Aunque las regiones tengan mayor autonomía financiera. 
 "El Estado debe ser árbitro del flujo de rentas del país"     
 
 ABC.    27/08/1978.  Página: 31. Páginas: 1. Párrafos: 16. 

ABC. DOMINGO, 27 DE AGOSTO DE 1978. PAG. 31

AUNQUE LAS REGIONES TENGAN MAYOR AUTONOMÍA FINANCIERA

"EL ESTADO DEBE SER ARBITRO DEL FLUJO GENERAL DE RENTAS DEL PAÍS"

«No habría pertubación alguna desde el punto de vista de la redistribución regional y personal de la renta

por el hecho de que se concediera una mayor autonomía financiera a las regiones. Pero el problema

general de redistribución de rentas es, en su línea esencial, un problema de la Hacienda central. Y bajo

este principio, el Estado, a través de sus mecanismos de decisión, debe ser arbitro o moderador del flujo

general de rentas y riquezas del país. Esto no descarta el que en las distintas regiones se produzcan

políticas de sentido redistributivo», dijo ayer el ministro de Hacienda, Francisco Fernández Ordóñez, en

la clausura del Seminario Iberoamericano sobre Reformas Fiscales que se ha celebrado en Huelva.

El señor Fernández Ordóñez, que analizó los problemas fiscales de las comunidades autónomas, dijo en

su discurso que «el nuevo sistema tributario coincide con un cambio fundamental en la estructura del

Estado: éste se organiza en entidades autónomas que podrán acceder a un cierto grado de autogobierno.

La crisis generalizada de Jos modelos centralistas en toda Europa, y la necesidad de recuperación

histórica en alguna comunidad española ha planteado nada menos que un modelo diferente de

organización deJ Estado.»

«Este modelo suscita problemas de relación directa entre los diferentes niveles de ia acción pública: el

municipal, el provincial y el estatal. Problemas muy complejos en donde tienen Importancia vital las

relaciones financieras. Considero una ventaja —dijo— el que la reforma tributaria haya ido por delante de

este proceso para que exista así un cuadro legislativo ya completo sobre el «ue apoyar la nueva estructura

política.»

HACIENDAS REGIONALES. — De cara al diseño de las Haciendas regionales, el ministro afirmó que

«tanto lo política coyuntural como la política de medio plazo deben ser competencias del gobierno del

Estado y su consecución exige el mantenimiento por parte de la Administración central de los poderes

suficientes como para garantizar su cumplimiento. Las razones son que sólo el Gobierno central dispone

de información suficiente de la totalidad de los problemas a nivel del Estado y, en consecuencia, sólo él

puede decidir sobre las macromagnitudes oue están detrás de las decisiones de política monetaria, de

gasto público y de mecanismos de financiación. En otro caso, se podría producir lo que Hansen ha

llamado la hipótesis de perversidad: las decisiones regionales y locales podrían actuar en contra de la

política general de coyuntura y producir incluso efectos contraproducentes».

AUTONOMÍA FINANCIERA.--:H señor Fernández Ordóñez afirmó más adelante que tos principios de

carácter general que deben presidir el diseño de las haciendas locales. Son: principio de unidad de la po-

lítica económica, principio de responsabilidad de la Hacienda estatal en la distribución de la renta y la

riqueza, reconocimiento de autonomía financiera, principio de generalidad o de no privilegio, principio de

suficiencia, principio de flexibilidad y, principio de solidaridad.

En el reconocimiento de autonomía financiera, él ministro afirmó >}ue la plena realización de la

autonomía conlleva que los entes autónomos posean un volumen de recursos propios que dediquen

libremente a las competencias oue se les reconozcan. Ello significa el reconocimiento dé un poder

tributario limitado por la propia Constitución para que no perturbe él principio de unidad fiscal del

Estado.

