Autor: Pérez Fernández, Herminio. 
 Cortes Españolas. 
 La actividad subversiva en España, como en otros paises, está promovida principalmente por el Partido Comunista     
 
 ABC.    28/11/1972.  Página: 29, 31-32. Páginas: 3. Párrafos: 31. 

ABC

CORTES ESPAÑOLAS

LA ACTIVIDAD SUBVERSIVA EN ESPAÑA, COMO EN OTROS PAÍSES, ESTA PROMOVIDA

PRINCIPALMENTE POR EL PARTIDO COMUNISTA

las fuerzas encargadas de mantener el orden público están siendo incrementadas y dotadas de material

moderno y de entrenamiento adecuado

ESTÁN PLENAMENTE AUTORIZADAS PARA HACER USO DE TODOS LOS MEDIOS DE QUE

DISPONEN, AUNQUE EVITAN LA UTILIZACIÓN DE AQUELLOS CUYAS CONSECUENCIAS

PUEDEN SER MAS GRAVES

El ministro de la Gobernación, señor Garicano Goñi, contestó a ciento sesenta preguntas, formuladas por

veintiocho procuradores

MADRID. (De nuestro redactor en las Cortes, Herminio Pérez Fernández.) El orden público es

indispensable para la paz. La paz es un bien importante que hay que defender celosamente. En España la

subversión ha existido desde que terminó la guerra. La represión de las guerrillas por los años 40 costó

varios centenares de muertos. En los años 50 surgieron las huelgas de transportes en Madrid y Barcelona.

Luego las huelgas mineras en Asturias. La actividad subversiva en España, como en otros países, está

promovida, principalmente, por el partido comunista, en sus tres facciones más importantes:

«Carrillistas», «VIII Congreso» y «Marxista-leninísta». La E. T. A., mezcla de separatismo y comunismo,

ha tratado también de alterar el orden público con diversas acciones, algunas tan graves como el reciente

atentado contra el Consulado .francés en Zaragoza. Las fuerzas encargadas de mantener el orden están

siendo .incrementadas y dotadas de material moderno y de entrenamiento adecuado. Tendrán además del

armamento tradicional otro más moderno, a base de elementos disuasorios que se utilizarán

preventivamente. Pero la fuerza pública está plenamente autorizada para hacer uso de todos los medios de

que dispone. Continuamente evita la utilización de aquéllos cuyas consecuencias pueden ser más graves,

pero ha de quedar claramente establecido qué quienes alteren el orden han de sufrir las consecuencias de

sus actos, sean éstos los que sean.

Constituyen estas "frases una brevísima síntesis de algunos de los puntos que, al referirse a materias de

orden público, tocó ayer en las Cortes Españolas el ministro de la Gobernación, don Tomás Garicano

Goñi.

Es evidente que las/ sesiones informativas a cargo de los ministros del Gobierno han ido cobrando un

extraordinario interés. Hasta ahora el ministro de la Gobernación no había comparecido nunca ante la

Cámara legislativa para responder a las preguntas dé los procuradores. Existían verdaderos deseos de

escucharle. Ahora el ministro ha dado amplia, cumplida y minuciosa satisfacción a cuantos lo esperaban.

La elevada concurrencia de procuradores, por una parte, y las 160 preguntas formuladas por 28 de ellos

constituyen mía doble prueba evidente de la expectación existente en torno a la presencia en las Cortes

del señor Garicano Goñi, quien, para una exposición mejor sistematizada de su informe, agrupó las

preguntas en cinco grandes temas: Orden Público, Sanidad, Correos y Telecomunicación, Asistencia

Social y Administración local.

Presentó al ministro, con unas frases de gratitud por su visita, el presidente de las Cortes, don Alejandro

Rodríguez de Valcárcel, que acaba de celebrar el tercer aniversario de su llegada al carro. Con tal motivo

quiso testimoniar su reconocimiento a cuantos han contribuido a hacerle más llevadera su tarea y tuvo

alentadoras palabras sobre la labor del futuro: «Se habla mucho de la necesidad de autentificar, de

fortalecer las Instituciones. Pero su vigorización —dijo—puede depender de nosotros mismos, pues

somos nosotros los que no debemos limitarnos a estar en las Instituciones, sino a ser las Instituciones, a

vivificarlas, a potenciarlas, a sacar de ellas todas las consecuencias que de ellas pueden derivarse...» Fue

largamente aplaudido.

