Autor: Contreras, Lorenzo. 
 Cortes. Debate sobre el Régimen Local. 
 El señor Escudero Rueda defiende La Región como ente político     
 
 Informaciones.    21/05/1975.  Páginas: 1. Párrafos: 14. 

CORTES

DEBATE SOBRE EL REGIMEN LOCAL

EL SEÑOR ESCUDERO RUEDA DEFIENDE LA REGIÓN COMO ENTE POLÍTICO

Por Lorenzo CONTRERAS

MADRID, 21. (INFORMACIONES.) — «El Municipio y la provincia constituyen las entidades

fundamentales de la Ad-ministración Local. También forman parte de la Administración Local las

entidades locales menores y los demás entes públicos de carácter local a quienes la presente ley reconoce

está." condición.»

Con este texto fue aprobado ayer con 48 votos favorables y una abstención el párrafo primero de la base

primera fiel proyecto de ley de Bases para el Estatuto de Régimen Local, que actualmente discute y

dictamina la comisión de Gobernación de las Cortes.

La sustitución de la palabra «básicas» por «fundamentales» y la desaparición de la expresión «no

territoriales» han sido las novedades incorporadas por dicha comisión al texto del informe propuesto por

la ponencia.

Una vez más, el tema de la región ha estado en el centro de las discusiones, sin resultados prácticos

visibles. Así, por ejemplo, el ex dirigente de la Comunión Tradicionalista señor Valiente Soriano,

defendiendo la región, dijo solemnemente que aquella es «columna viva de La Patria, no un andamio que,

lograda la unidad, se aparta a un lado».La imagen,evidentemente constructiva, resonó con otros ecos y

fórmulas expresivas en boca del señor Madrid del Cacho, procurador sindical cordobés, quien, tras indicar

que la región es actualmente «un hecho cultural», y no más, pidió para el proyecto de bases una redacción

que permita la contemplación futura de la realidad regional.

Pero habría de ser, una vez más, el procurador guipuacoano señor Escudero Rueda quien lanzara sondas

profundas sobre el concepto de región, evocando nada menos que el Estatuto vasco. En primer lugar,

expuso su argumento de que la región es entidad tan básica como el municipio, y, por supuesto, en este

orden, superior a la provincia, mera creación jurídica que se remonta a los tiempos de Javier de Burgos,

con su división administrativa de 1833. En parecido sentido, si bien proponiendo estructuras territoriales

eminentemente basadas en el municipio, se expresó el consejero nacional señor Asís Garrote, de

extracción política tradicionalista.

Don Manuel Escudero se apoyó en textos de Vázquez de Mella,, sobre todo en los que dicho pensador

tradicionalista lanzó en 1893 para instrumentar su defensa del regionalismo. Dijo Escudero que el tema

es viejo y no fia sido resuelto, cosa que la actual ley en discusión debe evitar.

Siempre apoyándose en Mella, el señor Escudero mantuvo que la región es una verdadera persona jurí-

dica, de indudable raíz histórica. Estimó que la soberanía social constituida por la familia, el municipio, la

comarea y la región no debe ser asfixiada ni negada por la soberanía política, cuya misión es proteger,

estimular, ponen orden o imprimir dirección a ésas personas colectivas que son la familia, el municipio y

la región." «En el fondo —añadió— el tema regional es político. Ni el Gobierno ni la ponencia quieren.

reconocer la región, pero disentir regional no ha muerto y continúa existiendo en España.»

A Juicio del procurador vasco hay fórmulas para dar cauce a la realidad regional. una fórmula política —

recordó— fue la ley de 1931, de la República, que dio origen a, los Estatutos vasco y catalán, a los

procuradores —continuó el señor Escudero— reparan en los artículos 12,14, 15 y 16 de la Constitución

de la República, verán que ni las materias ni los grados de participación de las regiones atentaban para

nada contra el Estado «integral» que la República representaba.

Lo que sucede —continuó— es que esa fue la fórmula de un Estado derrotado, y como todavía no se ha

planteado que va siendo hora de considerar unas realizaciones prácticas, aunque fueran republicanas, a fin

de comprobar si tales realizaciones se oponen o no a la unidad, es preciso moverse ahora; entre dos

soluciones: considerar a la región como ente local o como ente político.El primer supuesto plantearía la

exigencia de personalidad jurídica distinta del Estado para la región, con fines y competencias propios, así

como órganos específicos de decisión y ejecución. El modelo sería descentralizador.

El segundo supuesto, a juicio del señor Escudero, sería el preferible. Es decir, la región como ente

político, cuyo modelo sería no ya la descentralización, sino, la autonomía regional que fue precisamente

la solución del Estatuto de la República.

La realidad política —terminó el procurador guipuzcoano— me obliga a optar en esta ley por la región

como ente local, a fin de continuáis avanzando luego en una dirección autonomista que diese satisfacción

al numeroso pueblo que siente el problema.

Algunos procuradores, entre ellos el sindical catalán señor Clúa, contraatacaron con cálidas defensas de la

provincia. El mencionado procurador dijo que no hablarían igual del Estatuto catalán los habitantes de

Lérida, Gerona y Tarragona que los de Barcelona.

El ponente señor De la Vallina defendió, naturalmente, el Informe elaborado y distinguió municipio y

provincia de las demás entidades locales, subrayando su necesidad y su apoyo constitucional.

INFORMACIONES

 

< Volver