Autor: R.. 
   Los programas del PSP     
 
 Informaciones.    13/06/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 31. 

LOS PROGRAMAS DEL PSP

PROGRAMA ECONÓMICO DEL P.S.P.

EL programa económico del P. S. P se basa fundamentalmente en un cambio radical

de las estructuras de producción. El P.S.P. desarrolla este programa en siete

puntos básicos.

1. Para que el país pueda superar la crisis económica en la que se encuentra

inmerso, reflejo del fracaso del modelo de desarrollo neocapitalista europeo

aplicado a España a partir de los años cincuenta, exige la cooperación de todos

los partidor políticos y de las fuerzas sociales, con el fin de crear un

nuevo modelo socioeconómico. Para llevar a cabo este ideal socialista debemos

utilizar las instituciones parlamentarias de la vida democrática.

2. El P.S.P., consciente de que la alternativa económica socialista sólo puede

ser fruto de un largo proceso de evolución, propugna en primer lugar una

alternativa a corto plazo, a fin de ejecutar un plan de emergencia destinado a

combatir fundamentalmente: la inflación, el paro, la baja productividad y el

desequilibrio de nuestra balanza de pagos, entre otros que generan un déficit de

la demanda retraimiento del ahorro, carencia de nuevas inversiones y un clima de

desconfianza económica en general.

Entre estos problemas, el más acuciante para el P.S.P. lo constituye el

progresivo aumento de la tasa de parados, que debe ser enérgicamente corregido

con un programa de potenciación de obras públicas, desgravaciones fiscales a las

empresas que creen puestos de trabajo, elevar progresivamente la participación

del Estado en la financiación de la Seguridad Social, revisión del seguro de

desempleo, garantizar precios mínimos en artículos de consumo primario, etc.

La alternativa económica del P.S.P. defiende la propiedad privada y apoya al

pequeño y mediano empresario, pero propugna la socialización de los grandes

medios de producción monopolista. Socialización del crédito y del suelo urbano.

3. Reforma fiscal.

— Satisfacción de las necesidades públicas.

— Reestructurar la distribución de la renta en sentido igualitario.

— Favorecer la estabilidad y el desarrollo económico.

El P.S.P. propone un aumento de la presión fiscal del 20 al 30 por 100 del

P.N.B., persecución eficaz y radical del fraude fiscal, reestructuración del

sistema impositivo, aumento de impuestos directos sobre los indirectos, creación

de un impuesto sobre el patrimonio.

4. Política de rehabilitación de la agricultura y del medio rural. Mejora de las

condiciones de vida en el campo. Desaparición de intermediarios. Potenciación

del sistema de producción cooperativista. Se crearán Juntas Comarcales

Agrarias e Institutos Regionales Agrarios.

5. Derecho de todos los ciudadanos a una vivienda digna. Esto se

conseguirá mediante la municipalización del suelo urbano, planificación

territorial, control de créditos bancarios destinados a las inmobiliarias,

medidas que en general tienden a evitar la concentración de los excedentes de

capital en las ciudades en detrimento del desarrollo integral de todos los

pueblos y todas las regiones.

6. El P.S.P., como partido de trabajadores, concede una especial

importancia a las relaciones laborales. Defenderá la libertad de gestión para

las centrales sindicales, derecho de huelga, jornada de cuarenta horas y

reestructuración de la fijación de salarios mínimos.

7. Política de pleno empleo que haga innecesaria la emigración de nuestros

trabajadores, así como pedirá la revisión de todos los acuerdos sobre emigración

firmados por España hasta la fecha, a fin de mejorar el nivel de vida de todos

nuestros compatriotas trabajando en el extranjero.

PROGRAMA SOCIAL DEL P.S.P.

El P.S.P. luchará por la creación de una sociedad productiva rica en bienes que

mantenga la solidaridad humana. Estos bienes reportarán una mejora de las

condiciones de vida a todos los hombres, sin sentirse mediatizados por los

condicionamientos del sistema capitalista.