GOBIERNO CENTRAL.—Finalmente, el señor Fernández Ordóñez dijo que la forma en que aborda

particularmente el asunto de las Haciendas regionales no debía interpretarse como una profesión de fe

centralista. «Se trata —añadió— justamente de todo lo contrario. Podría valemos la evocación de un

Ingenioso juicio de Alexis de Tocqueville emitido hace más de un siglo, de acuerdo con el cual un

"continental country" —yo traduciría un gran Estado— puede ser "gobernado" con éxito de manera

centralizada, pero no puede ser "administrado" con éxito de manera centralizada.»

Conclusiones del Seminario

Después de un detenido análisis de las distintas ponencias presentadas en el Seminario, las conclusiones

más importantes sobre los condicionamientos sociales de las reformas tributarlas son las siguientes:

Las reformas fiscales progresivas exige un amplio respaldo democrático; es preciso vencer a1

escepticismo que acompaña a toda reforma tributaria por el poco o ningún éxito dé las precedentes; es

necesario informar puntualmente a los contribuyentes sobre 1» aplicación correcta del gasto público, y la

Administración tributaria ha de presentarse con orden y eficacia en sus relaciones con los contribuyentes.

2. Es conveniente que en la instruccion básica se incluya la enseñanza dé los principios tributarlos y

presupuestarios, para Que todos los ciudadanos posean la conciencia que facilite la recepción y vigencia

efectiva de los sistemas tributarios.

3. Es necesaria la conveniencia de facilitar Información a los ciudadanos sobre el grado de cumplimiento

de las obligaciones - tributarias por parte de todos.

Por último, fueron aprobadas las conclusiones de cada uno de los temas estudiados en el Seminario. Al

parecer, se >está elaborando un documento final que podría denominarse «El manifiesto de la Rábida

sobre reformas tributarias.

El ministro de Hacienda clausura eu Huelva e! Seminario Iberoamericano sobre Reformas Fiscales

El ministro concluyó señalando qu« «con realismo se ha empezado la reforma fiscal, con normas que

aseguran su aplicación efectiva, su consumación en la realidad».

• Fuentes Quintana:

«Es necesaria una adecuada política del gasto publico»

Anteriormente, y tras la imposición al ministro pata las Regiones, Manuel Clavero Arévalo, de la medalla

de oro de 1» Universidad Hispanoamericana de Santa María de ¿a Rábida, .de la que fue rector el director

del Seminario, Enrique Fuentes Quintana, expuso al ministro de Hacienda y a los asistentes las

conclusiones de las distintas ponencias y debates que tuvieron lugar.

«El Seminario comparte —dijo el profesor Fuentes Quintana— los postulados expuestos en la con-

vocatoria, en el sentido de que los sistemas tributarios deben cumplir, además de su fin esencial de

proveer los recursos financieros, que eá forma creciente reclama la sociedad contemporánea, finalidades

económicas y políticosociales para lograr la estabilidad y desarrollo económico y construir una sociedad

más justa.»

DOS GRANDES IMPUESTOS.—El señor Fuentes manifestó que en el Seminario se expresó y se

admitió que una adecuada política del gasto, público constituye un medio tanto o más eficaz que el im-

puesto para cumplir la función redistribuidora. «Los sistemas fiscales —añadió— deberían estructurarse

en base a los dos grandes impuestos recomendados cor la ciencia financiera, con amplia difusión en el

Derecho de los países occidentales: el Impuesto Progresivo a la Renta de las Personas Física y el

Impuesto sobre el Valor Añadido.» :

Tras afirmar que el primero debería ser complementado con la introducción al concepto de renta, de las

ganancias de capital, plusvalías y en general todo incrementó del valor del capital, con los correspon-

dientes ajustes que eviten cargas desproporcionadas, indicó que también deberla ser coordinado por el

Impuesto al Patrimonio, que de por sí acentúa la progresividad y discrimina implícitamente en favor de

los titulares de las rentas del trabajo.

 

< Volver