Proyecto de Reglamento de las Cortes. 
 Corresponderá a la cámara proclamar al Rey, al heredero de la Corona y, en su caso, al regente     
 
 ABC.    07/07/1971.  Página: 25-26. Páginas: 2. Párrafos: 27. 

ABC MIÉRCOLES 7 DE JULIO DE 1971. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. 25.

PROYECTO DE REGLAMENTO DE LAS CORTES

CORRESPONDERÁ A LA CÁMARA PROCLAMAR AL REY, AL HEREDERO DE LA CORONA Y

EN SU CASO, AL REGENTE

Cuantío el sucesor no alcanzase la edad de treinta años, las Cortes nombrarán un regente, a propuesta del

Gobierno y del Consejo del Reino

NO SERA COMPETENCIA DE LA CÁMARA EMITIR JUICIOS O VALORACIONES DE

CARÁCTER POLÍTICO SOBRE LA ACCIÓN DEL GOBIERNO

Los procuradores no serán responsables ante jurisdicción alguna ni aun después de terminado su mandato

por su actuación en la Cámara

Con fecha de ayer se ha publicado el número 1.155 del «Boletín Oficial de las Cortes españolas», en el

que, entre otros textos, se inserta íntegramente el texto del dictamen elaborado por el Gobierno sobre el

Proyecto de Reglamento de las Cortes españolas, texto que se remite a una Comisión especial presidida

por don Adolfo Díaz Ambrona, con don Alfonso García Valdecasas como vicepresidente y don Juan Reig

Martín como secretarlo, Integrada por cincuenta y siete vocales, para que sea tramitado de acuerdo con

las disposiciones finales primera y segunda del Reglamento vigente.

Todos los procuradores en Cortes, cualquiera que sea la Comisión a que pertenezcan, podrán enviar a la

Ponencia encargada de] estudio de la proposición—integrada por don Pío Cabanillas Gallas, don

Francisco Lapiedra de Federico, don Alvaro de La puerta Quintero, don Baldomcro Palomares Díaz, don

Santiago Pardo Canalís, don Ramón Pascual de Riquelme y Servet y don Eduardo Villegas Girón—las

enmiendas que estimen pertinente formular a la totalidad o al articulado, en el plazo máximo e

improrrogable de veinte días a partir de hoy miércoles.

En la imposibilidad de publicar el texto íntegro del texto que se propone para el nuevo Reglamento de las

Cortes, recogemos a continuación una amplia síntesis.

MISIÓN DE LAS CORTES

El título I está dedicado a «las Corles en el orden institucional», y el artículo primero, que consta de seis

párrafos, establece: es misión principal de las Cortes la elaboración y aprobación de las leyes, sin

perjuicio de la sanción que corresponde al Jefe del Estado. La iniciativa legislativa corresponde al

Gobierno y se ejerce mediante los proyectos de ley remitidos a las Cortes. Podrán, además, las Cortes

presentar proposiciones de ley en los términos previstos en este Reglamento. Sin perjuicio de lo

establecido en 193 párrafos anteriores el Gobierno podrá someter a la sanción del Jefe del Estado

disposiciones con fuerza de ley, con arreglo a las autorizaciones expresas de las Cortes.

En el artículo segundo se señala que corresponda al Jefe del Estado la sanción y promulgación de las

leyes, así como proveer a su ejecución. El Jefe del Estado, mediante mensaje motivado y previo dictamen

favorable del Consejo del Reino, podrá devolver una ley a las Cortes para nueva deliberación.

El artículo tercero confiere a las Cortes, en orden a la sucesión de la Jefatura del Estado, las siguientes

funciones: Recibir el juramento y proclamar al Rey, al Heredero de la Corona y, en su caso, al Regente.

El nombramiento, a propuesta del Gobierno y del Consejo del Reino, de un Regente, cuando el sucesor no

alcanzase la edad de treinta años; el acuerdo sobre la incapacidad de! Jefe del Estado, propuesta por el

Gobierno y el Consejo del Reino; Declarar abierta la Regencia, en los casos de incapacidad del Rey sin

que el Heredero hubiera cumplido los treinta años. Aprobar la cesión de los derechos antes de reinar, las

abdicaciones, las renuncias y los matrimonios regios. Aprobar la propuesta del Jefe del Estado, de

exclusión de la sucesión. Aprobar la tutela de las personas reales menores de edad, llamadas a la sucesión,

o del Rey incapacitado.

