Autor: Contreras, Lorenzo. 
 Cortes. 
 El señor Peralta España opina que lo arraigado en nuestro país es la provincia , no la región     
 
 Informaciones.    27/05/1975.  Páginas: 1. Párrafos: 12. 

EL SEÑOR PERALTA ESPAÑA OPINA QUE LO ARRAIGADO EN NUESTRO PAIS ES LA

PROVINCIA,NO LA REGION

Por Lorenzo CONTRERAS MADRID, 2.7. (INFORMACIONES.)

EL señor Peralta España, procurador familiar por Málaga y subsecretario de la Gobernación, fue ayer la

«estrella» del debate desarrollado en las Cortes sobre el tema de la región, que continúa centrando la

polémica en torno a si dicho concepto debe tener o no acogida verdadera en la ley de bases para el

Estatuto del Régimen Local. Según el señor Peralta, no cabe hablar de región más que, en un sentido

romántico, porque lo arraigado en España —dijo— no es la región, sino la provincia. Citando a diversos

autores de Derecho Administrativo, el subsecretario argumentó que el concepto de región no tiene

apoyatura legal. En una tercera fase de su intervención, don Luis Peralta España expresó ciertas cautelas.

Evocando el artículo 1.° de la Constitución de 1931, el orador dijo que en dicha normativa se configuraba

a la República como «Estado integral», aunque después los Estatutos vasco y catalán llegasen a existir.

Aludió el señor Peralta a frases de Calvo Sotelo, definidoras de un regionalismo refractario a cualquier

separatismo. Dijo que no quería repetir algunas de las duras frases del famoso político para no hurgar en

viejas heridas. Terminó estimando que la fórmula de la ponencia y el texto del proyecto dan respuesta real

a la problemática regionalista.

Por parte de la ponencia Intervino don Baldomero Palomares. En su informe impreso la ponencia había

propuesto para el punto quinto de la base primera el siguiente texto inicial: «Para la realización de algún

fin de los atribuidos a las entidades locales básicas, podrán crearse entes regionales o comarcales de

carácter asociativo.»

Ayer, la ponencia sugería a la comisión un texto ligeramente alterado, que dice: «Para la realización de

algunos de los fines atribuidos a las entidades locales fundamentales o que puedan serles encomendados

por otras administraciones públicas, podrán crearse entes regionales o comarcales de carácter asociativo.»

Él catalán señor Viola Sauret mostró satisfacción por el hecho de que cualquiera de estos textos propone

un avance con respecto a los criterios aprobados por el Consejo Nacional el 26 de julio de 1968. Tales

criterios se podrían sintetizar así: la comarca o la región no serían nunca entidades, sino meras divisiones

territoriales. El señor Escudero Rueda, que alternativamente se ha mostrado partidario de la region como

«ente político» y como «ente local» si lo primero no resulta posible (como así parece), negó que hubiese

antinomia .entre divisiones provinciales y regionales. Era una respuesta al señor Peralta, que a su vez ha-

bía replicado a una intervención del señor Meilán con palabras que molestaron a este procurador.

.Durante la discusión de la comisión de Gobernación se registró un incidente. El consejero nacional por

Valladolid, don Anselmo de la iglesia, recordó una anécdota del señor Viola, pero no la supo desarrollar.

Resultaba que el señor Viola, al incorporarse durante la guerra civil española al frente de Teruel, tropezó

con un comandante que, de entrada, le comunicó su opinión .sobre la culpabilidad de los catalanes en el

estallido de la contienda. En una reciente sesión, el procurador por Lérida recordó este sucedido, que

había quedado grabado con ciertas deficiencias en la memoria del Consejero nacional vallisoletano. Este

comenzó ilustrando su exposición con la lectura dé un recorte del periódico «Libertad», de fecha 17 de

julio de 1932, que inicialmente proclamaba él anticatalanismo español. En la sala .hubo murmullos.

Algunos catalanes se incomodaron.El presidente de la comisión, señor Sánchez Cortés, recomendó

cordura al consejero.

El consejero, trató de explicar su intención, invocando una técnica de fray Gerundo de Campazas, que

comienza negando para después afirmar. La comisión no acababa de comprender esta técnica. Se

esforzaba don Anselmo para hacer ver que Onésimo Redondo, en el pronunciamiento público que

reflejaba el recorte periodístico, no quiso atacar a Cataluña. El señor Sánchez Cortés prohibió

vehementemente el uso de frases que lastimaran respetables sentimientos. El consejero acabó sentándose,

no sin antes advertir: «Pues yo creía que lo que iba a decir podría servir para aunar.»

La .sesión se reanuda esta tarde a las cinco.

EL INSTITUTO SOCIAL DE LAS FUERZAS ARMABAS, APROBADO EN LA COMISIÓN DE

LEYES FUNDAMENTALES

Extender el principio de igualdad a todos los miembros de los tres Ejércitos y de la Guardia Civil,

aboliendo la existencia de varias Mutualidades distintas que dieron lugar a prestaciones también

diferentes, de acuerdo con las posibilidades económicas de cada una, constituye el propósito fundamental

del proyecto de ley sobre Seguridad Social para las Fuerzas Armadas/ que ayer fue presentado en las

Cortes por ´ el ministro de, la Presidencia, señor Carro Martínez.

El señor Carro Martínez dijo que «la justicia social es un logró que justifica por sí solo a todo un sistema

político». Agregó que la mejora asistencial contenida en el proyecto se hace «en beneficio de las fuerzas

armadas, que constituyen una de las instituciones más importantes de nuestro Estado, respetadas y

admiradas por sus virtudes: sentido del valor y del honor y encendido amor a la patria, disciplina y

lealtad, ingente, capacidad de servicio y sacrificio —de los que cotidianamente nos están dando muestras

en estas fechas, tanto en el Norte como en el Sahara—. En fin, las fuerzas armadas simbolizan con la

mayor fidelidad los valores esenciales que constituyen la personalidad del Estado y de la nación

española».

La pieza clave del proyecto que ha comenzado a dictaminarse en la Comisión de Leyes Fundamentales,

viene dada por la creación del Instituto Social de las Fuerzas Armadas, como órgano gestor de un

mutualismo adecuado. El Instituto gestionará el establecimiento de unas prestaciones básicas, con

intervención financiera del Estado, así como otras prestaciones complementarias para perfeccionar por la

vía mutualista las pensiones y subsidios ya existentes en el Régimen General de las Clases Pasivas.

Queda subsistente. el Régimen de Derechos Pasivos, en los supuestos de jubilación, viudedad, orfandad y

defunción. Ciento setenta mil funcionarios quedarán integrados como miembros de carrera de la

administración militar en la nueva entidad mutualista. En total serán 1.200.000 personas las beneficiarias

del nuevo sistema.

Esta tarde continúa el examen del proyecto. En la sesión de ayer fueron aprobados los tres primeros

capítulos, incluyendo el texto que establece la existencia del Instituto Social de las Fuerzas Armadas.

ÍNFORMACIONES 27 de mayo de 1975

 

< Volver