Presupuestos Generales del Estado. El déficit del Estado el año próximosupera los 150.000 millones. 
 El Estado contribuirá a la expansión moderada de la economía en 1979     
 
 El País.    31/10/1978.  Página: 58-59. Páginas: 2. Párrafos: 30. 

Presupuestos Generales del Estado

El Presupuesto de gastos e ingresos públicos para el año próximo, que ha sido remitido ya por el

Gobierno a las Cortes, prevé un déficit de 154.000 millones de pesetas, con el que el Estado contribuirá a

expansionarla inversión pública en los próximos meses con objeto de relanzar la actividad económica. Por

primera vez en muchos años, los gastos de inversión mejoran su posición relativa en el conjunto de los

gastos estatales, aunque permanecen aún a un nivel muy bajo, algo por encima del 24% de los gastos

totales. El esquema de ingresos se ha visto, sin embargo, modificado radicalmente, al ser, por primera vez

en la historia financiera del país, superiores los impuestos directos recaudados que los indirectos, pues los

primeros superan a los segundos en algo más de un 5%. El Estado, finalmente, recurrirá de forma

moderada a la financiación exterior y de . forma no tan moderada al Banco de España para financiar un

déficit que representa alrededor del 9% de los gastos totales previstos para el año próximo;

El Estado contribuirá a la expansión moderada de la economía en 1979

El Presupuesto del Estado y los presupuestos globales del sector público constituyen este año, el año

1979, el conjunto más voluminoso de información que el Estado facilita a los españoles en toda la historia

económica del país. Más de una veintena de documentos repletos de cifras, cuadros estadísticos,

previsiones y justificaciones, han ido a parar al legislativo que deberá ser quien, en definitiva, apruebe o

modifique en la medida de sus deseos el cuadro básico de las cuentas del Estado para él año 1979 Este

esfuerzo de información y previsión económica es aún susceptible de ser ampliamente mejorado en

próximas ediciones, pero, de todas formas,´ constituye un acopio informativo que permitirá a los

españoles conocer con algún detalle cuál ya a ser el impacto del sector público sobre la economía

española en el próximo año.

El Presupuesto del Estado, que deberá ser discutido por las Cámaras, es uno de los principales

instrumentos de política económica del Gobierno. En esta ocasión, los autores de su elaboración han

orientado su contenido en tres direcciones básicas: una contribución a la expansión moderada de la

economía española en 1979. su carácter progresivo desde el punto de vista fiscal y la sincronización del

mismo con los postulados de la política monetaria que regirá el año próximo. Estas son las tres facetas

más importantes de la actúación que el sector público espera desarrollar durante los doce meses de! año

próximo.

— El carácter «moderadamente expansivo» del Presupuesto se apoya en el aumento previsto del gasto.

El Presupuesto del Estado se cerrará con un déficit superior a los 150.000 millones de pesetas. Los

gastos totales del Estado —sin incluir a ios restantes organismos del sector público, como la

Seguridad Social y otros— aumentarán el año próximo en un 23 % porcentaje en el que se incluyen

ya los 80.000 millones de pesetas del Fondo de Acción Coyuntural (FAC), destinado a inversiones

concretas que se determinarán en su día. Dado que el aumento nominal del producto interior bruto

(PIB) se prevé que será del 16,5 % durante el próximo año, el esfuerzo del Estado va a ser superior al

del conjunto de la economía. El carácter expansivo del Presupuesto del Estado puede medirse

también por la composición interna de los gastos corrientes y los de inversión, ya que estos últimos

aumentarán el 28,4 %, y los corrientes lo harán en un 21.7 %.

— La progresividad del Presupuesto reside en la composición prevista de los ingresos, en donde, por vez

primera, se destacan los impuestos directos sobre los indirectos, a consecuencia de los primeros

resultados de la reforma fiscal. Por cada cien pesetas de impuestos indirectos, el Estado ingresará e¡ año

próximo 105.4 pesetas en concepto de impuestos directos. No sólo la reforma fiscal ha sido la causante de

este avance de la imposición indirecta, sino que la propia evolución de la economía, restando fuerza al

consumo y a ciertos componentes de carácter fiscal no directo, ha sido la causante de la nueva

configuración de los ingresos del Estado.

