Gallego Morell desmiente de nuevo su candidatura por UCD. 
 Calvo-Sotelo prepara con Martín Villa la estrategia electoral en Andalucía     
 
 ABC.    13/01/1982.  Página: 7. Páginas: 1. Párrafos: 10. 

Calvo-Sotelo prepara con Martín Villa la estrategia electoral en Andalucía

MADRID. El presidente del Gobierno, Leopoldo Calvo-Soteio, mantuvo ayer sendas reuniones

de trabajo con el vicepresidente para Asuntos Políticos, Rodolfo Martín Villa, y el ministro de

Asuntos Exteriores, José Pedro Pérez-Llorca, en las que se abordó, entre otras cuestiones, el

tema de las elecciones andaluzas. Medios políticos solventes precisaron ayer que ha sido ya

definida una «estrategia electoral» para Andalucía por parte de Martín Villa, Cavero y Pérez

Miyares.

Calvo-Sotelo despachó también con el señor Pérez-Llorca. Las mismas fuentes han señalado a

Efe que el presidente y el ministro de Asuntos Exteriores estudiaron el próximo viaje de este

último a Gibraltar. Como se recordará, tras el reciente viaje del presidente del Gobierno a

Londres y el anuncio de la próxima apertura de la verja gibraltareña, fue anunciada la visita de

Pérez-Llorca al peñón, si bien no se había fijado una fecha.

ESCUREDO NO VIAJA A MADRID. Mientras tanto, el presidente de la Junta de Andalucía,

Rafael Escuredo, no se desplazará a Madrid para comunicar al ministro de Administración

Territorial la fecha de las elecciones al Parlamento andaluz que apruebe el Pleno de la Junta,

en su reunión de mañana, día 14. Según fuentes de la Junta, lo más probable es que ambos

políticos mantengan un contacto telefónico el mismo día que se celebre el Pleno.

La opinión de la Junta sobre la fecha concreta de las elecciones es que el 23 de mayo, día

previsto en un principio por el órgano autonómico, no es una fecha inamovible «ya que —según

las mismas fuentes— si para ese día no está actualizado el censo, sería absurdo no esperar

unas semanas hasta que se solucione ese problema». En este sentido hay que señalar que el

Instituto Nacional de Estadística está trabajando a «marchas forzadas» para actualizar el censo

de esa región.

Por otra parte, el presidente de la Confederación de Empresarios de Andalucía, Manuel Martín

Almendro, ha declarado que «la celebración de las elecciones andaluzas en día festivo evitará

un coste elevado que nuestra deteriorada economía no puede, por sistema, soportar. Además

—ha añadido— supone un reto para todos los andaluces, pues es un paso en la consolidación

del sistema de libertades de corte occidental, que el proceso democrático supone y debemos

volcar nuestro esfuerzo haciendo un llamamiento a la participación en la próxima consulta

electoral.»

CANDIDATURA DE GALLEGO MORELL. Por otra parte, el profesor Antonio Gallego Morell

declaró ayer a Efe: «Estoy decidido a seguir siendo rector de la Universidad de Granada y no

entra en mis cálculos aceptar la candidatura a la presidencia de la Junta de Andalucía.»

El profesor Gallego Morell añadió que en relación a ésa posible candidatura avalada por UCD

«habría que preguntárselo a ese partido, en el supuesto de que yo perteneciera a él. Pero se

da la circunstancia de que no pertenezco a ninguna formación y no debo disciplina política».

Asimismo señaló que ha sido reelegido recientemente para el puesto que desempeña en la

Universidad y admitió que el lunes mantuvo contactos con el partido de! Gobierno, pero dijo:

«No quiero discutir una oferta antes de habérseme formulado.»

MANIFIESTO DEL PSA. De cara a la próxima confrontación electoral, el Partido Socialista de

Andalucía ha hecho público en Sevilla un comunicado dirigido «a todos los andaluces».

En el manifiesto, el PSA defiende la necesidad de que, tras las elecciones, el poder en

Andalucía esté en manos de un partido nacionalista «cuyo único punto de mira esté en

Andalucía y cuyos intereses radiquen aquí».

Asimismo, el manifiesto apunta el peligro de que «la política andaluza quede sometida a los

vaivenes de una "concertación" o un "enfrentamiento" entré PSOE y UCD», y entre otras cosas

afirma que «ahora ha llegado la hora de la verdad: la de contar o no con el poder real que

pueda utilizar bien el articulado del Estatuto.»

 

< Volver