Autor: García Abad, José. 
 Los partidos se encierran con la economía. 
 De acuerdo con casi todo desde AP hasta el PCE     
 
 Diario 16.    21/05/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 13. 

Sábado 21 - mayo 77/DIARIO 16

Los partidos se encierran con la economía

De acuerdo sobre casi todo desde AP hasta el PCE

José García Abad

MADRID, 21 (D16) "Estrictamente a puerta cerrada" se han reunido en el Ministerio de Comercio los

portavoces económicos de los partidos políticos más importantes: Alianza Popular, Federación

Demócrata Crístiana, Centro Democrático, Partido Socialista Obrero Español y Partido Comunista.

Es la primera vez que se sienten en una misma mesa representantes de Alianza Popular y del Partido

Comunista. No tiene tampoco presedente que un Ministerio organice un acto de este tipo.

La reunión se extendió a lo tasgo da más de cinco horas, y transcurrió en un ambiente distendido y

técnico. Moderaron los directivos de "Información Comercial Española", publicación oficial del

departamento aludido que editará la escaramuza. Finalizada la sesión el ministro Lladró invitó a una copa

a los representantes de los partidos a los que agradeció su presencia y sus propuestas.

Hubo acuerdo sobre numerosas cuestiones. Las diferencias más significativas fueron las siguientes: La

izquierda puso el énfasis en el paro, y la derecha en la inflación la izquierda se opuso a la libertad de

despido mientras la derecha optaba por "flexibilizarlo"; todos coincidian en la necesidad de una reforma

fiscal, pero se marcaron disonancias estre izquierda y derecha en razón del "cuando"; la izquierda insistió

en la necesidad de generalizar seguro de desempleo a todos los deseampleados mientras la derecha ponía

el énfasis en los fraudes que actualmente se producen es el cobro de estos subsidios. La derecha se

conformaba con la legislación vigente sobre inversiones extranjeras, al contrario que la izquierda,

dispuesta a promover un nuevo estatuto que seleccione y garantice.

AP, "los felices 60"

Alianza Popular apeló con nostalgia a los felices años sesenta, al bien matizó que no se consideraba

franquista, aunque asumiera los cuarenta años de franquismo. "Antes, dijeron, no pasaban estas cosas."

AP pretende una inflación del 15 por 100 y un paro que no supere el 3,5 por 100. Desea el pacto social y

paradojicamente acusa al Gobierno de no haber legalizado antes a los sindicatos democráticos. Declaró su

voluntad de conseguir una estabilidad pactada, una reforma fiscal cuyo contenido no precisó y de

liberalizar los tipos de interés. Su lema para salir de la crisis podría resumirse en orden y credibilidad.

Centro progre

El Centro Democrático fue acusado de no haber tomado las medidas que preconizas desde el Gobierno

en lugar de quejarse de la postración económica que sufrimos. Se defendieron alegando que el Gobierno

había tenido que centrarse en la regulación del proceso político. Terminaron pidiendo un nuevo plazo de

confianza y que se les juzgara a partír de ahora. En general, estuvieron bastante progres. Los moderadores

daban, por supuesto, que ganaría el Centro, lo que fue con testado automáticamente por el Partido

Socialista.

Los del Centro elevaron la inflación por encima de las demás preocupaciones y estuvieron dispuestos a

conceder el paraguas del seguro de paro sólo para aquéllos que ya han trabajado alguna vez. Juzgaron

necesario moderar el endeudamiento exterior, pero no frenarlo de golpe.

La Federación Demócrata Cristiana, apareció floja y con traje keynesiano. Hablaron de reducir la oferta

monetaria, reforma fiscal, etc.

PSOE fuerte

El Partido Socialista Obrero Español fue, junto con el Centro Democrático, el que llevó mejor preparada

la asignatura. El PSOE ofreció sus recetas para que el fisco recaude inmediatamente el dinero que tanto

precisa. Insistió en la necesidad de comprobar las bases impositivas, así como las mismísimas cuentas

corrientes de los bancos, bajar el impuesto sobre los Rendimientos del Trabajo Personal; la supresión de

exenciones fiscales y subvenciones, medida que por sí sola proporcionaría el dinero necesario para

sufragar un seguro de desempleo para todos los parados: unos 250.000 millones de pesetas; subir las

plusvalías sobre los terrenos. "

Su reforma fiscal se basaría sobre el establecimiento de cinco únicos impuestos: cuatro directos y uno

indirecto. Los cuatro directos serían: sobre la renta personal, los beneficios de las empresas, el patrimonio

neto y las exenciones.

El indirecto consistiría en la tasa sobre el valor añadido, que sustituiría al actual de tráfico de empresas.

Para evitar el paro, el PSOÉ incrementaría las inversiones públicas, eliminaría el trato de favor de que

actualmente disfrutan las importaciones de bienes de equipo, reducción de la jornada laboral, jubilación a

los sesenta y dos años, Seguro de Desempleo para todos los parados, Seguridad Social financiada a cargo

del Estado, etcétera.

Contra el déficit exterior: sustitución de importaciones, especialmente de maíz y soja y gravar

fuertemente las importaciones de petróleo, PCE: Amnistía a "gogó" El PCE hizo ua planteamiento de tipo

muy general, sin que descendiera a los detalles casi en ninguna ocasión. Se apoyó mucho en los

"compañeros socialistas". Coincidió con Alianza Popular en propugnar la amnistía fiscal, si bien divergió

de ésta al no considerarla como una parte de la amnistía política. El PCE rompió también una lanza por la

amnistía para los evasores de capitales, siempre que repartríen otra vez su dinero, naturalmente.

 

< Volver