Autor: Pérez Fernández, Herminio. 
 Cortes Españolas. 
 La comisión de trabajo expresó su repulsa por el atentado contra en monumento de los caidos del Cuartel de la Montaña  :   
 El voto delegado en las Asambleas generales motivó un amplio debate y la derrota de la ponencia. 
 ABC.    08/11/1974.  Página: 43-44. Páginas: 2. Párrafos: 16. 

ABC. VIERNES 8 DE NOVIEMBRE DE 1974. PAG. 43.

CORTES ESPAÑOLAS

LA COMISIÓN DE TRABAJO EXPRESO SU REPULSA POR EL ATENTADO CONTRA EL

MONUMENTO A LOS CAÍDOS DEL CUARTEL DE LA MONTAÑA

El voto delegado en las Asambleas generales motivó un amplio debate y la derrota de la Ponencia

Madrid. (De nuestro redactor en las Cortes, Herminio Pérez Fernández.) «Está visto que ni a los muertos

se les quiere dejar en la paz del sepulcro, ni siguiera se respetan los símbolos con los que España rinde

culto a su memoria.» Con estas palabras, el presidente de la Comisión de Trabajo, don Antonio Pedresa

Latas, abrió la sesión de ayer. Aludía al atentado registrado en la noche anterior contra el Monumento a

los Caídos en el Cuartel de la Montaña, «La Historia —continuó— no puede borrarse con petardos, ni por

las bombas dejará España de seguir caminando hacia su destino, con resuelta firmeza, por el sendero de

una paz que, quiérase o no fue lograda merced a tanto heroico y abnegado sacrificio en la guerra.» Tras

condenar el atentado, el señor Pedrosa terminó diciendo: «Que sigan unos alimentando sus viejos

rencores y que otros, sus compañeros de viaje, los tontos útiles, continúen con sus festines y sus

frivolidades políticas. Quiera Dios que el estruendo de esta explosión contribuya a despertar de su letargo

a quienes viven estúpidamente en permanente siesta.»

Las palabras del señor Pedrosa Latas fueron acogidas con largos aplausos. Don Salvador Serrats Urquiza

abundó en las manifestaciones de la presidencia, diciendo, entre otras cosas: «Nuestra respulsa a todo

aquello, ideas, hombres viejos y jóvenes que intentan esterilizar, con la sal de su torpe acción y con el

crimen como medio, cuanto el sacrificio de generaciones ha hecho para la paz en la concordia de nuestra

entrañable España.» También doña Mónica Plaza se sumó a estas expresiones, solicitando una acción más

decidida en la vigilancia del orden público, y el señor Lostau Román, como superviviente de la gesta del

Cuartel de la Montaña, dedicó su homenaje a cuantos allí murieron, afirmando que ninguno de cuantos

lograron salir con vida guardó nunca rencor para nadie. Todas estas intervenciones fueron subrayadas con

aplausos.

Seguidamente la Comisión inició el estudio del largo y complejo artículo 23 del proyecto de ley de

Cooperativas que regula el funcionamiento de la Asamblea general.

El tema de los votos delegados planteó el gran debate de la jornada. La Ponencia, en su informe, aceptaba

el voto por delegación, limitaba el máximo de cinco por socio y excluía al director, a los interventores

contables y a los miembros del Consejo rector de esta posibilidad de ostentar votos delegados.

La Comisión se dividió en tres grupos, fundamentalmente: uno, capitaneado por don Domingo Solís.

sostenía: no debe habar discriminaciones; los miembros del Consejo rector son socios como los demás y

deben tener el mismo derecho a ostentar votos delegados. Otro, que apoyaba la tesis de don Vicente Toro

Ortí: una obligación especial de los socios de las Cooperativas es asistir a las Asambleas generales:

fomentar la delegación de votos es fomentar la comodidad y el absentismo; si la cooperación no es

participación, no es nada. El voto delegado sólo debe admitirse en casos muy justificados, con un sentido

restringido y en Igualdad para todos los socios. Finalmente, había una tercera postura, defendida por el

señor Gómez Escolar: cinco votos delegados por socio, son demasiados; el máximo debe ser de dos.

La división de la Comisión se extendió a la Ponencia. El señor De la Caballería se mostró partidario de

dos votos delegados, que podrían ostentar incluso los miembros del Consejo rector. Por la Ponencia, los

señores Merino García y Pérez Puga ofrecieron un texto que reducía la posibilidad del voto delegado a

uno por socio y mantenía la exclusión del Consejo rector, salvo que los Estatutos establecieran otra cosa.

La lectura acogida con amplios murmullos desaprobatorios, dio una idea clara de lo que iba a resultar en

la votación. El texto mayoritario de la Ponencia sólo logró cinco votos a favor; fue rechazado por 21

votos en contra y cinco abstenciones.

En aplicación rigurosa del articulo 38 del Reglamento de las Cortes, el presidente de la Comisión solicitó

textos de enmiendas para someterlos a votación, en sustitución del propuesto por la Ponencia. Sólo se

presento uno, redactado por don Domingo Solís, que, una vez más, acreditó sus dotes políticas, al captar,

ágil y rápidamente, el sentir de la Comisión. Su texto acepta el voto delegado, pero recoge la indicación

del señor Toro estableciendo que deberá justificarse, y asimismo la sugerencia del señor Gómez Escolar

limitando el máximo de dos; por otra parte, mantiene su tesis de igualdad, a estos efectos, para todos los

socios, incluido el Consejo rector, Logró 33 votos a favor, entre ellos el del ponente señor De la

Caballería; dos en contra, de los ponentes señores Merino y Pérez Puga, y una abstención, del también

ponente señor Serrabona. El presidente declaró que este texto se incorpora al dictamen, en sustitución del

de la Ponencia, rechazado momentos antes.

Se inició luego el debate sobre el articulo 24, que se refiere al derecho a voto.

Comisión de Obras Públicas

Cinco nuevos artículos de la ley de Carreteras fueron aprobados ayer tarde por la Comisión de Obras

Públicas de las Cortes Españolas.

Los artículos aprobados —segundo, tercero, cuarto, quinto y sexto del proyecto—se refieren a la

titularidad de las carreteras y a las competencias del Consejo de Ministros y del Ministerio de Obras Pu-

blicas.

Uno de los apartados relativos a las competencias del Consejo de Ministros señala que corresponde a éste

«otorgar las concesiones de nuevas carreteras estatales y de sus elementos susceptibles de explotación

individualizada». Este tema motivó una intervención del señor Escudero Rueda, procurador familiar por

Guipúzcoa, en la que llamó la atención sobre los presupuestos y gastos de la construcción de autopistas de

peaje en España, e indicó que éstos son mucho más elevados cuando son realizabas por empresas privadas

que si las hace el Estado. Le apoyó en este punto el señor Gomez Ángulo, pero precisó que el lugar para

discutir este tema está en el artículo 30 del proyecto, opinión que fue compartida por la Ponencia, que dijo

que aquí se trataba únicamente de establecer las facultades del Consejo de Ministros, lo que fue aceptado

por la Comisión.

Poco antes de las diez de la noche se levantó la sesión, que continuará hoy. a las cinco de la tarde.—Cifra.

 

< Volver