Autor: Pérez Fernández, Herminio. 
 Cortes. 
 Durante media hora se reunió ayer la comisión de competencia legislativa  :   
 Emitió su informe preceptivo sobre la urgencia del decreto-ley relativo al terrorismo. 
 ABC.    27/08/1975.  Página: 8. Páginas: 1. Párrafos: 8. 

CORTES

DURANTE MEDIA HORA SE REUNIÓ AYER LA COMISIÓN DE COMPETENCIA LEGISLATIVA

Emitió su informe preceptivo sobre la urgencia del decreto-ley relativo al terrorismo

Madrid. (De nuestro redactor en las Cortes, Herminio Pérez Fernnádez.) El casi solitario palacio de las

Cortes —casi porque, pese al calor estival y a la desbandada de los procuradores, un puñado de

funcionarios y subalternos continúan diariamente presentes en su trabajo— se animó, ayer por la mañana,

al menos por un par de horas. Estaba convocada para la una y media la Comisión de Competencia

Legislativa, a fin de informar sobre las razones de urgencia del decreto-ley sobre prevención del

terrorismo.

El presidente de las Cortes y del Consejo del Reino, don Alejandro Rodríguez de Valcárcel, que preside

esta Comisión, se encontraba fuera de Madrid, como casi todos sus componentes: un ministro del

Gobierno, don Fernando Suárez González. vicepresidente tercero del Gabinete, que tiene a su cargo la

cartera de Trabajo; el presidente del Tribunal Supremo, don Valentín Silva Melero; el presidente del

Consejo de Estado, don Antonio María de Oriol; un consejero nacional del Movimiento, miembro de la

Comisión Permanente del Consejo, don José Miguel Ortí Bordas, y un procurador en Cortes. Con título

de letrado, don Blas Pérez González.

El más madrugador de los convocados fue el señor Silva Melero, presidente del Supremo, que entró en la

Cámara poco antes de la una de la tarde, cuando aún no había llegado de Barajas el presidente de la casa,

señor Rodríguez de Valcárcel. El último en comparecer fue don Blas Pérez González, que. sin embargo,

entraba en el despacho presidencial a la una y cuarto, es decir, con antelación suficiente.

ADELANTO HORARIO. — Aunque la convocatoria se había hecho para la una y inedia, una vez

congregados todos los participantes, decidieron iniciar la reunión. A la una y veinte, el presidente de las

Cortes tuvo la deferencia de permitir a nuestros compañeros, los redactores gráficos de A B C y de otros

diarios y agencias, así como a un cámara de TVE. que pasaran al despacho para dejar constancia de la

reunión. El momento fue muy cordial, y como uno de los redactores gráficos hiciera notar que el grupo

estaba mal situado y algunos de sus componentes quedaban «fuera de cuadro», el ministro de Trabajo y el

presidente de las Cortes atendieron sonrientes la Indicación y pasaron a ocupar otros asientos «dentro de

foco». Durante unos minutos las cámaras y los «flash» trabajaron intensamente.

A la una y veintitrés minutos se cerraban las puertas del despacho del presidente de las Cortes, donde se

efectuó la reunión. Hubo que esperar por los pasillos, porque el bar de la Cámara —siempre tan

espléndidamente atendido por las huestes de Perico Chicote— también está de vacaciones y sus puertas

permanecen cerradas. Durante la espera sólo tuvimos ocasión de ver a un procurador, no convocado, don

Ezequiel Puig y Maestro-Amado, secretario de las Cortes, que, por cierto, lucía un bonito bastón, con

empuñadura de plata, que le regalaron durante su reciente visita al territorio del Sahara.

REUNIÓN BREVE.—Se suponía que la reunión no sería muy larga, y así ocurrió. A las dos menos cinco

minutos, el último de los llegados, don Blas Pérez González, fue el primero en abandonar el despacho del

presidente. Un momento después lo hacía también el presidente del Tribunal Supremo. Le siguió don José

Miguel Ortí Bordas, que tuvo la atención de pararse unos minutos a charlar con los representantes de los

medios informativos, aunque, naturalmente, nada pudo decir sobre lo tratado en la reunión por su carácter

secreto. Salió solo también, poco después, el presidente del Consejo de Estado, y algunos minutos más

tarde, a las dos y diez, abandonó el despacho el vicepresidente tercero del Gobierno y ministro de

Trabajo, don Fernando Suárez González, que fue acompañado hasta la escalera de salida por el residente

de las Cortes.

SALUDOS Y SONRISAS.—Ninguno de los asistentes ofreció a los informadores otra cosa que saludos y

sonrisas. Tampoco hubo nota oficial ni oficiosa sobre la reunión. Sin embargo, hemos podido deducir que

en ella —y pese a que en el Consejo de Ministros se aprobaron otros dos decretos-leyes del Ministerio de

Hacienda— sólo se trató sobre el relativo a la represión del terrorismo. Todo inducía a creer —como

luego se comprobaría— que la Comisión de Competencia Legislativa ha emitido informe favorable,

reconociendo las razones de urgencia, por lo que el texto del decreto-ley ha podido ser publicado en el

«Boletín Oficial del Estado», hoy mismo, para su rápida entrada en vigor.

En las inmediaciones del palacio de las Cortes reina una intensa actividad con motivo de haberse iniciado

el derribo de los edificios fronteros a la Cámara por la calle de Floridablanca. que van a servir para la

ampliación de la casa de las Leyes. Esta calle ha sido ya cortada al tráfico, y la puerta que por ella daba

acceso a las Cortes ha sido cerrada. La entrada se realiza ahora únicamente por la calle de Fernanflor.

 

< Volver