— En primer lugar fomentará una educación obligatoria, libre, gratuita y

autogestionaria para todos los ciudadanos. El tipo de enseñanza que propugna el

P.S.P. deberá ser critica, ya que la libertad del hombre reside en su capacidad

para analizar, juzgar y elegir. Para fundamentar desde la infancia la igualdad

entre hombres y mujeres, ambos deberán compartir la misma educación. La

enseñanza podrá ser impartida en lenguas vernáculas y se respetará el derecho de

padres, alumnos y educadores a impartir y recibir una enseñanza laica o

religiosa.

El P.S.P. potenciará una revolución cultural que anteponga la cultura a

cualquier intento de competencia o triunfo de unos sobre otros.

— Por lo que respecta a la sanidad, ésta deberá transformarse en una sanidad

preventiva y rehabilitativa y no sólo y exclusivamente curativa. La sanidad

debe ser socializada, dando iguales prestaciones a todos los habitantes. Al

mismo tiempo, es necesaria una reestructuración de la Seguridad Social. El peso

de la Seguridad Social no deberá recaer sobre el pequeño y mediano empresario,

sino sobre el Estado; deberá comprender a toda la población, su escala de

cotización será distributiva, deberán desaparecer los regímenes especiales y

cumplirá una función correctora a escala macroeconómica.

— El P.S.P. entiende que hay tres grandes sectores de marginados en

nuestra sociedad que deben ser rehabilitados. Estos marginados han sido las

mujeres, los jóvenes y «la tercera edad».

Por lo que respecta a la mujer, deberá conseguir sin exclusiones la igualdad de

derechos completa en comparación con el hombre. Igualdad de derechos para la

mujer soltera, casada o separada. El P.S.P.

defenderá una ley de Divorcio justa y la regulación del aborto, en evitación de

su práctica clandestina.

— La juventud, doblemente marginada en estas elecciones, exige la mayoría de

edad a los dieciocho años y su derecho a recibir una educación no

discriminatoria ni clasista.

— La tercera edad sólo conseguirá su derecho a una vejez feliz en una sociedad

socialista que haya superado el principio de la rentabilidad máxima. No sólo hay

que actualizar sus pensiones, sino encontrar estímulos y horizontes a los que

dieron su trabajo para lograr una vida mejor para todos.

POLITICA INTERNACIONAL DEL P.S.P.

— España es parte de Europa y no puede ser ajena a sus problemas. No obstante,

la adhesión de España a la C.E.E. exige un gran debate nacional, en el que

deberán participar todos los sectores sociales y económicos implicados en la

negociación.

— El P.S.P. es contrario a la política de bloques. Propugnamos la

desnuclearización de las bases existentes en España y no prorrogar los actuales

acuerdos con los Estados Unidos.

— Cualquier alianza militar, y sobre todo la incorporación de España a la

Organización del Tratado del Atlántico Norte (O. T. A. N.), debe ser expuesta

con claridad y sometida a un gran debate nacional.

— Reivindicamos Gibraltar y propugnamos la solidaridad entre los trabajadores

del Campo de Gibraltar y los de la Plaza.

— El área natural de relación exterior de España con otros países debe ser el

área Mediterránea.

— España debe potenciar sus relaciones con América, pero el P. S. P. no puede

por menos denunciar las violaciones de los derechos humanos, principalmente en

Argentina y en Chile.

— El P. S. P. se solidariza con la lucha del Frente Polisario; no obstante,

desea la paz en el Moghreb y hará cuanto pueda por que pueda lograrse.

— El P. S. P. manifiesta rotundamente su solidaridad con las poblaciones de las

plazas de Ceuta y Melilla.

— Las Islas Canarias son españolas, pero necesitan urgentemente un estatuto de

autonomía.

— El P. S. P. se solidariza con la lucha del pueblo palestino.

El P. S. P. potenciará una nueva Europa, basada en las realidades regionales,

especialmente en el sur de Europa y Portugal, y se esforzará con ellas en

encontrar una vía propia y original hacia el socialismo.

(R.)

ENRIQUE TIERNO-GALVAN

PRESIDENTE DEL P.S.P.

RAÚL MORODO

SECRETARIO DEL P.S.P.

13 de julio de 1977

INFORMACIONES

 

< Volver