Autor: Barrenechea, Eduardo. 
 Cortes:. 
 El Reglamento, los procuradores y el Gobierno     
 
 Informaciones.    07/03/1970.  Página: 15-18. Páginas: 4. Párrafos: 28. 

INFORMACIONES 7 de marzo de 1970

INFORME CORTES

Por Eduardo BARRENECHEA

Hace largo tiempo que —Por muchas y repetidas declaraciones de los ´procuradores en Cortes, de

personalidades políticas diversas y por gran parte de la Prensa nacional— se viene apuntandola necesidad

de abordar una reforma del Reglamento de las Cortes, que data del 26 de diciembre de 1957 (aunque fue

modificada en parte el 22 de julio de 1967). Esa necesidad se ha hecho más patente desde la llegada a

nuestra Cámara legislativa de tos procuradores en Cortes representantes de la FAMILIA (noviembre de

1967), que con sus ruegos, preguntas, enmiendas e interpelaciones dirigidas al Gobierno han puesto de

relieve el excesivo encorsetamiento en él qué han de desenvolverse.

Un procurador familiar, don Eduardo Tarragona (que toa sido, precisamente el que más ruegos y

preguntas ha elevado al Gobierna), dimitió, en fechas no lejanas al considerar, entre otras cosas, que su

labor en las Cortes era ineficaz, en gran parte por la rigidez del Reglamento, que no permite un diálogo

pronto y fluido con el Gobierno, Otro procurador, don Serafín Becerra —familiar por Ceuta— ha

manifestado que si no se procede a una efectiva reforma del Reglamento tendría que dimitir al

considerar, asimismo, que el actual Reglamento es un rígido corsé que imposibilita la debida eficacia de

su gestión, (El seño, Becerra es el procurador que, tras el señor Tarragona,, más veces se ha dirigido al

Gobierno.) En la muy reciente encuesta publicada en INFORMACIONES sobre la conveniencia o

posibilidad de que exista una oposición en las Cortes, la casi totalidad de los encuestados tprocuradores

de todos ios estamentos de la Cámara: sindicales, familiares, de la Administración, consejeros nacionales,

etcétera), coincidieron en el mismo punto; la necesidad de reformar el actual Reglamento.

LIMITACIONES

En efecto, en el actual Reglamento se advierte una excesiva intervención de los miembros del Gobierno y

de un peso definitivo de las decisiones de los mismos.

No hace muchos días que «Viriato» escribía en el diario «Pueblo»:

«El mecanismo puramente parlamentarlo de nuestra Cámara, ha sido concebido desde elevadas asís de

cautela, confiriendo al Gobierno una excesiva presencia y unas facultades exageradas, al no tener

contrapeso enciente. Efectivamente, el Gobierno interviene en la composición de las comisiones, en la

fijación del orden del día, en la convocatoria de los Plenos; los ministros pueden en cualquier momento,

hacer uso de la palabra, mientras que los procuradores han de seguir trámites escritos sujetos a plazo, etc.:

el Gobierno puede, además, aceptar o no una interpelación, matizarla como pregunta escrita, o conferirle

carácter reservado. Mientras que la tramitación de proyectos de ley remitidos a las Cortes por el Gobierno

se contempla en él Reglamento a lo largo de 18 artículos y se precisan muy detalladamente los pasos que

cada proyecto ha de seguir, la función de proponer leyes por parte de las Cortes se traía en sólo cuatro

artículos. Es decir, que la iniciativa genuina de las Cortes, goza de mucha menor, atención y de mucho

menor relieve. Estamos convencidos que la autoridad y la estabilidad de los Gobiernos han de

preservarse, pero nunca a costa de limitaciones desmedidas de los Parlamentos.

La dificultad estriba en el Reglamento, que, a la vez que confiere una excesiva presencia al Gobierno, no

habla para nada de la vigilancia específica de los actos del poder. V es urgente, cuando se acometa su

reforma, crear ésas figuras institucionales de fiscalización, dotarlas de flexibilidad en su funcionamiento

abrirles caminos de audiencia y de eficacia. Puede, legalmente hacerse. Es necesario para el prestigio de

las Cámaras... Parerece ya. oportuno que el Reglamento, desfasado de nuestra realidad de hecho. sea

considerado desde una perspectiva de renovación, actualización y reforma.»

Pues bien, en las actuales circunstancias, según vamos a ver, no sólo la fiscalización de los actos de

Gobierno es dificultosa en la práctica.sino que el diálogo entre procuradores y miembros de; Gobierno es

de hecho, ineficaz, dado el tiempo que media entre las preguntas de los procuradores y las respuestas de

los miembros del Gobierno.

ESTADÍSTICAS

La forma más directa y sencilla de dialogar con el Gobierno, dentro de las posibilidades que brinda el

actual Reglamento, es a través de los ruegos y preguntas que al mismo pueden elevar los procuradores.

En esta modalidad he centrado el presente estudio; que abarca los años 1968 y 1969 (tiempo que lleva

en vigor la IX Legislatura de las Cortes}.

