Autor: Pérez Fernández, Herminio. 
 Cortes españolas. 
 El ministro de Obras Públicas proclama su adhesión al espíritu y al contenido del programa del Presidente del Gobierno     
 
 ABC.    06/11/1974.  Página: 33-34. Páginas: 2. Párrafos: 27. 

A B C. MIÉRCOLES 6 DE NOVIEMBRE DE 1974. EDICIÓN DE LA MAÑANA, PAG. 33.

CORTES ESPAÑOLAS

El MINISTRO DE OBRAS PUBLICAS PROCLAMA SU ADHESIÓN AL ESPÍRITU Y AL

CONTENIDO DEL PROGRAMA DEL PRESIDENTE DEL GOBIERNO

Al presentar el proyecto de ley de Carreteras anunció un amplio informe sobre la política de su

departamento en materia de autopistas

RECHAZADA LA ÚNICA ENMIENDA A LA TOTALIDAD, SUSCRITA POR EL PROCURADOR

SEÑOR HENRIQUEZ HERNÁNDEZ

Madrid. (De nuestro redactor en las Cortes, Herminio Pérez Fernández.) «Don Carlos Arias acaba de

reiterar que se mantienen íntegras sus afirmaciones, su esperanzado programa, su indomable propósito de

realización. Mi primera intervención en las Cortes Españolas se sitúa plenamente dentro del espíritu y del

contenido del discurso del presidente del Gobierno. Y ello no sólo por una total lealtad a su persona, sino

por profunda convicción personal y por una clara conciencia de unidad y coherencia de Gobierno.»

Pertenecen estas palabras al discurso que ayer pronunció e] ministro de Obras Públicas. don Antonio

Valdés González-Roldán, ante la Comisión legislativa correspondiente a su Departamento, al efectuar la

presentación del proyecto de ley de Carreteras.

«La política no puede crearse como un cultivo de laboratorio —dijo también el ministro—, sino que debe

vitalizarse con esa crifica fundamentada, y solvente, que es un elemento sustancial para detectar los

criterios y las necesidades» El Ministerio de Obras Públicas —añadió luego— tiene fundamentales

responsabilidades en la planificación, ordenación y explota-ción -de los transportes y de los recursos

hidráulicos. Ello conlleva una influencia decisiva en el urbanismo, en la ordenación del territorio y en él

sector de la construcción, así como una activa colaboración en las materias relacionadas con la energía, el

medio ambiente, las regadíos, el turismo y la investigación científica y técnica. Destacó que la labor de su

Departamento se desenvuelve «en un marco en él que están implicados temas de trascendental alcance

político y con honda-repercusión en la opinión publica» y sus resultados al atender necesidades vitales

para las poblaciones y para su desarrollo social y económico, constituye una constante invitación a la

sugerencia, a la colaboración, a la petición y ala crítica.

Pasó seguidamente a referirse a la ley de Carreteras y señaló que la vigente es de 1877, lo que hace

necesaria su renovación, porque «en estos cien años han ocurrido muchas cosas que inciden, de modo

directo, en la ley vigente, que es, prímordialmente, una ley de construcción y de clasificación de

carreteras. Lo que hace un siglo preocupaba —afirmó— era establecer los mecanismos para construir la

red de carretelas, dado el Incipiente desarrollo industrial y urbano y que la escasez del parque de

vehículos no exigía el planteamiento de la problemática de la circulación y de la Incidencia de las

carreteras en su entorno. «Antes la carretera era sólo un ¡soporte físico que permitía ir de un sitio a otro.

Hoy es un elemento mas del entorno. Las carreteras se viven. Por ello el proyecto constituye un Código

completo, donde se aborda toda la temática de la Infraestructura viaria: la planificación, construcción,

financiación de las carreteras, su conservación, explotación y uso.»

Refiriéndose el ministro a la diversidad de leyes y normas reglamentarias hoy existentes en torno a las

carreteras, subrayó: «Es preciso crear con esta ley una base Jurídica amplia, que permita dar una unidad

de criterio a las inversiones • que el Estado y los entes locales realicen en esta infraestructura. Esta ley

debe ser un marco general, en el que se encuadren las disposiciones más concretas que se han ido

dictando hasta ahora, con criterios modernos.»