El ministro no hizo prólogos ni prefacio». Para ganar tiempo, puesto que los temas eran numerosos e

importantes, comenzaron inmediatamente las preguntas. Trece procuradores plantearon cuestiones

relacionadas con el tema del orden pública la delincuencia, las drogas. Al responderles, además de las

frases que ya quedan recogidas al principio de nuestra información, el ministro dijo también:

La subversión activa existe. La cortamos, la desarticulamos, pero resurge de sus propias cenizas.

No es precisamente ahora cuando se muestra de una manera más grave. Para cortar la subversión lo

primero que hacen falta son medidas preventivas. Los servicios de Información son esenciales. Sin ellos

no se podría realizar ninguna labor de policía. Es una tarea difícil, arriesgada, secreta, callada y

oscura. También la vigilancia es fundamental. Se han producido evidentemente fallos por falta de

personal y escasez de medios. Pero esta situación ha mejorado mucho. Actualmente hay ya grandes

zonas del país perfectamente atendidas, y cuando finalice el plan de modernización podrá decirse lo

mismo de todo el territorio.

• En 1969 las fuerzas de la Policía Armada se incrementaron en 2.000 plazas. En 1970 se

incrementaron en 10.050 plazas, escalonadas en chico años. La Policía gubernativa verá en este mismo

período de cinco años aumentada su plantilla en 2.000 funcionarios, para alcanzar los 9.200. La

evolución de los principales créditos concedidos a las Fuerzas de Orden Público en los Presupuestos del

Estado ha sido la siguiente: Año 1970, 14.564,20 millones de pesetas; 1971, 16.021,70 millones;

1972, 19.455,40 millones.

• Señaló el ministro la profunda evolución que se ha producido en España en los último treinta años. En

1936 —dijo— vivían en poblaciones de más de 20.000 habitantes siete millones de españoles; en 1970

viven en ellas 18 millones. Este éxodo de 11 millones de españoles obliga a planteamientos distintos para

la actuación de las fuerzas del mantenimiento del orden. En 1936 había un guardia por cada 492

españoles y en 1970 teníamos uno por cada 925, con lo que se evidencia un más alto índice policial en

tiempos de la República. Comparando con las proporciones en países extranjeros, señaló que en Berlín

hay un guardia por cada 157 ciudadanos; en París, uno por cada 285; en Barcelona, ano por 400, y en

Madrid, uno por 576.

• Los enfrentamientos con la fuerza pública son tanto más peligrosos cuanto menor es el número de

esas fuerzas. Se tiende en todos los países a la concentración de grandes masas de Policía frente a los

alteradores del orden público para disuadirles de su actitud. Recientemente en París se criticó que frente a

un grupo de 300 manifestantes sé concentraran 3.000 policías. El Gobierno pudo señalar que gracias a

esa gran concentración de Policía, que actuó como fuerza disuasoria, la manifestación no se llevó a

efecto.

• Se han establecido acuartelamientos de Policía Armada en lugares estratégicos y gracias a la dotación

de material móvil moderno el traslado rápido a cualquier punto es perfectamente factible, como se

demostró con ocasión del reciente plante en la prisión de Tarragona. Todas las fuerzas están siendo

dotadas del material técnico moderno que se pone al alcance de la Policía de los países más avanzados.

CRIMINALIDAD

• Como consecuencia del desarrollo económico, los índices de criminalidad aumentan en las

grandes ciudades. Para combatirlos, y en la imposibilidad de tener suficiente contingente de policía para

controlar las calles, como podía hacerse en tiempos pasados, es necesario aumentar el número de

Comisarías de distrito, que se va a duplicar, y el material móvil de la Policía.

