Autor: Nart, Javier. 
   La unidad socialista, un deseo y una necesidad     
 
 Diario 16.    18/02/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 20. 

La unidad socialista, un deseo y una necesidad

Javier Nari

(Secretario general del Partido Socialista Popular Catalán)

Es un hecho la existencia en España de diferentes fuerzas y partidos

socialistas.

Es un deseo fuertemente sentido por todos los socialistas: la unidad.

Es vital que la voz socialista en las futuras Cortes de carácter constituyente

sea fuerte. Y unida. Ante la unidad y la convocatoria electoral caben dos

posiciones; la unitaria y la partidista. Hemos de reconocer que ninguna fuerza

socialista en el Estado puede abrogarse situación de hegemonía o de

preponderancia. Tampoco cabe la pretensión de convertirse en eje unificatorio

aduciendo legitimidades sucesorias de carácter cuasidinástico.

El socialismo está compuesto por las fuerzas socialistas, por el pueblo

socialista.

No es realista el ofrecimiento realizado por el PSOE de ofrecer la posibilidad

de acoger en sus listas electorales a personalidades socialistas, lógicamente

los líderes políticos de otros partidos socialistas. Y no es viable porque la

realidad está ante nosotros: que todos existimos, que todos somos y que ninguno,

tampoco el PSP, está en la posición de supremacía aniquiladora que permita la

aplicabilidad de tan radical tesis. No llegaremos a la unidad partiendo de

deseos, menos aún de deseos irrealizables. Hemos de partir de hechos.

Tampoco es realista el plantear la unidad como condición básica para la

candidatura común. Y no es realista porque el proceso, la experiencia de estos

años nos lo ha demostrado, es largo y complejo. E imposible de realizar en menos

de cien días

Más de cien días

La unificación, en último término, precisa la aprobación de los congresos de

cada partido. ¿Cree alguien posible que en menos de cien días puedan llevarse a

cabo simultáneamente conversaciones pro-unidad a nivel de comités ejecutivos,

alcanzarse acuerdos, convocar y celebrar congresos en cada partido que

ratifiquen dichos acuerdos... y realizar la campaña electoral?

Imponer fechas límite a la unidad imposibilitará llegar a ella.

Y si el socialismo va dividido a las elecciones las posibilidades de unificación

serán coda vez más remotas.

Es una grave responsabilidad histórica el que el socialismo, fraccionado,

alcance un limitado eco electoral, siendo su voz débil en las futuras Cortes.

Es el momento de la voz socialista, no de la voz de un partido socialista.

Ante esta situación, el PSP Català profundamente deseo alcanzar la unidad y

quiere un socialismo fuerte en el Congreso y en el Senado.

Este objetivo es perfectamente alcanzable.

Un socialismo fuerte

El PSP Català propone una unión electoral socialista que, manteniendo la

identidad de cada partido, presente a la opinión publica una lista común que

permita una alternativa socialista única en las próximas elecciones. Esta unión

electoral no será de carácter coyuntural, sino que su objetivo será crear una

voz, una potente voz en las Cortes Españolas, mediante el compromiso formal y

público de difundir un programa constitucional común. No puede haber rivalidad

entre socialistas.

Dado el carácter socialista de las fuerzas que integrarían esta unión electoral,

fundamentalmente el PSP, PSOE y FPS, no podemos, ni queremos, convertirle en un

mero compromiso que nos posibilite obtener un mayor número de votos. Queremos y

pronto, un único partido socialista. Para ello, desde hoy mejor que desde

mañana, es imprescindible crear una comisión común que aborde los temas de

estructura, de organización e ideológicas, esto es, una comisión de Unificación.

La opción que el PSP Cátala propone es una opción real que satisface el anhelo

del socialismo del Estado español: reconocemos la existencia de un socialismo

plural. Queremos su superación en una única organización y lo planteamos en un

camino viable, exento de protagonismos que lo imposibiliten. La propuesta del

PSC (c) se haya positivamente en esta línea.

La común tarea electoral. El común trabajo. La común voz en las Cortes

Españolas. La común comisión de estudio de los problemas del socialismo nos

llevará al entendimiento, a la comprensión.

Este ofrecimiento es una flecha dirigida a dos objetivos; las elecciones y la

unidad. Esta flecha no quiere detenerse en el primer blanco, sino que,

traspasándolo, acertar en el decisivo. Muy pronto.

Nuestra mano está tendida.

 

< Volver