— En cuanto a la política monetaria, el déficit de 154.000 millones de pesetas previsto para el año

próximo encaja con cierta facilidad en el esquema global que se pretende para el año próximo, y es un

indicio de que el Estado ha abandonado definitivamente, al parecer, las pretensiones de equilibrio

presupuestario o de débil déficit, que han acompañado la historia del Presupuesto español. Dentro

de esos 154.000 millones están incluidos los 80.000 millones de pesetas del Fondo de Acción Coyuntural.

por lo que el déficit corriente es de 74.000 millones de pesetas, prácticamente el´ mismo que el previsto

para el año en curso.

Cómo gasta el dinero

El Estado propiamente dicho gastará el año próximo un billón de pesetas 732.000 millones, es decir,

300.000 millones de pesetas más que este año, lo que representa un aumento relativo del 20,86 %. Esto,

sin incluir los 80.000 millones de pesetas del Fondo de Acción Coyuntural. El aumento de los gastos

corrientes es del 21,7 %, y el de los.gastos de capital, del 17.7 %, aunque si se incluyen los citados 80.000

millones dentro de este segundo capitulo, los gastos de capital aumentarán en un 28,4 %.

Los gastos del Estado se distribuyen en tres grandes sectores, desde el punto de vista económico: los de

funcionamiento (gue absorben el 48,5 % de los gastos totales), los de transferencias corrientes (e! 30 %) y

los gastos de capital (e! 21.5 %).

Gastos de funcionamiento

Incluyen básicamente las remuneraciones de personal y las compras de bienes y servicios. Los gastos de

personal suponen casi 43 % de los gastos totales, con \ aumento del 21,4%. En conjun la partida salarial

representará para el Estado un total de 741.010 millones de pesetas el año próximo. Este aumento no

refleja únicamente incrementos salariales, sino, también de efectivos humanos. Los salarios aumentarán

en la Administración un 10 % el año próximo, aunque la masa salarial lo hará en un 15 %, ya que la

diferencia se destina al complemento de dedicación exclusiva de los profesores de Educación General

Básica y a la reclasificación de algunos grupos de funcionarios que, en conjunto, son unos 200.000.

El aumento de los sueldos se aplica a las retribuciones básicas (sueldo, grado y trienios), lo que

determinará un aumento promedio de! 16,2 %, aunque la mejora salarial en el conjunto del año no podrá

ser inferior a las 42.000 pesetas.

Las clases pasivas tendrán aumentos salariales del 15% aunque en las pensiones más bajas el incremento

será del 30 %. Se fija también aquí un sueldo mínimo de 216.000 pesetas.

Los aumentos de plantilla se refieren fundamentalmente al Ministerio de Educación y Ciencia, que

absorberá 28.000 de un total de 45.000 nuevos funcionarios que ingresarán en la nómina del Estado el año

próximo, lo que representará en 1979 un gasto de 32.000 millones de pesetas.

Dentro de los gastos corrientes, la otra partida —además de la salarial— es la que se refiere a las compras

de bienes corrientes y servicios por parte del Estado, que aumentarán en un 28,8 % para situarse en

100.088 millones de pesetas. El aumento se explica por la incidencia del Programa de Modernización de

las Fuerzas Armadas, que aumentará sus gastos en 1979 en el 47.3 %.

Presupuestos Generales del Estado

El segundo gran capítulo de los gastos del Estado es el de las transferencias, es decir, el dinero que el

Estado suministra a diversas empresas o entes públicos. En el próximo año serán 493.000 millones de

pesetas, con aumento del 20,5 % sobre el año en curso.

Dentro de este importante capítulo, la Seguridad Social absorbe ya una parte notable, 147.000 millones de

pesetas, con aumento del 47 % sobre el año anterior.

Las subvenciones a empresas públicas para cubrir sus déficit de explotación son otra partida importante,

con 54.700 millones de pesetas. La parte más sustancial se la lleva Renfe, con 31.000 millones, que repite

así la asignación presupuestaria del año actual. Los aumentos en las transferencias a empresas públicas

suponen para el año próximo la cifra de 4.400 millones, de los cuales 2.000 millones incrementan la

dotación a Hunosa, que se sitúa así en 12.400 millones de pesetas de subvención. También

Trasmediterránea aumenta sus ingresos a costa del erario público en 1.500 millones de pesetas,

totalizando así los 4.500 millones. Y los ferrocarriles de vía estrecha verán incrementada su dotación en

novecientos millones de pesetas, con lo que se situarán también en 4.500 millones de subvención en 1979.