El señor Valdés llamó luego la atención sobre algunos problemas concretos y sustanciales:

• La ley dedica una atención especial a la planificación y a los estudios y proyectos que la hacen

operativa.

• Las carreteras atraviesan núc1eos urbanos y propiedades particulares y el transporte que se

desarrolla sobre las mismas es una actividad básica en la economía nacional. Las carreteras son así una

pieza clave en la ´ordenación territorial, e influyen de un modo terminante en el desarrollo

económico de la nación.

• El proyecto ha de tener un carácter eminentemente social, estableciendo las necesarias limitaciones a

la propiedad privada, cuando vienen impuestas por exigencias del bien de la colectividad.

• Una de las más novedosas aportaciones de esta ley es el tema de las redes arteriales y ha tenido

que empezar por definir competencias, marcar el esquema de los planes y dibujar los grandes rasgos

del régimen de estas redes arteriales.

COLABORACIÓN CON LAS CORPORACIONES LOCALES

Dentro de este punto se refirió el ministro de Obras Públicas a la «coordinación de la Administración del

Estado y de las Corporaciones locales», y dijo:

«Considero que contar decididamente con las Corporaciones locales en las actuaciones de infraestructura

que les afec-tan constituye una necesidad insoslayable... Estoy firmemente convencido de que la

colaboración con las Corporaciones locales es tremendamente fecunda y que es una de las directrices en

que debe insistir la acción del Estado en los próximos años.»

Abordó también el ministro de Obras Publicas el tema de la financiación de las carreteras. «La creciente

presión financiera que supone para el Estado la construcción, conservación v puesta al día de las

infraestructuras hace que ni aun en los países mas desarrolladas, por mucho que sea el esfuerzo, resulte

posible mantener el ritmo necesario, si no se cuenta con una más amplia colaboración de entidades y

Corporaciones de todo tipo.» Tras referirse a la utilización más generalizada del concepto de «concesión

administrativa, agregó: «En definitiva resulta indispensable Implicar a las personas y entidades

particulares, a los usuarios y especialmente a aquellos que obtienen beneficios singulares, .en. la tarea de

la financiación de las infraestructuras del país.»

El ministro dijo también:

«Este proyecto de ley se ha elaborado con rigor... Modificar una norma que tiene cien años de vida

siempre constituye una gran responsabilidad... Estoy seguro de que se conseguirá un texto justo y actual

que sustituya con. ventaja al honroso precepto que se deroga.»

PROMESA DE UN AMPLIO INFORME SOBRE AUTOPISTAS

En los últimos pasajes de su discurso el señor Valdés González-Roldán manifestó:

«Soy consciente de la preocupación de ciertos sectores de opinión sobre la marcha de determinados

aspectos de la política de carreteras y, en particular, de la de autopistas. Por ello pienso ofrecer, en su día,

a la consideración de la Cámara una exposición completa sobre la política del Departamento en la materia

y un esquema de los criterios de actuación en las infraestructuras viarias.» Y agregó: «La información a

estas Cortes y a la opinión pública es. a mi juicio, una obligación política que el Ministerio de Obras

Públicas asume gustoso. Esa información, que a nadie se ha negado al se negará mientras yo esté al frente

del DapartameTito, es parte de la tarea de un Ministerio, cuyo objetiva o está constituido sólo por la

frialdad de a técnica y de los números, sino que está insertado en la ejecución de un programa político del

que forma parte y al que está sustantivamente vinculado.»

DOS RUEGOS A LOS PROCURADORES

Una cálida ovación acogió las palabras del ministro, que había sido presentado por. el presidente de las

Cortes, don Alejandro Rodríguez de Valcárcel, quien aprovechó la oportunidad para dirigir a los

miembros de la Comisión de Obras Públicas dos ruegos: una actuación eficaz, entendiendo por tal «la

elaboración del mejor dictamen en el menor tiempo», y asiduidad v permanencia en la discusión y

elaboración del dictamen. A este respecto agregó:

«Yo sé que el quorum es tanto un arma arrojadiza a la conciencia de quienes lo provocan como un

instrumento parlamentario; y sé de los antecedentes, de los precedentes, las situaciones similares; pero no

me consuela. Creo que la falta de asistencia de los procuradores a las Comisiones es algo muy importante

que implica tanto conculcar un formal juramento que Ubérrimamente cada uno de nosotros formuló,

como un daño grave a la, propia Institución, a la institución que no es nuestra, sino que es del país, a la

institución a la que nosotros nos debemos y de ¡a que no nos debemos servir; a esta institución que todos

tenemos conciencia de que no solamente es importante, sino algo más: es trascendente en este hacer día a

día el mañana.»