CONSECUENCIAS

Las consecuencias que pueden extraerse, válidamente del presente estudio es, por una parte; La necesidad

de reformar el actual Reglamento de las Cortes, adecuándolo a las necesidades y realidades de 1970. Y

por otra, Que no se cumpla el actual Reglamento, en orden a contestar a los procuradores en el

tiempo que marca dicho Reglamento (treinta días), es motivo,en un sentido, de desánimo para los

procuradores al considerarse poco asistidos por el Gobierno y, en otro, «la ineficacia y paradoja pues, en

más de una ocasión, el Gobierno contesta sobre un hecho cuando éste «ha dejado de existir».

En el transcurso del año 1967 los procuradores en Cortes se dirigieron al Gobierno sólo en siete ocasiones

para formularle «ruegos o preguntas». Los procuradores que; ejercitaron este derecho fueron: don,José

María Sentís Simeón, don Fernando Fugardo Sanz, don Jorge Jordana de Pozas, don Roberto Reyes

Morales, don Fernando Robina; Domínguez, doña Purificación Sedeño Fuentes y don Ezequiel Puig

Maestro-Amado (un ruego o pregunta cada uno de ellos).

Mediado el mes de noviembre de 1967 se produce la constitución de una nueva legislatura: la novena,

cuya máxima novedad es que entre los procuradores; y por primera vez desde sus inicios, entran a formar

parte de las Cortes Españolas los de representación Familiar, elegidos por sufragio directo entre todos los

españoles cabezas de familia y mujeres casadas (dos procuradores por provincia, más uno por Ceuta y

otro por Melilla).

Las siguientes estadísticas van a demostrar como está savia nueva producirá una revitalización en el

quehacer de las Cortes, pues va a ser precisamente este grupo de procuradores familiares quien con mayor

frecuencia ejercite los derechos que otorga el Reglamento de las Cortes en, orden a interpelar al

Gobierno y a demandar de éste, mediante el procedimiento de ruegos y preguntas,explicación a ciertos

actos del mismo o sobre temas de general interés.

Y asi, durante 1968, el «Boletín Oficial de las Cortes» da respuesta a 54 ruegos y preguntas (frente a los

siete del ano anterior) y en el transcurso del pasado año 1969 serán 68 las respuestas a esos ruegos y

preguntas contestados —como marca el Reglamento de las Cortes— a través de su «Boletín Oficial», la

inmensa mayoría debidos a los procuradores de representación familiar. (En efecto, en 1968: de 54 ruegos

y preguntas, 34 fueron formulados por los familiares, y en 1969, de 68 ruegos y preguntas, 49 lo fueron

por los familiares.)

E! Reglamento,

los procuradores

y el Gobierno

Archivo

una vista general de ana sesión plenaria de las Cortes Españolas

Lista de los procuradores en Cortes que hicieron ruegos y preguntas durante los años 1968 y 1969

CON UN SOLO RUEGO O PRE-GUNTA realizadas en los dos años considerados aparecen 1*

procuradores familiares 11 sindicales y 12 de otros estamentos. Veamos:

Por los FAMILIARES, los señores Martín Palomino, Gómez Losada, Sierra Moreno. Luaces. Aranegui.

Fernández Nieto, Oña Iri-barne. Pizarro. Zaldívar, Zubiaur, Gómez Trenor. Clavel Noya. Fernández

Palacios, Bau Carpi, Escudero Rueda y León Sola. Por los SINDICALES, los señores Saenz de Miera,

Yagüe Yus, Mombiedro, Figar. Zapico, Planelles, Reyes Morales, González Sáez, Navarro y González de

Canales, Doreste, García Bernalt y Tari. Por ASO-CIACIONES (Colegios y Cámaras), los señores López

Serrón, Conde Ponte, Molina Jiménez y Serrats Urquiza. Por la ADMINISTRA-CION LOCAL, los

señores Muller, Ybarra Mir, Lassala y Lerma, y los como CONSEJEROS NACIonales , las señoritas

Primo de Rivera y Plaza.

EL ARTICULO 76 CONCEDE Ai GOBIERNO UN PLAZO MÁXIMO DE TREINTA DÍAS PARA

CONTESTAR A LOS RUEGOS Y PREGUNTAS DE LOS PROCURADORES

• En 1968 tardó —de media-- sesenta y cinco días en dar respuesta

• En 1969 el retraso alcanzó los noventa días de media

• En 1968 contestó fuera del plazo que marca el Reglamento en el 81,5 por 100 de los casos

En 1969 contestó fuera de plazo en el 92,7 por 100 de los casos

• En 1967 hubo SIETE ruegos y preguntas al Gobierno.

En 1968 con la inclusión en las Cortes de los procuradores familiares, el número de ruegos y preguntas

se elevó a 54, y a 68 en 1969.

• De los 54 ruegos y preguntas de 1968, 34 fueron hechos por procuradores familiares. Y en 1969, de un

total de 68, 49 los hicieron los familiares.

