Autor: Dávila, Carlos. 
   Hoy termina la campaña del refrendum andaluz     
 
 ABC.    26/02/1980.  Página: 7. Páginas: 1. Párrafos: 1. 

ABC. MARTES. 26 DE FEBRERO DE 1980. PAG. 7.

HOY TERMINA LA CAMPAÑA DEL REFERENDUM ANDALUZ

UCD tiene que explicar al país en estos días una rara paradoja: por qué recomienda la abstención en

Andalucía y, sin embargo, el voto positivo en Cataluña y Euzkadi. Al margen de consideraciones técnicas

—un referéndum no es asimilable a una consulta electoral— y de otras de oportunidad política que al

pueblo llano pueden resultar ininteligibles, no es fácil decirse y desdecirse en tan pocas fechas. Los

socialistas lo saben, y con un aparato de frases, entre grotescas, ofensivas, burdas y felices, han

recordado al partido del Gobierno su incongruencia.

Guerra, que se llama a sí mismo «el hombre malo», Felipe, Escuredo y sus pajes, están cumpliendo en

Andalucía una campaña que se centra en poner en evidencia flagrante las contradicciones centristas.

Como son muchas y variadas, la dialéctica socialista es un festival de ingenio más que un alegato a favor

del «sí». Carrillo, un intemacionalista obligado a ser autonomista confeso (no es fácil tan impía

conversión) no se queda atrás, se va de la mano de Alberti de mitin en mitin, proclamando su profunda

y reciente fe en una Andalucía autogobernada y, al paso, asegura que Clavero era «su» ministro en

el Gobierno. Dimitió y Carrillo se ha quedado sin favorito.

Mientras en Andalucía UCD ruega a los ciudadanos que se abstengan, en el País Vasco al partido le

preocupa el desinterés de unas gentes hartas ya de tantas urnas. Por otra parte, sólo una campaña seria,

tranquila y moderada en la expresión, podría alentar votos dudosos. Ninguna de estas condiciones se está

cumpliendo. Curiosamente, es Onaindía, radical y «patriota» de izquierda, quien ha serenado su retórica

y propone planteamientos de colaboración.

Favorece el líder de Euzkadiko Ezkerra la idea de un «Gobierno de alianza», no de mayoría ni monocolor,

lo que es tanto como mirar de reojo, pero fijamente, al PNV. Los nacionalistas, sin embargo, no se

dedican ahora a escuchar, prefieren gritar. Algunos, como Arzallus, braman: «Argala luchó y murió por

Euzkadi». Benegas, que va para perdedor, no se queda atrás: «UCD forma un Gobierno de "chorizos"»

Txiki tiene, como se ve, una oratoria embutida en el sarcasmo.

Es un político dado a engrasar conciencias.—Carlos DAVILA.

 

< Volver