Estas cifras son, sin embargo, puramente ficticias, ya que la realidad demuestra que las liquidaciones

finales precisan de créditos extraordinarios para compensar mayores déficit que los mencionados. Todo

parece indicar que tanto la Renfe como Hunosa exigirán mayores subvenciones que las reseñadas en los

presupuestos de gastos.

Otros capítulos de las transferencias se refieren a las dotaciones a los fondos nacionales, que el año

próximo se verán incrementadas en un 21,7 %, de los cuales el Fondo de Asistencia Social verá

incrementar la suya en un 24,3 % y las subvenciones con destino a sufragar la gratuidad de la enseñanza

se incrementarán en un 10 %, para totalizar casi los 37.000 millones de pesetas.

Las transferencias a corporaciones locales permanecerán en la cifra de 65.000 millones de pesetas, con un

aumento de sólo el 0,3 %, ya que algunos tributos que antes tenían carácter social pasan ahora a las

haciendas municipales.

Operaciones de capital

El tercer capítulo de los gastos públicos es el de las operaciones de capital, que con 372.400 millones _de

pesetas representan el 21,5 % del presupuesto total del Estado, con aumento del 17,6 % sobre el año

1978.

Dentro de las operacionesde capital hay cuatro renglones básicos, el más importante de los cuales es el de

transferencias de capital, que representará el año próximo el 51,3 % de las operaciones de capital totales:

En total son 190.925 millones de pesetas, que suponen un aumento del 20,3 % sobre las transferencias de

capital del año! actual. Estas transferencias van destinadas a organismos y empresas públicas para que

realicen inversiones directas. Los otros tres apartados son las inversiones reales (154.319 millones), la

variación de activos financieros (adquisición de acciones y concesión de préstamos, por importe de

13.278 millones) y !a variación de pasivos financieros (pago de deudas; por valor de 13.830 millones). ´;

El conjunto de las transferencias de capital incluye en realidad una de las partidas más representativas del

presupuesto, ya que engloba las inversiones que realiza el Estado. Estas inversiones vienen a representar

la casi totalidad de la partida, exactamente 345.250 millones de pesetas, e incluyen las inversiones

directas que realiza el Estado, así como las que realizan los organismos autónomos y las empresas

estatales. A esta cantidad hay que añadir además, en el Presupuesto del año próximo, los 80.000 millones

de pesetas del Fondo de Acción Coyuntural, lo que eleva la cifra de inversión del Estado á 425.244

millones de pesetas, con un aumento del 28,4 % sobre el año actual.

La utilización de esta cifra es la que va a dar la verdadera medida de la capacidad del Estado durante 1979

para reactivar ligeramente la actividad económica y para crear empleos con los que absorber una

proporción, limitada desde luego, de los parados.

Con la inclusión del FAC, por importe de 80.000 millones de pesetas, la participación de las inversiones

en el conjunto del Presupuesto del Estado aumentará durante 1979 en un punto porcentual.

ya que en 1978 las inversiones representaron el 22,47 % de los gastos totales y en 1979 se estima que se

podría situar en el 23,47 %. El porcentaje, no obstante, es aún muy bajo y de no ser por el Fondo de

Acción Coyuntural, que en realidad es puro déficit presupuestario (ya que éste asciende a algo más de

150.000 millones de pesetas), la proporción entre inversiones y gasto total se hubiera degradado aún más

durante el año próximo. La baja proporción de inversiones dentro de los gastos totales es, dé todas

formas, una de las deficiencias estructurales del Presupuesto del Estado español, que tiene una gran

tendencia a incrementar sus gastos corrientes y subvenciones, descuidando poner el énfasis en actividades

a más largo plazo y con mayor repercusión sobre el conjunto de la economía.

