Tierno Galván, en el Club Siglo XXI. 
 Se olvidan los problemas reales     
 
 Pueblo.    15/10/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

Tierno Galván, en el Club Siglo XXI

"SE OLVIDAN LOS PROBLEMAS REALES"

«La estructura actual de los Estados neocapitalistas es incapaz por sí misma de

aumentar la conexión entre la concepción democrática del mundo y la democracia

real», ha proclamado el profesor Tierno Galván como tesis central de la

conferencia que pronunció ayer en el Club Siglo XXI con el título «¿Qué

es la Constitución?».

El señor Tierno Galván comenzó sus palabras resaltando que una Constitución por

sí misma no es solución para los problemas de un país, puesto que necesita «unas

estructuras económicas y sociales adecuadas que la sostengan». Se refirió

asimismo a la «degeneración» de la clase dirigente, «indiferente ante toda

escala de valores y dominada por la apetencia de la inmediato» como uno de los

mayores peligros que harán fracasar la Constitución más perfecta que pueda

elaborarse.

Analizó posteriormente los distintos tipos de Constitución, que definió como «un

esfuerzo por la normatividad racional a la convivencia política», resaltando

cómo lentamente se fue pasando de las primeras constituciones ideológicas,

«repletas de ideas y principios», a las constituciones puramente jurídicas,

destinadas a «codificar y estructurar el poder del Estado y que en vez de

deducir sus principios de los hechos y ,la vida hacen que aquéllos se anticipen

a éstos». Como reacción ante esta situación, «originada en el imperio

napoleónico», señaló la crítica marxista, que la señala como un tipo de

Constitución «adaptada a un Estado clasista».

A continuación relató, citando a Lasalle, que «una Constitución no puede

limitarse a ser una mera estructura del poder político, puesto que hay otros

poderes que deben quedar plasmados en ella, como el militar, el económico y del

trabajo». En este sentido hizo hincapié en que todos estos poderes deben ser

integrados en la Constitución «a través del poder político». Tras afirmar que en

las constituciones de los Estados europeos «se da una ampliación del ámbito

puramente teórico, pero la estructura del Estado permanece idéntica», dijo

tajantemente que «no se puede aumentar la contradicción entre hablar de

democracia y continuar con Estados cuya estructura no se diferencia

fundamentalmente de los de hace un siglo».

Finalmente, se refirió a la situación actual española, afirmando que «no es

período de ensayos, pero no debe perderse la oportunidad de innovación al

elaborar la nueva Constitución», cambiando las estructuras «para aproximarlas a

la democracia real, que es igual a la justicia que todos deseamos». Entre

los asistentes al acto figuraban don Manuel Fraga Iribarne, secretario general

de Alianza Popular; él diputado Esperabé de Arteaga, el senador Villar Arregui,

el sociólogo Juan José Linz, la actriz María Cuadra, el señor Zavala, secretario

del Partido Carlista; Eladio García Castro, secretario general del PTE;

Amancio Cabrero, de la ORT; Raúl Morodo, secretario general del PSP, y el

diputado del mismo partido Donato Fuejo.

Presentó al conferenciante don Antonio Garrigues, quien dijo del señor Tierno

que su personalidad es compleja, por ser profesor, intelectual, hombre de

pensamiento, filósofo y, al mismo tiempo, hombre de acción, hombre político.

15 de octubre de 1977 PUEBLO

 

< Volver