Unidad socialista     
 
 Pueblo.    10/06/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 9. 

«UNIDAD SOCIALISTA»

Raúl Morodo, entrevistado en la tertulia electoral de «ABC», dice, entre otras

cosas:

—Sinceramente, y al margen de personalismos, ¿cuáles son las diferencias, hoy

por hoy, que separan al Partido Socialista Obrero Español y al Partido

Socialista Popular?

— Las diferencias no son sustanciales, pero sí son diferencias de orden

organizativo, sindical y de política internacional. Estas diferencias se pueden

resolver, mas es necesaria una confrontación dialéctica para buscar una fórmula

satisfactoria para ambos partidos.

— Este repentino deseo de participación con el P.S.O.E., no puede

interpretarse como un deseo de engancharse a un posible ganador?

—No. Primero, yo creo que el único sondeo válido va a ser el de las elecciones.

Nuestra posición en torno a la unidad socialista no es de ahora, sino desde

siempre. Para que esta unidad se logre, será conveniente que no haya una

desproporcionalidad muy grande entre el P. S. P. y el P. S. O. E., ya que esto

podría dificultar la propia unidad.

—Se les acusa de ser un partido desorganizado y carente de base obrera...

—Tal vez la cuestión vaya dicha en relación a que no somos un partido

centralista. Somos un partido autogestionario. Y todo presupuesto autogestionado

es siempre más abierto que un partido centralista.

Rechazamos todo tipo de burocratismo, y por eso es abierto. El P.S.P. no es un

partido desorganizado, sino un partido que no impone una disciplina férrea para

que todo el mundo se sienta cómodo. Respecto a la otra cuestión, debo decir que

inicialmente fue un partido de cuadros, democrático; cuando otros partidos no

tenían cuadros ni base. En la actualidad coinciden los cuadros con los

profesionales y los trabajadores de base.

— ¿En qué medida la unidad socialista dependerá del resultado de las elecciones?

—Yo creo que no va a haber ni grandes perdedores ni grandes ganadores ni en la

derecha ni en la izquierda. En segundo lugar, pienso que estas elecciones no

son, ni mucho menos, definitivas. La vida política democrática comienza ahora;

no termina. Nosotros seguiremos defendiendo la unidad socialista, clarificando

una serie de problemas, y espero que la unidad socialista no sea difícil de

conseguir.

 

< Volver