Entre las inversiones que realizará el Estado destacan, por su cuantía, las correspondientes a

infraestructura (Ministerio de Obras Públicas y Urbanismo), con 100:420 millones de pesetas; las de

Transportes y Comunicaciones, con 31.905 millones, y las de Agricultura, con 36.997 millones de

pesetas. En conjunto, las inversiones de estos tres departamentos junto con las de Industria representan el

55,6% de las inversiones totales. También en el sector vivienda las inversiones son de cuantía

considerable, con 46.000 millones de pesetas y aumento dé! 25,2% sobre las del año actual. Para creación

de centros educativos se destinan 33.588 millones de pesetas. Para Defensa, la cifra de inversiones es de

62.072 millones, con aumento del 33%. Y para el instituto Nacional de Industria y sus empresas se

destinan inversiones por valor de 28.813 millones de pesetas, de las que 9.858 millones son para aumento

de su capital y 13.774 millones para subvencionar pérdidas de empresas, así como 4.500 millones de

pesetas para investigación petrolífera. En conjunto, el INI. además de las cantidades mencionadas y de las

dotaciones a fondo perdido que recibe a cargo del Presupuesto así como de las cantidades que reciba del

Fondo de Acción Coyuntural para aumento de capital, dispondrá en el año próximo de tres fuentes de

financiación: la emisión de 30.000 millones de pesetas en obligaciones avaladas por el Estado, los

créditos oficiales para Ensidesa, Altos Hornos del Mediterráneo y Bazán, por importe de 14.000 millones

y la capacidad de avalar créditos para las empresas: del grupo por importe de hasta 82.000 millones de

pesetas.

La financiación del presupuesto

El déficit inicial previsto para el presupuesto es de 74.000 millones de pesetas, cuya compensación se

realizará a través de dos tipos.de fuentes de financiación: el mercado exterior de capitales (unos 22.000

millones de pesetas) y el recurso al Banco de España, por importe de 52.000 millones de pesetas. .

La diferencia entre ingresos y gastos corrientes arroja un saldo favorable de 295.000 millones de pesetas,

que equivale al ahorro del erario público y que representa el 18% de tos ingresos corrientes totales. Este

ahorro, unido a los ingresos de capital, permite financiar el 85 % de la inversión del Estado para 1979. La

diferencia son 48.923 millones de pesetas, a los que hay que unir la adquisición neta de activos

financieros y los pagos de deudas, lo que totaliza los 74.000 millones de pesetas, que es la cantidad que

finalmente debe financiarse el año próximo. Este saldo negativo se cubre con apelación al ahorro exterior

por valor de 22.000 millones de pesetas (que representan el 1,3 % del presupuesto) y al Banco de España,

para ios 52.000 millones dé pesetas restantes.

La recaudación de impuestos, totalizará 1.000.423.185 millones de pesetas, lo que representa el 86% de

los ingresos corrientes. De esta cifra total, a los impuestos directos corresponden 730.135 millones de

pesetas y a los indirectos 693.050 millones, con lo que la imposición, directa superará a la indirecta por

vez primera en la historia financiera del país. Los impuestos directos representaban en 1976 el 38,9% de

los ingresos totales del Estado, porcentaje que eh 1978 será del 42,7% y para 1979 alcanzará el 44,1%.

Esta mayor participación será consecuencia del mayor aumento de los impuestos directos que los

indirectos, pues se prevé que los primeros crezcan en 1979 un 26% mientras que los indirectos lo harán en

un 22%.

En cuanto a la imposición indirecta, la partida de mayor volumen será la de lujo, con una recaudación

prevista de 195.000 millones, seguida por la renta de aduanas, con 152.545 millones de pesetas. En tráfico

de empresas se prevén unos ingresos fiscales del orden de los 97.500 millones, mientras que las

transmisiones patrimoniales y actos jurídicos documentados proporcionarán 133.200 millones de pesetas.

Del total de ingresos del Estado, un 14% proceden de fuentes ajenas a la recaudación de impuestos. Las

partidas más fuertes de éste porcentaje proceden de ingresos patrimoniales (84.943 millones de pesetas),

la lotería (40.500 millones), la venta de bienes y servicios producidos directamente por el Estado (35.994

millones) y los préstamos exteriores (22.000 millones de pesetas). La financiación del Fondo de Acción

Coyuntural se realizará mediante emisión dé Deuda Pública por importe de 50.000 millones de pesetas y

con un anticipo de 30.000 millones de pesetas del Banco dé España.

 

< Volver