Programas económicos     
 
 Ya.    12/05/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 5. 

PROGRAMAS ECONÓMICOS

LOS diferentes partidos políticos—preocupados lógicamente por la situación actual y futuro deseable de

la economía española— ce han definido sobre cuáles son sus ideas a corto y medio plazo que han de

configurar el futuro modelo para la economía española, en una reunión convocada por una entidad

privada. Filosofía económica impregnada, obviamente, de la correspondiente ideología política y que

debe valorarse, por tanto, teniendo en cuenta esta interrelación. Desde este prisma, pueden conocerse los

criterios diferenciadores de los distintos programas económicos, a los que de antemano hay que calificar

de inconcretos en muchos puntos y en ocasiones de incoherentes.

ANTE todo, destacar los puntos de coincidencia. No sólo en la necesidad de superar la situación actual de

inflación, paro y déficit exterior, sino también en la importancia concedida al pacto social, a la reforma

fiscal y administrativa y a la definición de unas políticas sectoriales que permitan una reforma en

profundidad de nuestra estructura económico-social. Ideas y propuestas que no son discutibles en cuanto

contemplan acciones necesarias que nadie ha cuestionado. Incluso puede afirmarse que existe una gran

coincidencia en lo que concierne a aspectos técnicos más concretos.

PERO esta real coincidencia no puede ocultar discrepancias pro fundas que es importante destacar. En

este sentido, interesa resaltar que las alternativas ofrecidas por los diferentes programas oscilan desde la

aceptación de un .modelo de economía social de mercado basado en la libre iniciativa, la participación del

sector público y la intervención de los sectores sociales a través de una planificación democrática de la

actividad económica, hasta la transformación de la sociedad capitalista en una socialista, con iodas las

medidas que este cambio radical conlleva. Y es en este campo en el que hay que detenerse y reflexionar

para captar plenamente las pretensiones económicas de cada partido político y para poder disponer de una

información suficiente para formar una opinión y emitir un juicio.

EN un plano más concreto es interesante destacar que es a partir del programa del equipo demócrata-

cristiano cuando se empieza a hacer referencia al tema de las nacionalizaciones. Según este programa, la

nacionalización de la Banca se estima como un remedio al que cabría llegar en último extremo; en otros

términos, no sé juzga como solución óptima, sino un mal menor aceptable en determinadas

circunstancias. El PSOE se manifiesta en contra de la estatalización de la economía, aunque admite que

las nacionalizaciones pueden ayudar a racionalizar una economía que se base en sectores públicos. El PSP

propugna socializar determinados sectores (sanidad, transporte, enseñanza y vivienda en cuanto al suelo

urbano). Y considera que el Estado debería intervenir en otros que se considere necesario, todo ello,

además de defender la socialización del crédito. Finalmente, el PCE es partidario de socializar el sector

energético y de un plan conjunto que denomina de transformación democrática de la sociedad, que en el

aspecto económico supone el paso a una economía socialista.

EL análisis comparativo de los programas económicos de los distintos partidos políticos permite, en

nuestra opinión, insistir en algo que se acepta generalmente. En primer lugar, que casi todos los partidos

utilizan una misma terminología. En segundo lugar, que conforme se abordan temas que suponen un

cambio más drástico respecto a la situación actual se entra en un terreno de matizaciones conceptuales y

de precauciones. Finalmente, que, por lo expuesto anteriormente, no se observan propuestas concretas,

sino más bien una definición de principios generales y de amplios objetivos, sin que se matice el cómo y

cuándo de las modificaciones que se propugnan. Por ello nos permitimos solicitar, en este comentario,

una mayor concreción para que el ciudadano no especialista en temas económicos pueda tener una nítida

información sobre este extremo, indudablemente importante. Además de que se especifiquen, con

claridad, qué es lo que puede y debe hacerse ahora mismo.

 

< Volver