Informe del PSP. 
 Democratización de la empresa  :   
 Para ello hay que desmontar el actual marco de relaciones laborales. 
 Arriba.    16/09/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 15. 

Informe del PSP

Democratización de la empresa

Para ello hay que desmontar el actual marco de relaciones laborales

MADRID, (Europa Press.)—El Partido Socialista Popular ha realizado un estudio y

ha elaborado un informe sobre la necesidad de «democratizar la empresa», en el

que advierte que «la etapa franquista nos ha legado un marco de relaciones

laborales en el seno de la empresa absolutamente impropio de una sociedad

democrática y que es preciso, por tanto, desmontar y sustituir pieza por pieza».

La Iniciativa de esta tarea, dice el informe, debe corresponder a los

parlamentarios de los partidos de izquierda, cuyo fruto legislativo debe ser

recogido por las centrales sindicales.

En síntesis, la penetración de la democracia en la empresa se ha de realizar en

tres áreas relacionadas: información, formación y transformación.

Información

Por lo que se refiere a la información, el estudio propone que es preciso

reclamar el derecho de los trabajadores a obtenerla al mismo nivel que los

directivos en los siguientes terrenos:

1. Datos económicos, financieros, contables y comerciales, beneficios y

pérdidas.

2. Situación en el mercado específico a corto, medio y largo plazo.

3. Nivel tecnológico de la empresa y su capacidad de desarrollo.

4. Relaciones de Interdependencia con otras empresas o entidades de crédito.

5. Estructura interna y organizativa. Funciones de cada trabajador, en

especial cuadros medios y dirigentes.

6. Niveles de Ingresos de cada trabajador y política general de salarios.

El proceso de obtención de esta información, y su misma obligatoriedad, deben

ser objeto de una preferencia atención legislativa en las Cámaras. La

legislación sobre este tema debe contemplar la función del Comité de Empresa

como órgano receptor y transmisor de esta información.

Se debe establecer la previsión de sanciones para las empresas que oculten

información y la creación de una figura del interventor de los trabajadores,

contratado por éstos y con la plena capacidad de acceder a los datos que se

desee dentro de la empresa.

Formación

La formación, según el estudio, debe permitir la promoción profesional y humana

del trabajador, que le capacite para comprender y controlar su propio trabajo,

le indique la finalidad de su tarea, su sentido, el papel en la producción,

etcétera.

La política de formación debe ser controlada por el Comité de Empresa, pero

elaborada y discutida por todos los trabajadores. La legislación sobre formación

en el seno de las empresas debería contemplar, según el informe, los recursos

que éstas obligatoriamente habrían de prestar: un porcentaje de la nómina

total (entre un 3 y un 4 por 100), el uso de los locales de la empresa, tiempo

para la formación de los trabajadores (con preferente atención a determinados

sectores), tiempo de los cuadros capacitados para la formación, etcétera.

Transformación

El doble proceso de Información y formación de los trabajadores, según el

estudio, les capacitará para avanzar en esta transformación, la creación de un

contrapoder en el seno de las empresas, con unos criterios serios, responsables

y racionales, capacitará a los trabajadores para poder replicar con

conocimiento de causa a los patronos en todos los aspectos de la empresa.

 

< Volver