Banca. Criterio restrictivo en la utilización de los recursos monetarios. Nada de

pacto social, política de responsabilidad nacional o de "escalonamiento de las reivindicaciones de los

sectores populares".

El PSOE estima que antes de pasar a ninguna negociación es preciso mejorar los equipamientos sociales.

Es preciso que exista una transferencia de rentas reales hacia los asalariados, que no tiene que ser

exclusivamente mediante el crecimiento de los salarios.

Se pueden aceptar creci mientos en la renta indiciados con una lista de productos básicos, pero

negociados directamente con los sindicatos.

Unión del Centro limitaría el crecimiento del .dinero, elevación de los tipos de interés. No es eficaz el

control de precios, aunque es preciso controlar algunos, como los energéticos, servicios públicos,

monopolios o semimonopolios, etc.

Alianza Popular, que asegura que sabe gobernar, propugna una liberalización de los tipos de interés,

liberalización progresiva de todos los precios actualmente controlados. Reforzamiento de las asociaciones

de consumidores y de los tribunales de defensa de la competencia. El Gobierno ha perdido una ocasión de

oro al no exigir a las centrales sindicales el pacto social antes de legalizarlas.

 

< Volver