DROGAS

• Sin llegar a los extremos de otras naciones más desarrolladas que la nuestra, es evidente que el

problema de las drogas existe, aunque más limitadamente, en nuestro país. En relación con la Interpol y

los Departamentos especializados de otras naciones, se toman todas las medidas necesarias para

combartirlas. El viaje del procurador general de los Estados Unidos y el Seminario de Entrenamiento

sobre Estupefacientes, recientemente celebrado en la Dirección General de Sanidad, responden a esos

principios. En 1970 se realizaron 1.249 detenciones en relación con las drogas, de ellas 1.056

correspondieron a droga dictas y el resto a traficantes; en 1971 fueron 1.269 los detenidos, de ellos 679

drogadictos. No hay que olvidar que se trata de un tráfico internacional y que, por tanto, ha de ser atacado

conjuntamente con los demás países. Debemos luchar, sin embarga, cuanto sea preciso para erradicar de

España esta peste social, que está siendo utilizada también por determinados países para demoler las

bases fundamentales de la sociedad, con lo que la subversión puede prosperar más fácilmente.

ATRACOS

• Actualmente se califica de atracos hechos que no constituyen ésta figura delictiva. Aun

reconociendo que existe un cierto incremento en la comisión de delitos contra las personas y las

cosas, el número de atracos que se cometen en el territorio nacional no aumenta, sino que tiende a

disminuir. En 1969 se cometieron 249 en toda España; en 1970, 200; en 1971, 261. y en lo que

va de año. 198. La cifra no podemos decir que sea satisfactoria, pero tampoco es alarmante. No decimos

que vayan a terminar, pero preparamos la instalación de sistemas de alarma en las entidades bancarias,

qué son las más vulnerables.

DETENIDOS

• Todo detenido está a disposición de una autoridad competente, sea judicial o gubernativa, que es

quien dispone dónde permanecerá custodiado. Nada impide que transcurridas las primeras setenta y dos

horas de su detención continúe cumpliendos los arrestas que se le impongan en la Comisaría de Policía.

El ministro de la Gobernación así lo entiende y, desde luego, al amparo del artículo 23 de la ley de

Orden Público continuará manteniendo ese criterio y en ese sentido ha dado las órdenes oportunas. Se

ha hecho un uso muy limitado de esta ley pero vale la pena recordar que desde que se modificó el

mencionado artículo de la ley de Orden Público no ha sido necesario implantar el estado de excepción, lo

que ha permitido que 34 millones de españoles puedan gozar de la plenitud de sus derechos civiles. Las

leyes se dictan para cumplirlas y utilizarlas siempre que sea necesario. Por mi parte no pienso modificar

mi actitud, mientras las Cortes no modifiquen esa ley.

La ley de Enjuiciamiento Criminal no prevé tácitamente la asistencia de abogados a los detenidos, sino

todo lo contrario, reconoce al sumario el carácter de secreto y quedaría evidentemente desvirtuada en

caso de que esa asistencia fuera autorizada.

GUERRILLEROS

• Los «Guerrilleros de Cristo Rey» —dijo respondiendo a una pregunta concreta-— no están

autorizados ni gozan de ningún trato especial y son desconocidos como organización por la autoridad. Si

alguno que se dice pertenecer a este grupo comete actos delictivos es perseguido y castigado como

cualquier otro individuo que intente alterar él orden público. Ni existen policías paralelas ni pienso

tolerarlas.

MALOS TRATOS

• La Fuerza Pública cuenta con 100.000 hombres. Es evidente que en algunos casos puede haber

existido infracción, pero en las contadas ocasiones en que esto ha ocurrido han sido sancionadas por la

autoridad judicial o la gubernativa. En nuestro país la actuación de la Policía es notoriamente más suave

que en otros. Nuestras fuerzas del orden tienen que soportar frecuentemente un trato impertinente de los

delincuentes. Su ejemplar actuación debe ser más motivo de gratitud más que de escándalo. El espíritu de

las fuerzas encargadas de mantener el orden es bueno. Se sienten respaldadas, defendidas y protegidas

por sus jefes. Sus plantillas están siendo ampliadas. Sus medios se están mejorando. Con la ayuda de

todos lograremos que el mantenimiento del orden público sea cada vez más perfecto.

