Anteproyecto constitucional del PSP. 
 Monarquía constitucional y Cámara económico-social  :   
 Podría ser una enmienda a la totalidad del borrador de la ponencia. 
 Informaciones.    12/12/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 7. 

ANTEPROYECTO CONSTITUCIONAL DEL P.S.P.

Monarquía constitucional y Cámara económico-social

PODRÍA SER UNA ENMIENDA A LA TOTALIDAD DEL BORRADOR DE LA PONENCIA

MADRID, 12 (INFORMACIONES).

El Partido Socialista Popular (P.S.P.) considera como forma de gobierno actual

la Monarquía constitucional, mientras que en el plano económico social aboya por

la, creación de una tercera Cámara, el Consejo Nacional de Planificación

Económica y social, que garantizaría el desarrollo del Estado y las

regiones a través del aprovechamiento de la producción, así como la justa

retribución del producto nacional, según se manifiesta en un anteproyecto

constitucional elaborado por el citado partido.

El mencionado anteproyecto, que podría ser presentado como enmienda a la

totalidad en caso de que en los debates de la comisión constitucional no

pudieran ser introducidas modificaciones sustanciales al borrador elaborado por

la ponencia constitucional mantiene algunos aspectos del borrador ya conocido,

si bien apunta hacia un criterio de modelo de sociedad más cercana al socialismo

del que se desprende del trabajo de la ponencia del Congreso.

Según el resumen hecho público por Europa Press, algunos de los aspectos más

relevantes del citado anteproyecto se centran en una ley Orgánica reguladora de

los derechos y obligaciones del Rey, su sucesión, la dinastía y la regencia,

correspondiendo al pueblo, como poseedor del Poder soberano, decidir sobre la

forma de Gobierno definitiva, mediante el ejercicio de un referéndum.

Por otro lado, el anteproyecto señala la no confesionalidad del Estado que, al

igual que las iglesias, son independientes en sus respectivas competencias. En

este sentido, el Estado podrá establecer las acuerdos que considere oportunos

con la Iglesia o Iglesias con mayor representación en la sociedad española.

En lo que al aspecto económico-social se refiere, así como en lo que a política

educativa y cultural afecta, se proclama el principio de solidaridad de todos

los españoles para sostener las cargas comunes de carácter fiscal. Y en cuanto a

la corrupción económica y administrativa y las responsabilidades a que

diera lugar. Asimismo, se apunta el principio de socialización progresiva del

disfrute de las riquezas, la lucha contra los monopolios y el acceso de los

campesinos a las tierras sin cultivar o mal explotadas, así como la autogestión

en determinadas empresas a iniciativa del Estado o de ellas mismas.

Se reconocen, por otra parte, tres formas de propiedad: la social, la

cooperativa y la privada, estableciéndose que la ley regulará la actividad

económica y las inversiones extranjeras de cara a la salvaguardia del desarrollo

e independencia nacionales, conforme al plan e intereses de los trabajadores.

Por último, el anteproyecto señala que corresponde a las Cortes fijar las líneas

maestras del Plan económico y social, así como el control del mismo,

encargándose de la elaboración el Consejo Nacional de Planificación Económica y

Social, compuesto por representaciones de las Cortes, regiones y sindicatos

de los trabajadores. El mencionado Plan coordinaría asimismo la política social,

educativa y cultural, siendo competente también en el mantenimiento del

equilibrio ecológico a través de la defensa del medio ambiente y de la calidad

de la vida.

 

< Volver