Comercio exterior. Exportación en la industria de la construcción. 
 Un sector poco comprendido     
 
 Diario 16.    16/03/1978.  Página: III. Páginas: 1. Párrafos: 15. 

Exportación en la industria de la construcción

Un sector poco comprendido

Ei sector de exportación de construcción es un sector casi nuevo en España, especialmente por lo poco

conocido. Las empresas exportadoras de construcción se quejan de que su actividad es muy poco

comprendida en nuestro país, a diferencia de lo que ocurre en otros países europeos.

El sector pide que se considere . lo que de exportador tiene y exige financiación y lina legislación rigurosa

a la que poderse acoger. Probablemente, la mayor incomprensión a este sector reside en el hecho de que

en 1» ejecución de una obra en el exterior solamente la parte de -bienes y servicios españoles

incorporados podrán ser considerados como exportación propiamente dicha. El promedio de esta cifra

oscila entre el 40 y el 45 por 100 del total de la facturación.

A pesar de lo anteriormente expuesto, las grandes cifras que maneja el sector ha provocado que las

autoridades de diversos países adopten eficaces medidas de fomento para favorecer la competitividad de

sus empresas. Aunque en España este hecho no se ha dejado ver, la proyección de nuestras empresas de

construcción hacia el exterior ha evolucionado de forma espectacular.

En 1977 se contra t a r o n 80.000 millones de pesetas y se ejecutó una cifra de negocios en ese mismo

año de 22.000 millones, a diferencia de los 9.700 que se ejecutaron el año anterior de 1976.

Por lo que respecta a las previsiones, para 1978, y ateniéndose a los contratos actualmente en curso, las

cifras apuntan hacia una facturación global de 40.000 millones de pesetas. Indudablemente, la proyección

hacia el exterior de las empresas de construcción españolas ha evolucionado positiva y rápidamente, pero

—según fuentes del sector—, aún está, lejana la meta que representa nuestra capacidad potencial de

producción.

Este potencial de producción, estimado a groso modo, podría alcanzar sin dificultad los 2.500 millonea de

dólares/año, con un componente de exportación superior a 1.000. Por todo ello, el sector propone que la

Administración les facilite créditos para financiar la exportación, bajo pedido firme. Asimismo proponen

que se incluya al sector de construcción entre los que tienen acceso al crédito para la financiación de

capital circulante a las empresas exportadoras. Otra solicitud es la de que loa trabajadores españoles

desplazados en el exterior sean eximidos de pagar el impuesto sobre la renta de las personas física».

Oran potencial y escasa comprensión

Una vez conseguida la aceptación generalizada de que la industria de la construcción cumple en su

actividad exportadora ua importante papel en beneficio del país, dicen fuentes del sector, hay que aclarar

el confusionismo existente al analizar y delimitar en detalle el alcance de sus ventajas.

Como primera peculiaridad, se cita el hecho de que el producto que se ejecuta es, en cada caso,

completamente singular. Además, la realización del mismo se lleva a cabo en el país del cliente, lo que

explica que existan grandes problemas en el proceso de contratación, ya que antes de que pueda realizarse

la oferta, han de conocerse al detalle todos aquellos aspectos relativos al país del cliente que puedan tener

posterior reflejo en costes o plazos de entrega. Información que suele ser difícil y costosa cíe obtener.

Por último, el sector alega que uno de los aspectos menos entendido hasta el momento, es el hecho de que

cuando se realiza una obra en el exterior, se está realizando una verdadera acción exportadora, aunque a

diferencia de otras actividades, dicha acción es parcial y no comprende la totalidad del contrato, sino

solamente la parte que viene a representar. Esta parte supone el 40 por 100 del contrato y corresponde a la

aportación de bienes y servicios desde el país de la empresa constructora.

El desafío hacia el exterior

El sector de exportación de construcción señala que las empresas españolas han reaccionado al desafío

que su expansión hacia el exterior significa. Han demostrado gran agresividad y una prueba de ello es que

durante el año 1977 se haya contratado en el exterior una cifra muy próxima a los mil millones de dólares,

la cual supera a la suma acumulada de toda la contratación internacional, realizada por nuestras empresas

con anterioridad.

Como es lógico, dadas nuestras condiciones y situación geográfica, así como por relaciones políticas,

.nuestros mercados naturales más importantes son Hispanoamérica y el que forman el conjunto de países

árabes más el Irán.

Se han. realizado, o se encuentras eu fase de ejecución, obras importantes en casi la totalidad de los países

de habla hispana. Entre las. que se encuentran en estos momentos en plena realización cabe destacar el

proyecto hidroeléctrico de Paute, en Ecuador, obra de unos 5.000 millones de pesetas.

También destacan las obras de la República Dominicana y la construcción de autopistas en El Salvador y

Argentina, así como el ferrocarril venezolano. El único aspecto con el que se encuentra un freno a la

expansión de la industria de la construcción en su proyección hacia Latinoamérica reside en la carencia de

las adecuadas líneas financieras que, según el sector, son necesarias para poder acceder a la realización de

grandes obras publicas.

Por otra parte, la presencia dé las empresas de construcción españolas en los países del norte de África ha

evolucionado con enorme rapidez. Como el sector más abandonado, cabe destacar el mercado de Oriente

Medio, a pesar de que en el mismo no son necesarios la aportación de grandes medios financieros. Arabía

Saudí, Irak, Kuwait y la Unión de Emiratos, son campos potenciales de gran importancia para las

empresas constructoras de exportación en España. Como excepción en la actividad española del conjunto

a estos países, hay que mencionar a la República Árabe del Yemen y, sobre todo, al Irán, país este último

en el cual disponen nuestras empresas de una importante cartera de obras, superior a los 200 millones de

dólares.

Como medidas de fomento a la exportación, el sector pida que la legislación crediticia, además de

considerar a bienes de equipo, buques, plantas completas, etc., considere como exportación la ejecución

de obras por parte de empresas española, de construcción. Y ello, en la proporción que corresponda al

importe del conjunto de bienes y servicios especiales incorporados a la misma. Consideran inexplicable la

simplista postura, hast ahora adoptada, de que e materia de exportación m-hay términos medios.

Países en los que se están realizando obras en estos momentos

Argelia, Argentina, Ecuador, El Salvador, Francia, irán, Libia, Marruecos, Paraguay, Perú, República

Dominicana, Unión de Emiratos Árabes, Venezuela, Yemen del Norte.

 

< Volver