Con estas palabras finalizó la exposición del ministro de la Gobernación en materia de orden público,

contestando durante casi una hora a temas concretos que le fueron planteados por las preguntas de los

procuradores.

NO SE CONSIDERA IMPRESCINDIBLE LA CREACIÓN DE UN MINISTERIO DE SANIDAD

Se encuentran en curso de creación, reforma o modernización 2.836 camas de hospitales generales

REGRESO DE LOS PRINCIPES

Su Alteza Real el Príncipe Don Juan Carlos llegó al aeropuerto de Barajas, procedente de Londres, a

donde marchó el pasado día 22. El Príncipe viajó en un avión especial de la Subsecretaría de Aviación

Civil, trasladándose inmediatamente al Palacio de la Zarzuela.

Don Juan- Carlos asistió en Londres, junto a su esposa, Su Alteza Real la Princesa Doña Sofía, a los actos

conmemorativos del veinticinco aniversario de la boda de la Reina Isabel II de Inglaterra y el príncipe

Felipe de Edimburgo.

La Princesa regresó a Madrid a última hora del pasado sábado, día 25.

Se pasó seguidamente, al tema amplísimo de la Sanidad, dentro del cual el ministro dijo, entre otras

cosas:

La reciente publicación de una ley general de Educación, la entrada en vigor y aplicación del nuevo

sistema de Seguridad Social y de sus periódicas reformas y la elaboración incluso de un nuevo texto legal

en matera, de Administración Local, vienen a crear el cuadro preciso en el que deberá encajar la

elaboración de una ley general de Sanidad.

El tema de la creación de un Ministerio de Sanidad afecta a la competencia de distintos Departamentos

ministeriales y, por tanto, su consideración corresponde al Gobierno en su conjunto. Existen mecanismos

orgánicos y jurídicos suficientes para coordinar las materias sanitarias en el país. No se considera

imprescindible la creación de un Ministerio de Sanidad.

ESPECIALIDADES FARMACÉUTICAS

En la actualidad existen registradas en la Dirección General de Sanidad 16.765 especialidades

farmacéuticas que se corresponde a 22.797 presentaciones. En España, como en los demás países, la

demanda efectiva se centra en un número reducido de especialidades farmacéuticas. En nuestro caso, el

75 por 100 del consumo lo componen solamente 1.524 especialidades un 20 por 100 adicional

corresponde a 3.790, y el 15 por 100 restante, al resto de las especialidades farmacéuticas. No se puede

impedir o prohibir la nueva aparición de un producto farmacéutico cuando el laboratorio peticionario ha

cumplido los requisitos y condiciones exigidos por la legislación vigente.Un sistema de registro

restrictivo, aparte las dificultades practicáis de realización, pugnaría con las lineas inspiradoras de las

tendencias económicas del país. La calidad de los productos viene garantizada en un triple aspecto, que,

en ningún caso, nada tiene que ver con el número de productos registrados. Los propósitos del

Departamento se dirigen a establecer, con la colaboración de la propia industria farmacéutica, un sistema

de autocontrol en cuánto a la presentación de nuevas especialidades para que el mercado farmacéutico

tenga una estructura equilibrada. En el complejo problema de las especialidades farmacéuticas deben

evitarse medidas precipitadas, toda vez que, están implicados en él, por una parte, el progreso de los

medios terapéuticos, y por otra, el de un sector industrial que se ha demostrado eficaz y suficiente para las

necesidades nacionales.

INSPECCIÓN DE ALIMENTOS

• La inspección sanitarial de Alimentos viene ya funcionando con regularidad. La principal

preocupación de la Dirección General de Sanidad es reforzar sus medios técnicos en equipos de

laboratorios y personal especializado. Existe el propósito de poner en marcha próximamente, tal vez en

los primeros meses del ano 1973. un nuevo centro técnico de alimentación y nutrición situado en

Majadahonda.