El Reglamento, los procuradores y el Gobierno

TIEMPO MEDIO (EN DÍAS) QUE TARDO EL GOBIERNO EN CONTESTAR A LOS RUEGOS Y

PREGUNTAS FORMULADOS POR LOS PROCURADORES EN CORTES:

AÑO 1968 Solo en dos ocasiones el Gobierno contesto en el plazo legal fijado por el Reglamento de las

Cortes (articulo 76). En otros ocho casos, al retraso en las contestaciones fue como máximo de ocho días

sobre el pla-zo máximo fijado (que es de treinta días). Hay que advertir que en alguno de estos casos la

respuesta del Gobierno estuvo en poder de las Cortes en el plazo legal pero no pudo ser insertado en el

«Boletín de las Cortes» hasta la aparición del siguiente numero del mismo.

En resumen: en el 81,5 por 100 de los casos el Gobierno contesto fuera de plazo En el 14,8 por 100 de los

casos el retraso no supero los ocho dias sobre el máximo plazo, y sólo en el 3,7 por 100 de los casos

contestó en el plazo marcado por el Reglamento.

El tiempo medio que tardo el Gobierno en contestar a los cincuenta y cuatro ruegos y preguntas fue de

sesenta y cinco días.

AÑO 1969 En 1969 el retraso en contestar a los ruegos y preguntas aumentó de forma muy significada, y

así el tiempo medio empleado por el Gobierno fue de noventa días (tres meses, en vez del mes que. como

plazo máximo fija el Reglamento de las Cortes).

En este año, el Gobierno sólo contestó en el plazo legal en dos ocasiones (el 2,9 por 100 de los casos), y

en tres casas más su retraso fue minimo (el 4,4 por 100 de los casos). Asi, pues contesto fuera de todo

plazo en el 92,7 por 100 de los ruegos y preguntas que se le plantearon.

ARTICULO 76 DEL REGLAMENTO DE LAS CORTES Dice asi el artículo 76:

Los ruegos y preguntas se anunciarán por escrito y se entregarán ai presidente de las Cortes, y su texto

expresará concisamente el objeto de los mismos. El presidente rimitirá a la Presidencia del Gobierno las

preguntas o ruegos, para su traslado al ministro correspondiente

La contestación se hará también por escrito, en el plazo máximo de treinta días, contados desde la fecha

de su presentación en las Cortes (etc.).

NOTA En uno de sus úlimos ruegos, el procurador familiar señor Becerra .incluyó

CURIOSA al final un párrafo en el que pedía al Gobierno que se le contestase dentro del

plazo máximo de treinta días a que obliga «1 Reglamente de las Cortes. Dicho

ruego también fue contestado fuera de plazo.

Resumen de los ruegos y preguntas hechos al Gobierno los años 1961, 1968 y 1969 1967 1968 1969

Número total de ruegos y preguntas . ... . ... ... 7 54 68

Hechos por procuradores familiares ... ... ... ... ... .. ... .„ ,........ 84 49

Hechos por procuradores sindicales ... ... ... ... .. . ... ... . ... 17 17

Por los de Administración Local ... ..................,... ... ............ 5

por los de Asociaciones (Colegios y Cámaras) ... ... ... ... ... ... 33

¡por Consejos Nacionales...... ... ... ............ ... ... ... ... ... .... 12

Por rectores de. Universidad.......„ ...... ... .„, ... ... ... ... ... ... ... — —

Por altos organismos ... ... „. „. «,. ... ,.. .„ „. ... .„ .,. „. .„ .,, .„ — —

NOTA.—El número de ruegos y preguntas es ligeramente inferior al número dé procuradores que tos

hicieron, dado que algunos ruegos están formulados conjuntamente por más de un procurador. No se

contemplan los casos en los que los ruegos y preguntas fueron realizados por procuradores cuyo nombre

no figura en el «Boletín de las Cortes» y dicho ruego o pregunta se «contabiliza» al primer firmante, cuyo

nombre es el único que aparece. En la relación detallada se da cuenta de cada caso en particular.

Composición de las Cortes Españolas

Procuradores segün el estamento al que pertenecen Número % sobre el total

Sindicales.................. ... ... ... „. ... ... ... ... ...-...´... 150 28,3

Administración Local ... ... ... ... „. „. ... ;.. „......, ... ..., 109 20,5

Familiares................. ... ... ... „„, ,.. ... ... .´;. ... ... ... 105 19,7

Consejeros nacionales ...... ... ... ... „. ... ,..´......´.„ ... 100 18,8

Asociaciones (Colegios y Cámaras) „. „. .„ .„ ... ;........ 23 4,3

Rectores de universidad ... ... „. .„ ... ,..-,........,„ ... ... 12 2,2

-Instituciones culturales ... ... ... .», «. .„ .. ... ...´... ...... 6 1,1

Altos organismos ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ............ 5 0.9

 

< Volver