COMIENZAN LOS DEBATES

Bajo la presidencia del titular de la Comisión, don Leopoldo Calvo Sotelo, se iniciaron seguidamente los

debates, tras ocupar su puesto el nuevo vicepresidente, don Virgilio Oñate Gil. El procurador don Rutera

Henríquez Hernández habla presentado la única enmienda a la totalidad del proyecto de ley que

propugnaba su devolución al Gobierno. Durante media hora abundó en los razonamientos de su enmienda

escrita, basada fundamentalmente en tres razones; el proyecto Infringe el artículo 2.* de la ley de

Colegios Profesionales; no debe ser considerado antes que el Estatuto de Bases del Régimen de

Administración Local, ni tampoco antes que te ley del Suelo, por los condicionantes que ñora ambas

supondría su aprobación. Por la Ponencia, don Manuel Pérez (Mea rebatió estos argumentos afirmando

que, a lo largo de los debates, pueden introducirse en el texto legal los modificaciones que

se consideren aconsejables, pero «si se admitieran las razones de incidencia en otras normativas de

importancia, serían muchos los proyectos que deberían ser objeto de devolución, lo que se traduciría en

innecesarias e injustificadas dilaciones en la tramitación, cuando no hay razones de oportunidad o de

calificación de su orientación que así lo aconsejen».

Ningún procurador apoyó la enmienda, En vista de ello, al ser rechazada por la Ponencia, el señor

Henriquez Hernández renunció a que fuera sometida a votación.

El artículo 1.°, cuyo texto comenzó a estudiarse seguidamente, comprende cuatro apartados y define el

objeto de esta ley.

las carreteras, autopistas y autovías. Cada apartado fue minuciosamente analizado, registrándose

numerosas intervenciones.

Proyecto de ley de Cooperativas

La Comisión de trabajo de las Cortes ha intensificado su labor de dictamen del proyecto de Ley de

Cooperativas, al haber aprobado en una sola sesión los artículos referentes al régimen de asociados,

ayudas a la financiación de cooperativas, fondos sociales obligatorios, aplicación de excedentes,

imputación de pérdidas, destino de los fondos sociales, regularización de balances, órganos sociales y de

dirección y atribuciones de la Asamblea general. Entre las determinaciones más importantes contenidas

en los referidos artículos destacan la limitación de la responsabilidad de los asociados a la parte

proporcional de sus aportaciones en relación con las obligaciones sociales que la cooperativa contraiga.

Los asociados, por otra parte, no podran formar parte del consejo rector ni de la dirección de las

cooperativas, ni podrán ser nombrados liquidadores o interventores contables. Pero los asociados, por otra

parte, tío podrán formar parte del Consejo. Tendrán derecho a ser informados sobre la marcha de la

cooperativa y a participar en las Asambleas generales.

En el artículo 16 se señala la facultad de emitir obligaciones por parte de la cooperativa, siempre

mediante acuerdo previo de la Asamblea general, pero queda prohibido la emisión de obligaciones

convertibles en partes sociales. Loa organismos autónomos, las empresas nacionales, los entes públicos y

fundacionales y tas cooperativas de crédito podrán contribuir a la financiación de Cooperativas

percibiendo un interés análogo al fijado para los asociados. En el artículo 21 se señalan los siguientes

órganos sociales y de dirección de las cooperativas: Asamblea general, Consejo Héctor e Interventores de

cuentas. La gestión de las cooperativas se atribuirá al Consejo Rector, que estará obligado a nombrar un

director.

La Asamblea general podrá exigir en cualquier momento cuentas de su actuación a los interventores

contables, a los miembros del Consejo Rector y, a través de este órgano, a la propia dirección.

A lo largo de la sesión, en nombre de la Ponencia, intervino don Francisco de la Caballería, y se acordó

que de ella formara parte en sustitución de don Rafael Cabello de Alba, recientemente designado ministro

de Hacienda, el también procurador don David Pérez Puga.

 

< Volver