Tierno Galván en el caso de Luis Torrijo, presunto miembro del GRAPO. 
 Me ha aceptado la tutela juridica  :   
 Es irrenunciable; no le puedo dejar abandonado. 
 Hoja del Lunes.    08/08/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 8. 

Tierno Galván en el caso de Luis Torrijo, presunto miembro del GRAPO

"ME HA ACEPTADO LA TUTELA JURÍDICA"

"Es irrenunciable; no le puedo dejar abandonado"

MADRID. (HOJA DEL LUNES).— "Me he ofrecido para mantener la tutela jurídica

de Luís Torrijo Cantero mientras decide él, o su organización, lo que debe

hacerse. "Mi ofrecimiento ha sido aceptado", manifestó ayer a HOJA DEL LUNES el

profesor Enrique Tierno Galván, líder del Partido Socialista

Popular y artífice de la rendición del presunto miembro del GRAPO en la

madrugada del sábado. "No le puedo dejar indefenso —continuó— y en estos

preliminares le atenderé yo. Luego reflexionará, hablará con unos y con otros y

veremos lo que decide. Si estima que sea yo su abogado, no tendría más

remedio que llevar el caso. Esto es irrenunciable; no le puedo dejar sin

protección."

—¿Cómo está física y psíquicamente el detenido?

—Está bien. El ha visto que se le ha tratado con la mayor corrección y, dentro

de ciertos límites, se encuentra tranquilo. De todas formas ha dormido bien y

está descansando. Yo creo que mañana ingresará en la prisión da Carabanchel al

cumplirse el plazo.

—Usted, en una rueda de prensa celebrada el sábado, dijo que Luís Torrijo es

perfectamente recuperable. ¿Esto puede iniciar una nueva forma de concebir y

tratar estos delitos?

—Hay que empezar una nueva valoración no sólo del delincuente político, sino que

hay que extenderlo al delincuente común. No podemos volver a esas penas de

ciento cinco años, de sesenta años, etc., porque realmente eso no sirve para

nada. Hay que intentar recuperar a esas personas a la convivencia con la

ideología que sea. Hay que aplicar los métodos tanto psicológicos—diálogos con

un psicólogo en la misma prisión—hasta un sistema penitenciario que vaya

orientado en ese sentido. No se trata de suavizar las instituciones, sino de

orientar las instituciones hacia una nueva concepción. Yo diría que el 80 o el

90 por 100 de los delincuentes son perfectamente recuperables. El delincuente

político es más difícil.

Exige más paciencia, ya que hay que discutir ideológicamente, hay que hacer

análisis y demostrar que la violencia es un método ineficaz. En el caso de Luís,

éste es un chico de diecinueve años que debe de llevar metido en esto desde los

diecisiete, y su mentalidad la lleva muy acuñada. Por otra parte, las

prisiones no están pensadas con el criterio que apuntaba antes. Son almacenes

donde la gente se confunde y se mezcla.

—¿Ha intentado el GRAPO ponerse en contacto con usted?

—No; no se ha manifestado. Yo creo que esto ha representado un duro golpe para

ellos y ahora estarán tratando de reorganizarse. No sé... de cerrar filas.

 

< Volver