ASISTENCIA HOSPITALARIA

• Es evidente que existen ya establecimientos hospitalarios con un alto nivel asistencial, lo que nos

debe obligar a establecer una homologación a esos niveles. En el primer año del III Plan de Desarrollo, es

decir, en este actual de 1972, se encuentran en curso de creación, reforma o modernizacion 2.636 camas

de hospitales generales, subvencionadas con cargo a los créditos del III Plan con la cantidad de 503.2

millones de pesetas. Continúa el programa de reforma hospitalaria, que, canalizada a través de los

Presupuestos de la Dirección General de Sanidad y que en su mayor parte corresponden a subvenciones

de Corporaciones locales, para la creación, reforma, modernización o potenciación de sus centros

hospitalarios. Es propósito del Ministerio de la Gobernación apoyar a las Corporaciones locales en el

desarrollo de sus funciones hospitalarias.

ASISTENCIA PSIQUIÁTRICA

• Existen en la actualidad unos 43.000 enfermos mentales internados en las diferentes hospitales

psiquiátricos. La estancia media de estos enfermas es aproximadamente, de un año. Se estima que esa

estancia media es excesiva. 6e trata de disminuir el período de internamiento de los enfermos

psiquiátricos mediante la creación de unidades extrahospitalarias, principalmente dispensables. Más de

la mitad de las camas hospitalarias para la asistencia psiquiátrica depende en la actualidad de las

Diputaciones provinciales, en un número de 23.033. Las entidades sin ánimo de lucro, principalmente las

de la Iglesia, mantienen unas 12.000 camas: las Instituciones privadas, unas 5.300. y el P.A.N.A.P.,

2.500.

ASISTENCIA SANITARIA EN LAS ZONAS RURALES

La asistencia sanitaria en las zonas rurales y el adecuarla a las necesidades de la población, facultando los

medios técnicos y el personal sanitario preciso, es una de las preocupaciones constantes del Ministerio de

la Gobernación. El programa especifico para el desarrollo y promoción de la asistencia sanitaria en las

zonas rurales se ha iniciado en este año y consiste en la creación de una red de centros comarcales y

subcomarcales de Sanidad, en los que los profesionales de la zona encuentren el ambiente y los medios

precisos para desarrollar su labor profesional con los avances que la medicina actual permite. A mediados

de este mes de noviembre se tenían aprobados por el Gobierno subvenciones para construir o adaptar 108

centros, correspondientes a 22 provincias, con un gasto total de 361 millones de pesetas.

El "ministro se refirió también a problemas del medio ambiente, campañas y luchas sanitarias y

problemas de los profesionales sanitarios.

En la última parte de su intervención, y dentro del tema de política interior, aludió a las Asociaciones

familiares, de padres de alumnos y a las normas vigentes para reuniones, elecciones y responsabilidades

políticas.

Informó también ampliamente sobre el ingente esfuerzo que se viene realizando en la modernización de

las comunicaciones, tanto teléfonos como télex, correos y telégrafos, y a los problemas de personal, ta-

rifas y explotaciones de estos servicios. En cuanto a los temas de asistencia social, se refirió al proyecto

de ley de Asistencia Social y Beneficencia; facilitó abundantes datos sobre el fondo nacional destinado a

estos fines, la Asociación Nacional de Inválidos Civiles, la planificación asistencia! de otros sectores —

ancianos, subnormales, infancia y juventud, Auxilio Social, etc.— y Organización Nacional de Ciegos.

En un amplio apartado relativo a la Administración Local, «una de las más importantes preocupaciones

del Ministerio» —dijo—, se refirió a la ley de Funcionarios, al mutualismo, la Seguridad Social de los

funcionarios locales, ayuda a subnormales, oposiciones, Haciendas locales, Mercasa y ayudas económicas

a los Ayuntamientos de Ceuta y Melilla.

Puede decirse que fueron muy pocos los temas contenidos en las preguntas de los procuradores que

quedaron sin la debida respuesta. A las nueve en punto de la noche, tal como había anunciado al

principio, el presidente de las Cortes levantó la sesión. El ministro anticipó que si alguna respuesta no

había podido ser atendida se contestaría por escrito. El final de su intervención, como algunas de sus

frases a lo largo de la sesión, fue acogido con cálidos aplausos.

 

< Volver