Autor: Baró Quesada, José. 
 El Consejo de Ministros de ayer. 
 El proyecto de ley de peligrosidad social, a las Cortes  :   
 Es una edición actualizada de la Ley de Vagos y Maleantes. 
 ABC.    11/10/1969.  Página: 29. Páginas: 1. Párrafos: 7. 

EL CONSEJO DE MINISTROS DE AYER

EL PROYECTO DE LEY DE PELIGROSIDAD SOCIAL A LAS CORTES

Es una edición actualizada de la ley de Vagos y Maleantes

SE INCORPORAN OTRAS FIGURAS «REVELADORAS DE UNA CONTRASTADA

PELIGROSIDAD» Y SE PREVEN NUEVOS INTERNAMIENTOS EN RÉGIMEN DE

REEDUCACIÓN

Madrid. (De nuestro redactor político.) Consejo de Ministros celebrado en Pardo en la mañana de ayer,

bajo la Presidencia del Jefe del Estado, se ausentaron, poco antes de concluir, el titular de Educación y

Ciencia, señor Villar Palasí, que tenía que inaugurar el nuevo curso universitario, y el de Trabajo, señor

Romeo Gorría, que salía por vía aérea hacia los Estados Unidos para asistir a la Conferencia

interamericana de ministros del ramo a que pertenece.

Fraga Iribarne destacó por la tarde ante los periodistas la ayuda que el Gobierno español se dispone a

prestar a Túnez, nación amiga, a petición y a la vista de unos informes de nuestro embajador y de la Cruz

Roja sobre el problema de comunicaciones que ha creado, entre otros, la catástrofe producida por las

inundaciones recientes. Igualmente subrayó el nombramiento de Villar Palasí como embajador

extraordinario de España en el I aniversario de la independencia de Guinea Ecuatorial.

Existen nuevos aspectos de desviaciones morales, especialmente en la juventud, y de ello es triste prueba

el tráfico de drogas 7 otros hechos y actividades contrarios a las leyes, a las buenas costumbres, a la

dignidad humana. A ello se refirió Fraga Iribarne al decir que el Consejo había aprobado, a propuesta de

Oriol, titular de la cartera de Justicia, para su remisión a las Cortes, el proyecto de ley de Peligrosidad

Social. "No se trata—aclaró—de un nuevo ordenamiento de los estados peligrosos y de las medidas de

seguridad, sino meramente de una edición actualizada de la ley de 4 de agosto de 1933. Se aspira a

sustituir el título de "Vagos y Maleantes", que es inexacto para varias de las situaciones que contempla,

por el más cabal, menos vejatorio y más correctamente comprensivo de las diversas conductas que

interesan: de "Peligrosidad Social". Se suprimen tipicidades anacrónicas e inútiles o que permiten el doble

juego, en principio y en general rehusable, de penas y medidas de seguridad y se subsana la carencia de

adecuados establecimientos, cuya falta había sido denunciada con tanta insistencia como fundamento, por

la creación de centros científicos y prácticos."

"La tabla de estados peligrosos—siguió diciendo el ministro—conserva, en esencia, la antigua estructura,

salvo las supresiones aludidas y los precisos retoques para corregir la ambigüedad de que adolecían

algunas figuras de las subsistentes. Y se incorporan al catálogo otras figuras que hoy son reveladoras de

una contrastada perversidad o peligrosidad indudablemente anunciadora de futuras actividades delictivas

o de trascendentes y presentes perturbaciones sociales, con grave riesgo o perjuicio para la comunidad y

sus miembros, y ello con la concreción y la nitidez requeridas por el principio de legalidad."

Acerca de este candente tema, que ocupa casi a diario las crónicas de sucesos de los periódicos, añadió el

señor Fraga: "Se prevén nuevos internamientos en régimen de reeducación y preservación, suavizándose

algunos de los que se conservan. También se intenta introducir en el sistema eficaces remedios de nuevo

cuño, como el arresto de fin de semana."

Abordó el ministro de Información otros temas tratados en esta reunión plenaria del Gabinete ministerial,

los cuales hacen referencia a Asuntos Exteriores, Ejército, Hacienda, Obras Públicas, Industria,

Agricultura, así como al desarrollo turístico —más del 12,6 por 100 de aumento en los primeros nueve

meses del año actual sobre el mismo período del anterior—y a la repercusión progresiva en el tráfico

aéreo. Por último, aludió a los nombramientos realizados. No hubo preguntas de los periodistas.—José

BARO QUESADA.

 

< Volver