Otras funciones atribuidas a las Cortes por el artículo cuarto, son: recibir la notificación del Presidente del

Gobierno en los casos de ausencia y enfermedad del Jefe del Estado. Entender sobre las materias o

acuerdos que, sin carácter de ley. les sean sometidos por el Gobierno. Aprobar la cuenta general del

Estado, una vez examinada y comprobada por el Tribunal de Cuentas del Reino. Recibir las peticiones

que los españoles les dirijan individualmente, de acuerdo con el derecho reconocido en el artículo 21 del

Fuero de los Españoles. Autorizar al Jefe del Estado, mediante ley o acuerdo, en su caso, para ratificar los

tratados o convenios internacionales que afecten a la plena soberanía o a la integridad del territorio

español, así como para declarar la guerra y acordar la paz. Recibir cuenta documentada de las medidas

excepcionales adoptadas, en su caso, por el Jefe del Estado, a tenor de lo dispuesto en el apartado d) del

artículo 10 de la ley Orgánica del Estado. Ser inmediatamente informadas del nombramiento del nuevo

Gobierno y de la sustitución de cualquiera de sus ministros. Promover el recurso de contrafuera contra las

disposiciones de carácter general del Gobierno, en la forma determinada por las leyes.

MISIONES COMPLEMENTARIAS

Además de estas funciones, el artículo quinto reconoce a las Cortes las siguientes misiones

complementarias:

Recibir del presidente del Gobierno y de los ministros Informes acerca de la gestión del Gobierno y de

sus respectivos Departamentos. Formular a los mismos ruegos, preguntas e Interpelaciones en los

términos establecidos en este Reglamento. Realizar estudios, practicar informaciones, formular peticiones

o propuestas.

En cambio, se establece también en este artículo quinto que «en ningún caso será competencia de las

Cortes emitir juicios o valoraciones de carácter político sobre la acción del Gobierno, que Incumben

exclusivamente al Jefe del Estado, de acuerdo con el Consejo del Reino, a tenor del artículo 15 de la Ley

Orgánica del Estado. También señala que no podrán ser objeto de deliberación en el Pleno ni en las

Comisiones de las Cortes los asuntos que estén sometidos o pertenezcan a la jurisdicción de los

Tribunales.

El Título II, que se refiere a la constitución de las Cortes, señala, entre otras cosas, que la legislatura

durará cuatro años y excepcionalmente podrá ser prorrogada. Comprende cuatro periodos de .sesiones,

que se inician en octubre y terminan, en julio, con las excepciones previstas reglamentariamente. Los

artículos séptimo y octavo se refieren a la notificación de las relaciones de procuradores designados o

elegidos y las obligaciones de éstos. El artículo noveno se ocupa de la sesión plenaria de constitución,

elección de la Mesa y de los procuradores que han de formar parte de la Comisión permanente de las

Cortes, del Consejo del Reino y del Consejo Nacional.

El artículo diez determina que el Jefe del Estado presidirá la sesión de apertura de cada legislatura y

dirigirá a las Cortes, de acuerdo con el Gobierno, el discurso inaugural

DERECHOS DE LOS PROCURADORES

El Título III, dedicado a los procuradores, les atribuye en el artículo 11 los siguientes derechos: presentar

proposiciones de ley, formular enmiendas a los proyectos y proposiciones de ley, elevar mociones al

Gobierno, discutir y votar los asuntos sometidos a su deliberación, expresar libremente su opinión en sus

intervenciones, interpelar y formular ruegos y preguntas al Gobierno o a los Ministerios sobre las

materias de su respectiva competencia, recabar, a través del presidente de las Cortes, la información

necesaria para el cumplimiento de su misión, dirigirse a la Comisión Permanente exponiendo las razones

por las que, a su juicio, una disposición general del Gobierno vulnera los Principios del Movimiento

Nacional y demás Leyes Fundamentales del Reino Los procuradores no serán responsables ante

jurisdicción alguna, ni aun después de terminado su mandato, por ninguno de sus actos o manifestaciones

llevadas a cabo en el Palacio de las Cortes o donde sean éstas convocadas por su presidente en el ejercicio

de sus funciones reglamentarias. Los procuradores no podrán ser detenidos las Cortes, salvo en caso de

flagrante de-sin previa autorización del presidente de lito. La detención en este caso será comunicada

inmediatamente a la Presidencia.

