Autor: Bofill, Pedro. 
   El PSP contesta a Gonzalo Fernández de la Mora     
 
 ABC.    05/01/1977.  Páginas: 2. Párrafos: 7. 

El P. S. P. contesta a Gonzalo Fernández de la Mora

Estimado director: La Secretaría de Información del Partido Socialista Popular (P. S. P.) quisiera precisar

algunos términos y contestar al señor Fernández de la Mora, quien en su artículo «El programa

socialista», aparecido en ABC el 19-12-76, comentando el libro «Programas económicos en la alternativa

democrática», quiere demostrar que socialistas y comunistas españoles amenazan con el modelo

soviético, que consideran la democracia un medio y, en suma, que proponen une alternativa dictatorial.

Pensamos que el artículo del señor Fernández de la Mora es un clarísimo ejemplo del método crítico en

mutilar frases, escoger unas sin citar otras, con un propósito predeterminado: mostrar que socialistas j

comunistas españoles ponen en peligro una democracia —lo cual no deja de ser Irónico— cuando figuran

entre las fuerzas que mas han contribuido y están contribuyendo a que la democracia y la libertad puedan

ser una realidad en España. Sobre la base del documento vemos a comparar las citas que hace el señor

Fernández de la Mora con la totalidad de los párrafos citados, empezando por decir una cosa:

efectivamente, el, P.S.P. se propone como meta llegar a una sociedad socialista autogestionada,

inseparable de la abolición de la propiedad privada de los medios de producción, y como sociedad

autogestionada se alude a un proceso de democracia directa a diversos niveles; también queremos llegar a

esa sociedad a través de una vía democrática. Según se dice en el texto, «la vía hacia el socialismo debe

partir, en consecuencia, de una participación activa de amplias masas de la población que asuman este

proceso y, por tanto, esta vía hacia el socialismo debe ser rigurosa y escrupulosamente democrática:».

Además, en la declaración programática del P. S. P. se lee (punto 7): «El P. S. P. es un partido

democrático y, en este sentido, entiende la democracia en tres niveles: dentro de la misma estructura del

partido, como vía para llegar a la sociedad sin clases y como principio que debe regir la sociedad

socialista en el momento en que se llegue a ella.» El punto 18 dice que los ciudadanos del Estado español

deben disponer de la máxima libertad, compatible con la supervivencia y progreso de la democracia, y

disponer de un sistema completo de garantías de esas libertades. El punto 19 declara la necesidad de que

se administre la justicia mediante órganos Independientes y autónomos. El punto 22 afirma como

principio básico la libertad sindical. El punto 24 defiende la completa libertad de expresión a través de

todos los medios de comunicación. No vamos a insistir más en esta cuestión, que se resume diciendo que

la vía para llegar al socialismo debe ser absolutamente democrática y que la sociedad socialista que

deseamos es una sociedad totalmente democrática y libre.

El señor Fernández de la Mora confunde las metas con las frases intermedias. Dice que el P. S. P. habla

de la nacionalización de todos los medios de producción. El texto habla de la abolición de la propiedad

privada de los medios de producción como meta y se refiere a una estrategia de «nacionalización de

empresas monopolistas», o sea, una estrategia antimonopolista indicándose explícitamente que en esta

estrategia «debe destacarse la necesidad de proteger la pequeña propiedad», y especificándose que «el

paso a otras formas de gestión económica de tipo colectivo debe partir de un reconocimiento de sus

ventajas asumido por estos pequeños propietarios».

El señor Fernández de la Mora dice que el P. S.P. «postula una enseñanza pública, laica, gratuita y

obligatoria». Lo que se lee en el texto es distinto: «estimamos que es básico poder materializar el derecho

de todo ciudadano a una enseñanza pública, laica, gratuita y obligatoria».

El señor Fernández de la Mora escribe:

«Son. contrarios a la integración de España en el Mercado Común del P. T. E. y el P.S.P., que acusa a la

Comunidad de estar "dominada por los monopolios europeos y norteamericanos".» Transcribiendo el

texto: «Vaya por delante aue el P. S. P. apoya la integración española en la Comunidad. El P. S. P. se ha

declarado en múltiples ocasiores europeísta, pero, de acuerdo con lo expuesto en el III Congreso por el

secretario general, Raúl Morodo, "no sé conformará con el ingreso de España en una Comunidad

dominada por los monopolios europeos y norteamericanos. Por el contrario, esperamos que una fuerte

representación socialista española en las Comunidades nos permita unirnos a los partidos socialistas y

progresistas de la Europa occidental para conseguir una transformación en profundidad de las estructuras

sociales y económicas de la zona, dentro de un marco democrático auténtico que garantice los derechos y

libertades del hombre y el sistema parlamentario de gobierno.» La comparación del texto con la

afirmación del señor Fernández de la Mora demuestra muy claramente ´el procedimiento utilizado por

este señor y que,. evidentemente, no se ajusta a la verdad.

En resumen, el "P. S. P. se propone llegar a una sociedad socalista de manera democrática y considerando

en todo momento la democracia y las libertades como fines en sí. El señor Fernández de la Mora, teóricoy

práctico de la llamada «democracia orgánica», nos acusa de anacrónicos y de peligro para la democracia

inorgánica, lo que no deja de ser curioso. Acabaremos citando dos frases del presidente del P. S. P., don

Enrique Tierno Galván, en su discurso ante el III Congreso, que, pensamos, resultan muy significativas:

«Este socialismo, que todos lo oigan bien, no pretende matar ninguna iniciativa que pueda coadyuvar a la

libertad, sino aprovecharlas todas para alcanzar cuanto antes un nivel de libertad real que permita la

conquista de la revolución cultural y económica que es, en resumen, el fin de nuestra lucha y nuestros

sacrificios, y «queremos una mejora global y sobre todo que los empresarios medios y pequeños, que, en

último extremo constituyen, hoy por hoy, un elemento fundamental del país, no vean en nuestro partido

ninguna amenaza».

Agradeciendo de antemano la publicación de esta carta, le saluda atentamente.—Pedro BOFILL.

 

< Volver