Autor: Navarro Navarro, Beatriz. 
 Los partidos políticos exponen sus programas económicos. 
 P.C.E.: Primero resolver la crisis, luego vendrá el socialismo     
 
 Informaciones.    30/04/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 15. 

LOS PARTIDOS POLÍTICOS EXPONEN SUS PROGRAMAS ECONÓMICOS

P. C. E.: Primero resolver la crisis, luego vendrá el socialismo

MADRID, 30 (INFORMACIONES, por Beatriz Navarro).

QUIERO decir a los que esten inquietos que la llegada al Poder del Partido Comunista en este país no está

tan próxima, y en segundo lugar, que no concebimos la entrada del P. C. en el Gobierno, como ha

sucedido en otros países, sitio en conjunción con otros partidos socialistas, lo que supone una garantía de

libertad.» Con estas palabras respondía, Santiago Carrillo a la pregunta de uno de los asistentes al

coloquio, tras la presentación del programa económico del partido, formuló sobre futuros cambios en la

empresa en caso de llegar al Poder el Partido Comunista.

Tras la exposición del programa —un programa que ni difiere sensiblemente de los presentados por otros

partidos ni es más revolucioriario, se le preguntó también que si el partido no buscaba ya la dictadura del

proletariado en los medios de producción. El secretario general del F.C.E. aseguró que consideraba que el

concepto «dictadura del proletariado» no es válido en los países occidentales desarrollados. «En estos

países, el camino hacia el socialismo debe ser el desarrollo y enriquecimiento de la democracia.» En

definitiva, las medidas económicas propuestas por los comunistas fueron unas medidas para salir de la

crisis y consolidar la democracia. «El socialismo vendrá después», diría Tamames. Carrillo tambien

manifestó que si otro partido propone un plan económico mejor que el suyo, estarán dispuestos a

colaborar con él y dar su apoyo si es mejor.

La sesión de ayer había despertado aún mayor expectación si cabe que la del día anterior, hasta el punto

de que el presidente del Instituto de Analistas pidió que los que no pudieran sentarse no permanecieran en

la sala. Antes que los representantes del P.C. habían intervenido los grupos socialistas y socialdemócratas:

José Ramón Lasuén, de la Federación Social Demócrata; Manuel Cantarero del Castillo, de Reforma

Social Española; Manuel Murillo, del P.S.O.E. histórico, y Antonio García López, del Partido Socialista

Democrático Español.

PLAN DE ESTABILIZACIÓN

Para José Ramón Lesuén, en la reforma constitucional hay que introducir el delito fiscal, el delito

estadístico y el delito .contable, público y privado. Dijo que no sería posible un pacto social a través de

las centrales sindicales, aún poco fuertes, por lo que el pacto lo habrá de hacer un Gobierno de

conciliación. «Ese Gobierno tendría que hacer un plan de estabilización radical y convencer al país de que

para salir de la crisis no hay más remedio que apretarse el cinturón.»

En este plan habría que congelar precios y salarios, reducir el déficit exterior, incrementar los impuestos

para tener más recursos (y para eso —dijo— no hace falta una reforma fiscal, sólo hay que aplicar las

leyes fiscales), reducir la oferta monetaria, hacer un depósito previo a las importaciones y aumentar los

aranceles. Paralelamente a la estabilización habría que acometer un plan de creación de empleo (en

agricultura, ganadería, construcción, servicios; turismo...). Como auxilio de ambos planes habría que

reformar los canales de la Banca y Cajas de Ahorro, cambiando la asignación de recursos. Habría

asimismo que congelar las grandes inversiones, para dedicar los recursos a las más necesarias y urgentes.

Eso a corto plazo." A medio plazo, habría que remodelar la estructura industria] y corregir los

estrangulamientos en la balanza comercial y de pagos, así como en la tasa de crecimiento (lo que significa

.reestructurar la inversión y dirigirla a proyectos directos, en ciudades donde ya exista infraestructura).

Habría que abordar asimismo —dijo— una política financiera nueva, reestructurando el crédito oficial,

invirtiendo los depósitos de Bancos y Cajas en los mismos lugares de origen, robusteciendo la Bolsa (que

debe ser independiente del sistema financiero), y todo ello acompañado de una política fiscal sobre la

base del delito fiscal. Para conseguir este programa —finalizó— es preciso que los grandes monopolios,

empresas y regiones sacrifiquen sus intereses a corto plazo.

Cantarero, por su parte, propugnó asimismo un programa de estabilización, devaluación de la peseta y

austeridad, desde los sectores oficiales hasta la reducción de producción de artículos de lujo.

Manuel Murillo habló de la política familiar y de las relaciones internacionales, y Antonio García López

habló también de la necesidad de igualar a España, «y para ello no necesitamos una revolución».

P.C.: SI A LA INICIATIVA PRIVADA

El programa del P. C. fue expuesto por su secretario general, quien luego contestó a la mayoría de las

preguntas, aunque estaban presentes también Manuel Azcárate, Ramón Tamames y Tomás García.

El programa económico del partido prevé un periodo transitorio de cuatro o cinco años, en el que lo

urgente es resolver los problemas económicos, antes de abordar el camino hacia el socialismo. Les

problemas de fondo que habría que abordar son: * Alimentación. — Habría que acometer una reforma

agraria, económica y social, para lograr, el autoabastecimiento. Para esta reforma se constituiría un fondo

de tierra, expropiando, con indemnización, a los propietarios de latifundios con mal aprovechamiento.

Habría que modificar la ley de Arrendamientos, otorgándose a los colonos el derecho de llegar a la

propiedad. Habría que facilitar asimismo diversas formas de cooperación, reestructurar y modernizar,

junto al sector agrario, el pesquero y conservero.

* Energía.— Hay. que socializar el sector energético, para utilizar racionalmente la energía, evitando el

despilfarro; impulsar su producción y atender ana política adecuada de energía nuclear.

* Industria.—Hay que ir a un desarrollo industrial coordinado, y para ello el sector público debe

alcanzar mas protagonismo. El I.N.I. debe desempeñar un papel fundamental, ser democrático y rendir

cuentas de su gestión al Parlamento, Las empresas públicas deben abandonar el viejo principio de

subsidiariedad y adoptar un papel de protagonismo creador e impulsor de los sectores en que actúen. «No

descartamos la iniciativa privada para la industrialización, e incluso consideramos necesario en el futuro

un programa de economía mixta y de mercado.» En cuanto a las inversiones, el P.C.E. es favorable a la

entrada de capital extranjero, controlando las multinacionales.

* Reforma fiscal.—Debe ser progresiva y suficiente, para redistribuir la carga tributaria y conseguirán

sector público capaz. El sistema impositivo debe ser equitativo y ha de luchar contra el fraude. Hay que

crear un impuesto sobre el patrimonio y reorganizar otros, sobre el valor añadido. La base de la reforma

estará en el impuesto sobre la renta de las personas físicas y de ´las sociedades.

* Sector financiero. — Hay que reformarlo. El Banco de España deberia controlar la Banca privada, lo

que deberia legislarse. Además, habría que suprimir las sociedades financieras filiales de los Bancos. El

crédito oficial debería regularse, para evitar abusos, y las Cajas de Ahorro deberían asumir un papel más

importante en la. política crediticia estatal. En este período, el P.C. no propugna ninguna medida de

socialización de la Banca, pero sí control estricto del crédito.

 

< Volver