El artículo 13 regula todo lo relacionado con el suplicatorio preciso para dictar auto de procesamiento

contra un procurador en Cortes. Y en los dos siguientes se establecen derechos de gratificación, pase de

libre circulación en ferrocarriles y pasaje en líneas aéreas y marítimas, y el artículo 16 establece el deber

de asistir a las sesiones del Pleno y de las Comisiones a que fuesen convocados.

PROVISIÓN DE VACANTES

Los artículos siguientes establecen los requisitos para ser procurador y la situación de incompatibilidad.

En cuanto a la provisión de vacantes, dice el artículo 19 que las que se produzcan en los procuradores

electivos se cubrirán mediante elección por el período que reste de la legislatura; la elección se convocará

dentro del plazo de sesenta días desde que se produzca la vacante, siempre que falte más de un año para el

término de la legislatura. El artículo 20 contempla los casos en que se perderá la condición de procurador.

Entre las funciones que el Título IV asigna al presidente de las Cortes figuran: fijar y nombrar, a

propuesta de la Comisión Permanente y de acuerdo con el Gobierno, las Comisiones y nombrar sus

presidentes, vicepresidentes y secretarios, éstos últimos a propuesta de los presidentes de las Comisiones

respectivas. Decidir que tos sesiones se celebren a puerta cerrada cuando, en los casos previstos, lo

requiera el carácter de los asuntos que hayan de ser tratados. Resolver las dudas o diferencias que puedan

surgir entre las diversas Comisiones. Mantener, como autoridad suprema dentro del palacio de las Cortes,

el orden interior del mismo dictando cuantas disposiciones estime pertinentes a este efecto. Tendrá a sus

órdenes a todos los empleados de las Cortes y agentes de la autoridad que presten servicio en el edificio,

sin que ninguna otra fuerza pública pueda penetrar en éste más que a expreso requerimiento del

presidente. Cumplir y hacer cumplir el Reglamento, interpretario y suplir sus preceptos en los casos de

duda y omisión y velar por la observancia de la cortesía y usos parlamentarios.

El Título V se refiere a la Mesa de las Cortes, y determina la elección de vicepresidentes y sus funciones,

así como la de los cuatro secretarios. Establece que «los miembros de la Mesa no podrán presentar

enmiendas ni tomar parte, como vocales, en las deliberaciones del Pleno o de las Comisiones, sin

perjuicio de su derecho a voto».

Sobre los funcionarios de las Cortes se ocupa el Título VI.

COMISIONES

Dentro ya del Título VII. que trata de las Comisiones, el capítulo I está dedicado a las Comisiones

generales: Permanente, de Competencia legislativa y de Estilo. Se detalla la formación, la elección de

procuradores integrantes y las misiones que les competen, A la Permanente, entre otras, se le asignan

éstas: promover recursos de contrafuero a disposiciones de carácter general del Gobierno: solicitar del

presidente del Gobierno y de los ministros que sean Informadas las Cortes acerca de la gestión del

Gobierno y de los respectivos Departamentos ministeriales: conocer y dictaminar previamente sobre la

toma en consideración de las proposiciones de ley que se presenten: proponer al Pleno de las Cortes la

separación de los procuradores por motivos de indignidad; deliberar, previa audiencia del inculpado,

sobre la concesión o denegación de suplicatorios para el procesamiento de procuradores: informar, a

requerimiento del presidente de las Cortés, cobre la devolución a una Comisión del dictamen emitido por

ella, para su ampliación, aclaración o mejor estudio: proponer a la Presidencia de las Cortes que solicite

del Jefe del Estado la prórroga de una legislatura por el tiempo indispensable, cuando exista causa grave

que impida la normal renovación de los procuradores; formular a las Cortes propuesta razonada del cese

de su presidente en caso de posible incapacidad de éste.

Al referirse a las Comisiones Legislativas, Mixtas y especiales, el capítulo II establece, entre otras cosas:

el presidente de las Cortes podrá constituir Comisiones especiales para realizar en el ámbito de su

competencia cometidos no legislativos, tales como realizar estudios, practicar Informaciones y formular

peticiones y propuestas. El número de procuradores que compondrán cada Comisión no podrá exceder de

sesenta ni bajar de cuarenta. En cada una de ellas estarán equilibradamente representados, dentro de lo

posible, los diversos grupos que integran la Cámara, atendiéndose de manera adecuada las peticiones que

individualmente y por escrito hayan presentado ante la Presidencia los procuradores para ser

preferentemente adscritos a una Comisión. Cada procurador deberá ser adscrito a una Comisión

Legislativa, a su solicitud podrá ser incluido en dos y en ningún caso en más de dos. Es obligatoria la

asistencia de los procuradores a las sesiones de la Comisión de la que forman parte o estén adscritos.

Las sesiones se celebrarán con carácter general por la tarde, con una duración no superior a seis horas

ininterrumpidas, que pueden prorrogarse. También podra disponerse la celebración de sesiones matinales.

Las Comisiones podrán pedir a los Departamentos ministeriales, a través del presidente de las Cortes, los

datos e informes que consideren necesarios para una mejor fundada formulación en sus dictámenes.

EL PLENO

El Pleno de las Cortes se reunirá preceptivamente cuatro veces, por lo menos, en cada período de sesiones

y siempre que el presidente lo convoque, bien por propia iniciativa o a instancia motivada de cien

procuradores. El presidente dirigiré los debates y fijará el tiempo de duración de cada Intervención, sin

que este limite pueda ser. en ningún caso, inferior a veinte minutos, pudiendo ampliarlo cuando la

importancia del asunto lo requiera. Los procuradores que entiendan haber sido aludidos personalmente

podrán solicitar por escrito del presidente les autorice para contestar a las manifestaciones que se hayan

hecho sobre su palabra o sus actos. El presidente podrá otorgarles la palabra por un tiempo máximo de

cinco minutos. Cuando un procurador, en el uso de la palabra, sea llamado a la cuestión o al orden por

tres veces en la misma sesión, el presidente podrá retirarle la palabra en lo que restare de aquélla. Cuando

un procurador que no estuviera en el uso de la palabra faltare al orden en tres ocasiones, el presidente

podrá ordenar su expulsión del salón de sesiones.

Los ministros tendrán derecho a hacer uso de la palabra en cualquier momento, previa venia del

presidente.

Por el Título IX se regulan las votaciones y por el X el procedimiento legislativo ordinario de los

proyectos de ley, de las enmiendas, de la deliberación en Comisiones y en el Pleno. El Título XI

comprende los siguientes capítulos: Tramitación de los proyectos de ley que sean de competencia de las

Comisiones; Disposiciones especiales relativas a la ley de Presupuestos y a los proyectos y disposiciones

de carácter económico; los Tratados y Convenios internacionales; tramitación de las proposiciones de

Ley; el procedimiento de urgencia; los dictámenes de la Comisión de Competencia Legislativa, y el

procedimiento en las Comisiones especiales. En el Título XIII se regulan las mociones; en el XIV las

interpelaciones, ruegos y preguntas: en el XV la publicidad de los trabajos de las Cortes, y en el XVI el

derecho de petición. Hay, además, cuatro disposiciones finales y dos adicionales.

El «Boletín de las Cortes», además del proyecto del Reglamento de dicha Cámara, inserta cuatro

decretos-leyes en relación con la prórroga del régimen fiscal de Canarias, financiación del Plan Renfe

1972-1975 autorización para suscribir un préstamo con el Export-Import Bank y sobre instalación de la

cuarta planta siderúrgica integral en Sagunto.

Por otra parte, publica cuatro ruegos presentados al Gobierno por otros tantos procuradores relativos a las

indemnizaciones laborales y a materia de enseñanza primarla y universitaria.

 

< Volver